jueves 11 de marzo de 2010

Lula compara a los disidentes cubanos con los bandidos de Sao Pablo

Y que se cree Lula........ a mi jamas se me olvidara esta bofetada a los derechos humanos. Lula: bandido eres tu..... igual que Chavez. Menos mal que te vas pronto...... No ire por Brazil en este mundial de futbol....... voy a ser mi pequeno boicot.
vdebate reporter
Pronto se irá Lula y ya se quita la careta. La comparación que hace el mandatario de Brasil, Lula da Silva de los presidiarios políticos cubanos con los presos comunes, tiene que causar indignación. Además, según las declaraciones reseñadas en las agencias “defendió el derecho de Cuba de detener disidentes políticos y criticó a los que realizan huelga de hambre”. Decía yo en mi artículo Dios nos salve de la Dilma Rousseff, candidata de Lula y de Chávez también, publicado por Diario de América lo siguiente:

El mandatario responsable de propiciar el reencuentro de los comunistas desplazados por la caída del muro de Berlín de la mano del tirano Fidel Castro, para reunirlos en el Foro de Sao Paolo. Por algo es notorio el auge de grupos desestabilizadores en el continente. Lo que no será ni es ajeno para Dilma.

Para tener presente, le decía Lula: “¿Te acuerdas, Fidel, cuando hablamos del Foro de Sao Paulo, y me dijiste que era necesaria la unidad de la izquierda latinoamericana para garantizar nuestro progreso?
(También en Diario de América)

Muy chavistoide lo que expresa, porque en relación a los presos políticos venezolanos, los presos de Chávez, él los considera “políticos presos”, igual que el tirano Fidel Castro.
Martha Colmenares

A FALA ESTRIDENTE DE LULA E O SILÊNCIO DOS INDECENTES
quarta-feira, 10 de março de 2010 5:15

Meus caros,
Decidi manter este post no alto da página. As manchetes de Folha e Estadão vieram no tom correto. No Estadão: “Lula defende regime cubano e compara dissidente a criminoso” Na Folha: “Lula compara preso político de Cuba aos bandidos de São Paulo”
Más… en la página de Reinaldo Azevedo

Lula desata polémica por comentario sobre disidentes cubanos
10 de marzo de 2010,
Las manifestaciones de Lula en ese sentido repercutieron en el Congreso, generaron discusión en los medios de comunicación, que lo discutieron el miércoles en los noticieros matinales de radio y televisión, y fue la principal noticia de algunos medios escritos, como el diario O Estado de S. Paulo.
Más… BRASILIA (AP)

Lula compara a los disidentes cubanos presos con los bandidos de Sao Paulo

Los hermanos Castro siguen teniendo amigos, y algunos de ellos incluso olímpicos. El presidente de Brasil, Lula da Silva, ha comparado a los disidentes cubanos con los bandidos de Sao Paulo.
Ernesto Coco. Corresponsal en la zona – 10-03-10

La muerte por huelga de hambre del disidente cubano Orlando Zapata Tamayo coincidió con la visita que el presidente de Brasil, Lula da Silva, realizaba los hermanos Castro.

Hoy, a dos semanas de aquella fotografía y con otro disidente transitando el mismo camino, Lula ha comparado a los opositores al régimen castrista con los bandidos de Sao Paulo y ha vuelto a pedir respeto para las autoridades cubanas.

El mandatario brasileño ha asegurado además que la huelga de hambre no puede ser utilizada como pretexto de derechos humanos para liberar personas y ha vuelto sobre sus pasos para pedir imaginación.

“¿Si todos los bandidos que están presos en Sao Paulo entran en guerra de hambre y piden su libertad?”, se ha preguntado Lula da Silva, quien de momento se ha negado a interceder ante Castro por el periodista y psicólogo opositor Guillermo Fariñas, en huelga de hambre desde finales de febrero.

Etiquetas: , , , ,

martes 9 de marzo de 2010

Lula y los Castro

A mi tambien me retorcio las tripas........... Lula y los Castro....... uhhh, de acuerdo con Mario Vargas llosa

El País, Madrid.

Lula y los Castro
PIEDRA DE TOQUE. Cuando se trata del exterior, el presidente brasileño se desviste de los atuendos democráticos y se abraza con la hez de América Latina. Su foto con Raúl y Fidel me retorció las tripas

MARIO VARGAS LLOSA
07/03/2010
Mi capacidad de indignación política se embota algo los meses del año que paso en Europa. La razón, supongo, es que vivo allá en países democráticos en los que, no importa los problemas que padezcan, hay un amplio margen de libertad para la crítica, y los medios, los partidos, las instituciones y los individuos suelen protestar con entereza y ruido cuando se suscita un hecho afrentoso y despreciable, sobre todo en el campo político.

En América Latina, en cambio, donde paso tres o cuatro meses al año, aquella capacidad de indignación retorna siempre, con la furia de mi juventud, y me hace vivir en el quién vive, desasosegado y alerta, esperando (y preguntándome de dónde vendrá esta vez) el hecho
execrable que, generalmente, pasará inadvertido para el gran número, o merecerá el beneplácito o la indiferencia general.

Esta mañana he vivido una vez más esa sensación de asco e ira, viendo al risueño presidente Lula del Brasil, abrazando cariñosamente a Fidel y Raúl Castro, en los mismos momentos en que los esbirros de la dictadura cubana correteaban a los disidentes y los sepultaban en los calabozos para impedirles asistir al entierro de Orlando Zapata Tamayo, el albañil opositor y pacifista de 42 años, del Grupo de los 75, al que la satrapía castrista dejó morir de hambre -luego de someterlo en vida a confinamiento, torturas y condenarlo con pretextos a más de 30 años de prisión- tras 85 días de huelga de hambre.

Cualquier persona que no haya perdido la decencia y tenga un mínimo de información sobre lo que ocurre en Cuba espera del régimen castrista que actúe como lo ha hecho. Hay una absoluta coherencia entre la condición de dictadura totalitaria de Cuba y una política terrorista de persecución a toda forma de disidencia y de crítica, la violación sistemática de los más elementales derechos humanos, procesos amañados para sepultar a los opositores en cárceles inmundas y someterlos allí a vejaciones hasta enloquecerlos, matarlos o empujarlos al suicidio.
Los hermanos Castro llevan 51 años practicando esa política y sólo los idiotas podrían esperar de ellos un comportamiento distinto.

Pero de Luiz Inácio Lula da Silva, gobernante elegido en comicios legítimos, presidente constitucional de un país democrático como Brasil, uno esperaría, por lo menos, una actitud algo más digna y coherente con la cultura democrática que en teoría representa, y no la desvergüenza impúdica de lucirse, risueño y cómplice, con los asesinos virtuales de un disidente democrático, legitimando con su presencia y proceder la cacería de opositores desencadenada por el régimen en los mismos momentos en que él se fotografiaba abrazando a los verdugos de Orlando Zapata Tamayo.

El presidente Lula sabía perfectamente lo que hacía. Antes de viajar a Cuba, 50 disidentes cubanos le habían pedido una audiencia durante su estancia en La Habana y que intercediera ante las autoridades de la isla por la liberación de los presos políticos martirizados como Zapata en los calabozos cubanos. Él se negó a ambas cosas. Tampoco los recibió ni abogó por ellos en sus dos anteriores visitas a la isla, cuyo régimen liberticida siempre elogió sin el menor eufemismo.

Por lo demás, esta manera de proceder del mandatario brasileño ha caracterizado todo su mandato. Hace años que, en su política exterior, desmiente de manera sistemática su política interna, en la que respeta las reglas del Estado de derecho, y, en economía, en vez de las
recetas marxistas que proponía cuando era sindicalista y candidato -dirigismo económico, nacionalizaciones, rechazo a la inversión extranjera, etcétera-, promueve una economía de mercado y de libre empresa como cualquier estadista socialdemócrata europeo.

Pero, cuando se trata del exterior, el presidente Lula se desviste de los atuendos democráticos y se abraza con el comandante Chávez, con Evo Morales, con el comandante Ortega, es decir, con la hez de América Latina, y no tiene el menor escrúpulo en abrir las puertas diplomáticas y económicas del Brasil a la satrapía teocrática integrista de Irán. ¿Qué significa esta duplicidad? ¿Que el presidente Lula nunca cambió de verdad? ¿Que es un simple travestido, capaz de
todos los volteretazos ideológicos, un politicastro sin espina dorsal cívica y moral? Según algunos, los designios geopolíticos para Brasil del presidente Lula están por encima de pequeñeces como que Cuba sea, con Corea del Norte, una de las dictaduras donde se cometen los peores atropellos a los derechos humanos y donde hay más presos políticos. Lo importante para él serían cosas más trascendentes como el puerto de Mariel, que Brasil está financiando con 300 millones de dólares así como la próxima construcción por Petrobras de una fábrica de lubricantes en La Habana. Ante realizaciones de este calado ¿qué puede importarle al "estadista" brasileño que un albañil cubano del montón, y encima negro y pobre, muera de hambre clamando por nimiedades como la libertad?

En verdad, todo esto significa, ay, que Lula es un típico mandatario "democrático" latinoamericano. Casi todos ellos están cortados por la misma tijera y casi todos, unos más, otros menos, aunque -cuando no tienen más remedio- practican la democracia en el seno de sus propios países, en el exterior no tienen reparo alguno, como Lula, en cortejar a dictadores y demagogos tipo Chávez o Castro, porque creen, los pobres, que de este modo aquellos manoseos les otorgarán una credencial de "progresistas" que los libre de huelgas, revoluciones, acoso periodístico y de campañas internacionales acusándolos de violar los derechos humanos. Como recuerda el analista peruano Fernando Rospigliosi, en un admirable artículo, "Mientras Zapata moría lentamente, los presidentes de América Latina -incluido el sátrapa cubano- se reunían en México para formar una organización -¡otra más!- regional. Ni una palabra salió de allí para demandar la libertad o un mejor trato para los más de 200 presos políticos cubanos". El único
que se atrevió a protestar -un justo entre los fariseos- fue el presidente electo de Chile Sebastián Piñera.

De manera que la cara de cualquiera de estos jefes de Estado hubiera podido reemplazar a la de Luiz Inácio Lula da Silva, abrazando a los hermanos Castro, en la foto que me retorció las tripas al leer la prensa de esta mañana.

Esas caras no representan la libertad, la limpieza moral, el civismo, la legalidad y la coherencia en América Latina. Estos valores se encarnan en personas como Orlando Zapata Tamayo, las damas de Blanco, Oswaldo Payá, Elizardo Sánchez, la bloguera Yoani Sánchez, y demás cubanos y cubanas que, sin dejarse intimidar por el acoso, las agresiones y vejaciones cotidianas de que son víctimas, se siguen enfrentando a la tiranía castrista. Y se encarnan, asimismo, en principalísimo lugar, en los centenares de prisioneros políticos y, sobre todo, en el periodista independiente Guillermo Fariñas, que, cuando escribo este artículo, lleva ya ocho días de huelga de hambre
en Cuba para protestar por la muerte de Zapata y exigir la liberación de los presos políticos.

Curiosa y terrible paradoja: que sea en el seno de uno de los más inhumanos y crueles regímenes que haya conocido el continente donde se hallen hoy los más dignos y respetables políticos de América Latina.


© EDICIONES EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] -
Tel. 91 337 8200

Etiquetas: , , , , , ,

domingo 21 de febrero de 2010

La candidata que fue guerrillera: Dilma Rousseff

No me gusta la gente que ha sido guerrillera...... mi deseo: que no gane las elecciones en Brasil.
vdebate reporter

EL PAÍS-ESPAÑA 21/02/2010

REPORTAJE

La candidata que fue guerrillera

El Partido de los Trabajadores de Brasil encumbra a Dilma Rousseff para las presidenciales - La ministra promete ser fiel a la "herencia bendita" de Lula
JUAN ARIAS - Río de Janeiro - 21/02/2010

La ministra y ex guerrillera Dilma Rousseff, apuesta personal de Luiz Inácio Lula da Silva para sucederle en la presidencia de Brasil, fue proclamada ayer candidata del Partido de los Trabajadores para las elecciones de octubre. Ante los 1.350 correligionarios que clausuraron el congreso nacional del partido, Dilminha apostó por la continuidad política y económica, poniendo el acento sobre la justicia social. Como telón de fondo, una foto gigante de ella abrazada a Lula, ambos sonriendo.

'Dilminha' carece de carisma y tiene fama de gestora dura y autoritaria

Aclamada por los congresistas, puestos en pie, Rousseff emocionó al auditorio recordando su pasado de lucha contra la dictadura militar. De origen húngaro, esta economista de 62 años estuvo vinculada a grupos que se alzaron en armas contra la dictadura militar, pasó tres años presa en la década de los setenta y sufrió graves torturas en prisión. En 2003, cuando Lula asumió la presidencia por primera vez, fue nombrada ministra de Minas y Energía, y en 2005, en medio de los escándalos de corrupción que sacudieron al PT y al propio Gobierno, asumió la estratégica Casa Civil -la jefatura del Gabinete-, desde la que se controlan todos los resortes del poder.

Rousseff jamás se había postulado a ningún cargo electivo a pesar de su larga militancia en la izquierda brasileña. Muchos creen que porque carece de carisma, por su perfil netamente técnico y por su fama de gestora dura y hasta antipática. Pero Lula nunca tuvo dudas sobre ella y su potencial, y apostó por su candidatura a pesar de que el año pasado se le detectó un cáncer linfático contra el que aún está en tratamiento. Una encuesta aparecida ayer parece respaldar la elección del presidente: aunque el candidato socialdemócrata José Serra -gobernador de São Paulo- va por delante, con un 36%, ella ha recortado distancias, y ha pasado del 17% al 25% en la intención de voto.

En el congreso del PT, Rousseff dio muestras de su pragmatismo y su lealtad a Lula y anunció que, si gana las elecciones, seguirá "su herencia bendita" y continuará con las políticas de su antecesor, que han impulsado el crecimiento económico y el progreso social, sacando de la miseria a 20 millones de brasileños. "Vamos a profundizar la visión social de Lula. Queremos un Brasil para todos", proclamó. Insistió en que el tren de Brasil, que para ella "ya es un tren de alta velocidad", no será empujado por una sola locomotora, sino por 27, en referencia a los 27 Estados del país, desde los más ricos a los más pobres.

Entre las propuestas, la candidata del PT puso un énfasis especial en la "era del conocimiento", con la mejora de la educación, de la ciencia y de la tecnología. Para que Brasil pueda llegar a ser la quinta potencia mundial, insistió, es necesario que los 190 millones de brasileños sean protagonistas de la historia y de las decisiones.

A pesar de su proclamación, Rousseff debe vencer serias resistencias dentro del partido. De hecho, la pregunta que flotaba ayer en el congreso es si Rousseff será siempre la candidata de Lula, o si se convertirá además en la candidata del PT. La víspera de entronizar a Rousseff, los delegados habían aprobado un programa marcadamente de izquierdas que ella aceptó sólo como propuesta del partido, no como programa de Gobierno. La candidata insistió en que tomará en cuenta no sólo las propuestas del PT, sino también las de los partidos que han apoyado al Gobierno. Lula sabe que Rousseff no será elegida sin el respaldo de los 12 partidos que lo apoyaron a él, y que tampoco podría gobernar sin ellos. El PT no le bastaría, como no le bastó a él. Por eso, al presentar a la candidata, dejó claro que ella "representará la continuidad" de sus "políticas externas e internas".

Lula bromeó con el carácter autoritario de Rousseff. "No saben lo que es discutir con esta mujer", dijo, y resaltó la importancia de tener por primera vez una presidenta "para acabar con los prejuicios en la política y en la sociedad brasileñas".

Etiquetas: , , ,

domingo 1 de junio de 2008

El pais de Lula avanza firme hacia el "milagro economico"

Y los venezolanos vamos hacia atras como el cangrego......... triste no........... y Lula se hace el loco con Chavez.........
vdebate reporter
LA NACION-ARGENTINA 01/06/2008
El país de Lula avanza firme hacia el “milagro económico”
Las claves son el optimismo y la pujanza

Domingo 1 de junio de 2008 Publicado en la Edición impresa
SAN PABLO.– A primera vista, Ricardo Steinbruch y Reginaldo Lopes no tienen muchas cosas en común, salvo que ambos son paulistas. Steinbruch preside Vicunha Textil, una empresa que tiene unos 9000 empleados, factura más de 800 millones de dólares por año y forma parte de un grupo que también maneja un banco, es socio de una siderúrgica y tiene negocios en el agro.
Lopes es un taxista que para poder pagar los estudios universitarios de sus dos hijos tolera 14 horas diarias el insoportable tránsito de la capital económica de este Brasil pujante, complejo y desigual. Pese a la brecha que hay entre sus dos mundos, ambos coinciden en que el Brasil de hoy es mucho mejor que el de hace 10 años, aunque mantenga importantes heridas sociales abiertas.
No apoyan en todo al presidente Luiz Inacio Lula da Silva y, de hecho, lo critican por haber aumentado la cantidad de empleados públicos y por mantener una carga tributaria altísima e ineficiente. Pero coinciden en que el país ha experimentado un quiebre respecto de su pasado de gran inestabilidad. Lo mismo opina la mayoría de empresarios, economistas, analistas, funcionarios y simples ciudadanos con los que LA NACION conversó en varias ciudades del país, el país más grande de América del Sur, para conocer las claves de un boom económico y social que parece tener por delante mucho más crecimiento que riesgos.
En las últimas semanas, Brasil se convirtió en una noticia internacional gracias a haber obtenido el investment grade ( grado de inversión) por parte de la calificadora de riesgo crediticio Standard & Poor s (S&P), que seguramente será imitada por sus competidoras.
Esto significa que el gobierno y las empresas accederán a financiamiento más barato, porque sus acreedores tienen menos temor a prestarle que a otros países. La pujanza del Brasil de Lula se refleja sin duda en San Pablo, a cuyas calles se vuelcan cada día 600 autos nuevos (lo cual hace aún más caótico el tránsito de la ciudad), pero también en los pobres estados nordestinos, donde Lula tiene su principal base de apoyo político.
En las grandes ciudades del centro del país, muchos ciudadanos miraban con recelo al presidente por su origen marcadamente sindical, pero después se vieron cautivados por su pragmatismo y hoy por su popularidad, cuando transcurre la mitad del segundo mandato, alcanza un nada despreciable 70 por ciento, nivel que se ubica entre los más altos de la región.
El factor más relevante para entender este cambio en Brasil es, justamente, la falta de cambios radicales: aunque los equipos de los presidentes Fernando Henrique Cardoso y Lula se peleen entre sí para ver quién hizo el mayor aporte, para el resto de los brasileños lo que hubo es una muy acertada continuidad entre ambas gestiones. El optimismo por la salud económica del país -en el mundo de las finanzas ya se habla del "milagro brasileño"- se refleja en la inversión extranjera, que el año pasado rondó los 35.000 millones de dólares, frente a los 5700 millones que recibió la Argentina.
Milena Zaniboni, analista de S&P Brasil, explicó en su oficina del centro financiero de San Pablo que el país subió de nota por "la perspectiva de un crecimiento más fuerte, estabilidad macroeconómica y monetaria, junto con un incremento muy dinámico de la demanda interna gracias al crédito bancario".
Las cifras oficiales ratifican este diagnóstico y le permiten al país mantenerse equidistante de la crisis financiera global, a diferencia de lo que ocurría en el pasado: entre 2004 y 2007, el PBI creció a una tasa del 4,5% anual, frente a un promedio del 2,8% entre 1984 y 1993, y del 2,5%, entre 1994 y 2003.
Los más refinados restaurantes de San Pablo, repletos de gente inclusive en los días laborables, pero también las cadenas de venta de productos masivos, que no se cansan de facturar, hablan claramente de ese crecimiento. El futuro está llegando Las tasas de expansión de la economía tal vez no son tan espectaculares como las de la Argentina, que desde 2003 creció casi al 9% anual, pero acá todos parecen estar tranquilos con un crecimiento "más ordenado y sustentable", según indicó Steinbruch.
Este empresario, admirador de la riqueza natural de la Argentina, se siente reconfortado, porque "siempre se decía que el futuro en Brasil llegaría alguna vez, pero ahora parece que está llegando". Por otro lado, Brasil pasó de ser deudor externo, a acreedor; el superávit fiscal ronda el 4%, y la tasa de inversión crece 2,5 veces más rápido que el PBI. Esta fortaleza permite que la tormenta que trajo la crisis de las hipotecas subprime en los Estados Unidos ni siquiera se vea como una llovizna en los bancos de la poderosa city paulista. Hay amenazas, pero bastante manejables: la inflación superaría el 5% este año, por encima de la pauta que maneja el Banco Central, dirigido por el muy respetado Henrique Meirelles, a quien Lula preserva de las críticas del Partido de los Trabajadores (PT, la agrupación del presidente). El gobierno atribuye esta inflación a la suba internacional en el valor de la energía y de los alimentos, que a su vez contribuye a acelerar el crecimiento económico, como en otros países emergentes; la oposición y los analistas agregan que los precios suben porque el gasto público viene trepando al 9% anual con Lula. "
Los que no quieren trabajar sólo deben esperar que el gobierno les dé un subsidio", se queja otro taxista, en una frase que perfectamente podría escucharse en cualquier ciudad de América latina. Para compensar el aumento del gasto público y su correlato en la inflación, el Banco Central mantiene altas las tasas de interés. Pero esas tasas encienden otra luz amarilla: está subiendo el valor del real frente al dólar, lo que a priori debería perjudicar sus exportaciones.
Por ahora, nadie parece muy preocupado por el rumbo de la moneda nacional: muchos empresarios dicen que quieren ver cómo implementa el gobierno el nuevo paquete de apoyo a la industria, mientras tanto se animan a invertir dentro y fuera del país, con salarios que crecieron en términos reales. De todos modos, Sergio Amaral, un ex ministro de Desarrollo e Industria del gobierno de Cardoso, advirtió que si se mantuviera esta escala ascendente del real, que se cotiza cerca de 1,65 por dólar -en 2002 la relación era casi de 4 a 1-, "en dos o tres años podría haber problemas de competitividad para la industria brasileña".
Más optimista, la jefa de economistas del banco ABN-Amro, Zeina Latif, sostuvo que hacia delante "no hay signos de una crisis política relevante y si aparece ese factor, no parece probable que vaya a contaminar la marcha de la economía, como quedó demostrado cuando Lula casi va a juicio político en 2005".
En 2011, si no se reforma la constitución para permitir una nueva reelección, Lula dejará el poder y, según las encuestas, podría ser sucedido por el gobernador socialdemócrata del estado de San Pablo, José Serra. Con un discurso más académico, aunque sin tanto carisma, si a Serra (del partido de Cardoso) le toca recibir en sus manos las riendas que dejará Lula seguramente avanzará en algunas de las reformas que pide el mercado financiero (seguridad social, apertura de la economía, control del gasto), pero nadie espera que vaya a torcer demasiado el rumbo del país.
En la última década, Brasil ha ganado una gran oportunidad en un contexto de crecimiento mundial. Si bien todavía tiene muchas batallas por dar, en la que libra por estos días, las cuentas le dan muy bien.

Etiquetas: , , ,

miércoles 30 de enero de 2008

El delirio de Lula

De acuerdo con este articulo. Lula delira..... Porque los izquierdistas que tienden poder tienden a ser mentirosos? A quien engañan? Buenos a los mas humildes, por supuesto!!!
vdebate reporter

Brasil - Y nadie se da cuenta …
Publicado el 28 de January, 2008
Graça Salgueiro
La capacidad que tiene el presidente Lula de hacer afirmaciones de cosas pertenecientes a su imaginario o deseos, como si fueran la más cristalina verdad, es proporcional a la vergüenza que sienten los brasileños bien informados, sobre todo cuando dichas afirmaciones exceden los límites nacionales.
Entre las tantas perlas que brotan de la boca de Su Excelencia la más notable fue cuando de regreso de su visita a Cuba, refiriéndose al viejo dictador con quienes tuve un cálido y nostálgico encuentro de dos horas y media, en sitio incierto y no sabido de la isla cárcel.

Según Lula,

“La impresión que tengo es que Fidel está muy bien de salud, que está con una lucidez como en los mejores momentos”.

(…) “Pienso que Fidel está listo para asumir el papel político que él tiene en la historia, en el mundo globalizado, en la humanidad”. Sin embargo, es el propio Fidel quien desmiente sin medias palabras: “No disfruto de la capacidad física necesaria para hablarles directamente a los vecinos del municipio donde me postularon para las elecciones del próximo domingo. Hago lo que puedo: escribo.

(…) Hoy, que dispongo de más tiempo para informarme y meditar sobre lo que veo, apenas me alcanza para escribir” escrito dos días antes del encuentro. ¿Habría sido la “mesiánica” visita la causadora de tan extraordinaria e imprevista recuperación?
En Brasil la prensa compañera de viaje hizo referencia a las citas del presidente Lula pero no a las del dictador Castro, tampoco ha permitido que las imágenes del encuentro de los dos – televisadas desde Cuba y retransmitidas aquí – tuvieran audio, regresando a la época del cine mudo. De ser posible oír la charla, pondría en evidencia la decrepitud del viejo dictador con su habla entrecortada y sin nexo, con dificultad visible hasta en articular correctamente las palabras. ¿Estaría con eso la prensa encubriendo las falsas afirmaciones de Lula y preservando la imagen de Castro?
En un excelente articulo titulado “Fidel desmintió a Lula” escrito para el periódico “Diario Las Américas” de Miami, el economista cubano Ernesto Betancourt hace una crítica dura y correcta a las declaraciones de Lula, sin embargo cae en la trampa de la “autosuficiencia” en producción de petróleo alardeada a los cuatro lados del mundo en el pasado año. Dice él sobre la charla de los dos comunistas: “Por cierto, que después del descubrimiento de inmensos depósitos de petróleo en las costas de Brasil por Petrobrás, el caballero Lula ha hecho mutis en su propaganda del etanol”.
Ocurre que el anuncio de dicho descubrimiento el año pasado no tenía nada de novedoso; el gobierno de Lula, para encubrir la crisis del gas que todavía continua pendiente sobre nuestras cabezas, ha reciclado una noticia vieja de más de una década, como denuncia elegantemente el ex ministro de Minas y Energía,
Alexis Stepanenko, en carta al ex presidente Itamar Franco de quien ha sido ministro. Naturalmente que ni señor Betancourt ni nadie más ha sido informado de eso y así sigue el Sr. da Silva, charlando tonterías mundo afuera, en la certeza que nadie se da cuenta, nadie lo cuestiona porque todos creen muy palpitante y excéntrico un “presidente obrero”. Y en cuanto a nosotros, sin saber donde más esconder la cara de tanta vergüenza…
Y el viernes 25, un discurso en la ceremonia por el Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas del Holocausto, Lula invito los brasileños a no hacer caso a la violencia e intolerancia añadiendo:
“Recuerdos tristes y trágicos como los del Holocausto no deben y no pueden ser borrados, como no pueden ser olvidadas todas formas de intolerancia, especialmente aquellas elevadas a la condición de política de Estado”.
Seria una afirmación loable si no fuera tan cínica y no hubiera, como mínimo, una discrepancia entre ese discurso y el proferido recientemente a modo de gratitud ante el mayor genocida latinoamericano, su icono Fidel: “¿Te acuerdas, Fidel,
cuando hablamos del Foro de Sao Paulo, y me dijiste que era necesaria la unidad de la izquierda latinoamericana para garantizar nuestro progreso? Pues ya estamos avanzando en esa dirección”. Sabiendo que participan como miembros efectivos del Foro de Sao Paulo creado por eses dos almas bondadosas, bandas terroristas monstruosas como las FARC y ELN, y que todos los miembros firmaron una declaración condenando el “terrorismo de Estado” protagonizado por el gobierno de Colombia por combatirlos, entonces permanece la pregunta: ¿cuál de los dos Lulas dice la verdad? ¿Cuál “violencia” condena él?
Causa extrañeza el silencio latinoamericano alrededor de esa nefasta organización – Foro de Sao Paulo – y del mal al por mayor que ella tiene proporcionado a nuestro continente. Ya ni hablo de Brasil porque aquí la gente no lee, no se informa y hace décadas está culturalmente muerta. Pero, será que nadie más percibe que la convulsión política y social que está sufriendo América Latina hoy, ¿es fruto de esa organización? Miren Bolivia, Argentina, Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Colombia con las FARC cada día más osada y se pregunten si sus presidentes – excepto Uribe, ¡por supuesto! – ¿no pertenecen a dicha organización comuno terrorista? Toda comprensión de estos hechos pasa obligatoriamente por el Foro de Sao Paulo que es la raíz, el centro de toda estrategia de comunización de nuestro continente pero, mientras la gente no se de cuenta de ello, van seguir combatiendo los efectos periféricos que son la corrupción, la violencia, la miseria a la vez que el comunismo se fortalece y expande por los canales subterráneos. Con las bendiciones de Fidel Castro y Lula da Silva; ¡No se olviden de eso!
Autor: Graça Salgueiro

Etiquetas: ,

viernes 10 de agosto de 2007

Chávez y Lula rivalizan por Latinoamérica‎

Chávez y Lula rivalizan por Latinoamérica Los dos presidentes inician giras simultáneas para afianzar lazos comerciales y políticos
Lula con su homólogo Felipe Calderón- EFE
JORGE MARIRRODRIGA / ANTONIO O. ÁVILA - Buenos Aires / México - 07/08/2007


Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, iniciaron ayer sendas giras relámpago que escenifican su disputa por el liderazgo de América Latina. Con su visita a México y Centroamérica, Lula desea estrechar vínculos diplomáticos y expandir las relaciones comerciales, sobre todo en el área de los biocombustibles, la gran alternativa al petróleo. El mismo petróleo que permitirá a Chávez repartir millones en su periplo: en Argentina comprará deuda, y con Bolivia y Ecuador sellará acuerdos energéticos. Venezuela quiere reforzar su posición después de los roces que causó el cierre de Radio Caracas TV con Brasil y Paraguay, que han complicado su ingreso en el Mercosur.

BRASIL BUSCA MERCADOS
VENEZUELA BUSCA ALIADOS


Estas resistencias, y el desinterés que ha encontrado su gran proyecto del Gaseoducto del Sur, han aconsejado a Chávez reforzar posiciones. Con la chequera bajo el brazo, el presidente venezolano visitará a tres de sus principales aliados en el subcontinente, Argentina, Bolivia y Ecuador, y tratará de recomponer relaciones con Uruguay después de un importante distanciamiento con el Gobierno del izquierdista Tabaré Vázquez.

Las inversiones económicas, especialmente en materia de energía, son el denominador común de las visitas de Chávez a sus cuatro anfitriones. El presidente venezolano quiere trasmitir el mensaje de que Venezuela posee los recursos económicos y, sobre todo, la voluntad para construir un escenario económico alternativo, en el que su país tenga un papel preponderante.

Compra de deuda pública e inversiones en infraestructuras en Argentina, la construcción de una refinería en Ecuador y la firma de nuevos acuerdos energéticos con Bolivia son la cara amable de una visita que desde Caracas se presenta como la prueba de que Chávez es un socio fiable en los momentos difíciles. Pero la gira del venezolano también ha levantado críticas en los países anfitriones, donde se apunta que el populismo venezolano no es tan generoso como lo pintan los medios oficiales.
Así, la anunciada colocación de bonos argentinos por valor de 1.000 millones de dólares (unos 725 millones de euros) se quedará en una primera compra de 500 millones, ampliables a una segunda por valor de 250 millones. El interés que recibirá Venezuela será del 10,5%, muy por encima del que obtienen otros compradores. Sin embargo, el Gobierno argentino está muy interesado en esta compra, en un momento en el que, según destacan medios como el Financial Times, las Bolsas internacionales se resisten a la colocación de bonos argentinos, por las dudas sobre su fiabilidad.

En un ejemplo de equilibrio diplomático, los Kirchner cenaron anoche con Chávez y hoy está previsto que Cristina Kirchner, candidata presidencial, esté presente en una importante reunión del Gobierno -sin el presidente- con empresarios estadounidenses.

Tabaré, enfadado En Uruguay, segunda etapa del viaje, la estancia de Chávez coincide con la reunión del Parlamento del Mercosur en medio de la polémica. Ni Brasil ni Paraguay han ratificado la entrada de Venezuela como miembro de pleno derecho en la organización. Ambos países se oponen, uno de manera discreta y el otro abiertamente, a que el Mercosur adopte un perfil más político de la mano del presidente venezolano.

El uruguayo Tabaré Vázquez está particularmente molesto con Chávez después de que éste no quisiera acudir a la Cumbre Iberoamericana de Montevideo, celebrada en noviembre, y por el acto contra George W. Bush que el venezolano protagonizó en Buenos Aires durante la visita del presidente estadounidense a Uruguay, en marzo. Pero Chávez sabe que Uruguay quiere seguir recibiendo unos 40.000 barriles diarios de petróleo durante los próximos 25 años y en condiciones preferenciales.
El petróleo también será el protagonista del paso de Chávez por Ecuador, donde el jueves anunciará, junto al presidente, Rafael Correa, la construcción de una refinería. Un encuentro a tres bandas con el boliviano Evo Morales y el argentino Néstor Kirchner en Bolivia pondrá fin el viernes a la gira express de Chávez. La reunión se celebrará en Tarija, provincia que concentra el 87% de las reservas de gas boliviano y donde ayer mismo celebró una multitudinaria manifestación contra Morales.

Y mientras Chávez intenta reforzar sus posiciones en el sur, los dos gigantes latinoamericanos, Brasil y México, están decididos a aparcar sus diferencias y potenciar un liderazgo conjunto en el continente. "Queremos que América Latina sea un espacio económicamente integrado, socialmente solidario y políticamente democrático", dijo el presidente mexicano, Felipe Calderón, al recibir a su homólogo Lula da Silva. Los dos mandatarios, que se han reunido ya en cuatro ocasiones, lo dejaron claro: una alianza económica les permitirá "competir y ganar en el entorno global".

Lula arrancó en México una gira que le llevará, por primera vez, a Honduras, Nicaragua y Jamaica, además de a Panamá. Bajo el brazo, el brasileño lleva la cooperación técnica en materia de biocombustibles. La experiencia de Brasil en la fabricación de etanol a partir de la caña de azúcar ayudará a "economizar" a países que dependen de las importaciones de petróleo, según Gonçalo Mourão, director para México y Centroamérica de la Cancillería brasileña. Lula y Calderón tenían previsto firmar varios acuerdos comerciales y un convenio de cooperación entre las petroleras estatales Pemex y Petrobras. Al igual que Néstor Kirchner, que visitó México la semana pasada, Lula intenta acercar a México al Mercosur, en un momento en el que Calderón pretende relanzar la presencia mexicana en Latinoamérica. En opinión de Erik Fernández, investigador de la Universidad Iberoamericana, los presidentes argentino, brasileño y mexicano favorecen las acciones multilaterales, en contraposición al unilateralismo impulsado por Chávez gracias al "poder del dinero" que le da el petróleo.

BRASIL BUSCA MERCADOS

- Brasil quiere exportar su tecnología de producción de etanol a partir de caña de azúcar
- Tras la llegada de Felipe Calderón a la presidencia de México, la relación con Brasil se ha estrechado
- Las petroleras estatales de ambos países, Pemex y Petrobras, firmaron un acuerdo de cooperación
- Es la primera vez que un presidente brasileño visita Honduras, Nicaragua y Jamaica
- Las constructoras de Brasil están interesadas en las obras de ampliación del Canal de Panamá

VENEZUELA BUSCA ALIADOS

- Chávez firmó ayer en Argentina la compra de bonos estatales por valor de 725 millones de euros
- Venezuela ha adquirido más de 3.000 millones de euros de deuda pública argentina en tres años
- El presidente venezolano busca ayuda de Kirchner para acelerar el ingreso de Venezuela en el Mercosur
- En su reunión con Tabaré Vázquez, el mandatario venezolano intentará recomponer las relaciones con Uruguay.
- Chávez firmará acuerdos energéticos con Bolivia y Ecuador.

Etiquetas: ,

sábado 9 de junio de 2007

Lula dice que Chávez actuó democráticamente

Lula......... un dia te vas a arrepentir de aprobar todo lo que dice Chavez...... y nosotros nos encargaremos de recordartelo!!
vdebatereporter.
Lula dice que Chávez actuó democráticamente en cierre de RCTV
Fecha edición: 08/06/2007
El Presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva justificó el procedimiento de su homólogo venezolano Hugo Chávez para el polémico cierre de un canal de televisión. Chávez tomó una decisión democrática porque las leyes de su país contemplan ese mecanismo de renovar o no una licencia de operaciones de un canal televisivo, dijo Lula da Silva en una entrevista exclusiva publicada en el diario Folha de S. Paulo.Lula, sin embargo, defendió al Congreso brasileño y dijo que nota emitida la semana pasada por el Senado instando al Mandatario venezolano a reconsiderar su decisión sobre la televisora privada Radio Caracas Televisión (RCTV) fue "blanda" y que fue ese mismo Senado quien en 2002 defendió al gobierno de Chávez ante una insurrección militar.
El caso de RCTV desembocó en el impasse diplomático más grave hasta ahora en las estrechas relaciones de Caracas y Brasilia. Si bien Lula, sus ministros y el Partido de los Trabajadores (PT) han dicho que el tema de la licencia de RCTV fue un asunto interno de Venezuela, el gobierno replicó la semana pasada en una dura nota oficial repudiando las críticas de Chávez al Congreso brasileño por pedirle reconsiderar el tema de la concesión.
"Creo que no da para ideologizar esa cuestión de la televisión. El mismo Estado que da una concesión es el Estado que puede no dar la concesión. Chávez habría practicado (un acto de) violencia si, después del fracaso del golpe, hubiera intervenido la televisora. No lo hizo", indicó Lula desde Alemania donde participa en la reunión del Grupo de los 8 (G-8).
El hecho de no renovar la licencia de operaciones de RCTV, a partir del 28 de mayo, "es tan democrático como dar (la concesión). No se por qué la diferencia entre dos actos democráticos. La diferencia con Brasil es que conseguimos colocar en la constitución (de 1988) que eso (de las licencias) pasa por (la aprobación) del Congreso. No es una decisión unilateral del Presidente. Allá (en Venezuela) lo es. Hace parte de la democracia de ellos".
"No sé cuál fue el criterio que él (Chávez) adoptó para dar las concesiones (a otros canales privados). El dato concreto es que él utilizó la legislación que rige en el país y tomó esa decisión. ¿Por qué yo, Presidente de Brasil, voy a decir si él hizo lo cierto o lo errado? Quien tiene que juzgar eso es el pueblo de Venezuela, no yo", indicó Lula.
Dijo además que le gustaría conversar con Chávez en la vendiera cumbre del Mercosur, el 27 y 28 de este mes en Paraguay y que espera que el Mandatario venezolano comprenda que "va a ser mucho más difícil ahora" que el Senado brasileño apruebe el tratado de adhesión de Venezuela al bloque regional.
No hay fecha para esa votación en la que bancadas de oposición han anticipado su negativa, a menos que el Presidente de Venezuela se disculpe por haber llamado a los legisladores "loros" de Washington al criticarlo por el cierre de RCTV."
Cuando usted erra en política, ¿quién es el que pierde? El que se erró.
¿Por qué?, porque el acuerdo de entrada de Venezuela al Mercosur va a tener que pasar por el Senado y quiero creer que Chávez debe percibir que va a ser mucho más difícil ahora", indicó Lula.
En el Congreso "va a exigir mucho más esfuerzo nuestro para convencer que un malentendido o una agresión verbal no puede colocar en riesgo un proyecto (de integración) para la región", aseguró.
AP

Etiquetas: ,