jueves 13 de diciembre de 2007

Caso maletin, cuatro detenidos en EE.UU

Caso maletín: cuatro detenidos en EE.UU.
El departamento de Justicia de Estados Unidos informó del arresto en Miami de tres ciudadanos venezolanos y uno uruguayo por el caso de un maletín con casi US$800.000 enviado de manera ilegal de Venezuela a Argentina
BBC Mundo, 13 de diciembre de 2007
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7141000/7141500.stm
Otro venezolano acusado se mantiene prófugo, según las autoridades. Según los fiscales que presentaron el caso ante un tribunal federal de Miami, el dinero estaba destinado a la campaña de un candidato a la presidencia en las pasadas elecciones argentinas.
En un comunicado divulgado por el departamento de Justicia se indica que los cuatro hombres comparecieron este miércoles ante el juez federal Robert Dube. Se les acusa de "conspirar para actuar como agentes de la República Bolivariana de Venezuela dentro de los Estados Unidos sin previa notificación al Fiscal General", como lo requiere la ley.
En Buenos Aires el corresponsal de la BBC, Max Seitz, se puso en contacto con la presidencia de ese país, cuyos funcionarios se abstuvieron de hablar sobre el tema. En Caracas, el canciller Nicolás Maduro calificó la detención de los sospechosos como una "emboscada".
El 4 de agosto pasado, el empresario Guido Antonini Wilson intentó ingresar a Buenos Aires un maletín con casi US$800.000, sin declarar la suma ante las autoridades de aduana, tras arribar en un vuelo oficial argentino proveniente de Caracas. E
l comunicado del departamento de Justicia estadounidense indica que, de acuerdo con la acusación presentada en el tribunal, los detenidos "coordinaron y participaron" en una serie de encuentros con Guido Alejandro Antonini Wilson (un ciudadano de EE.UU. que viaja con pasaportes de ese país y de Venezuela).
El objetivo, señala el documento, era conseguir su ayuda en "ocultar la fuente de US$800.000 que se intentaba usar como contribución para una campaña política de un candidato en las recientes elecciones presidenciales de Argentina".
La acusación de la Fiscalía no revela la fuente verdadera de los fondos ni su destinatario. Sin embargo, el asistente del Fiscal General Thomas Mulvihill indicó ante el tribunal que el FBI había grabado una conversación en la que uno de los arrestados dice que el dinero estaba destinado a la campaña de Cristina Fernández". Según Mulvihill, los arrestados habían "recibido instrucciones de mantener en secreto el papel de Venezuela en el asunto".
En la vicepresidencia "sabían"
Entre los detenidos figuran los venezolanos Moisés Mainoica, de 36 años; Franklin Durán, de 40 años; Carlos Kauffman, de 35; y el uruguayo Rodolfo Edgardo Wanseele Paciello, de 40 años. El venezolano Antonio José Canchica Gómez, de 37 años de edad, tiene una orden de captura bajo las mismas acusaciones, pero todavía no ha sido detenido.
Si son hallados culpables podrían enfrentar penas de hasta 10 años de prisión y una multa de US$250.000.
En el comunicado se agrega que, desde mediados de agosto hasta el 11 de diciembre, los acusados y otras personas participaron en una conspiración (actuando como agentes de Venezuela) para obtener la ayuda de Antonini Wilson. La meta de esa presunta conspiración era, según en departamento de Justicia, "ocultar al pueblo de Argentina y de otros lugares la fuente y destino del intento de envío de aproximadamente US$800.000, así como el papel del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela".
Más adelante se asegura que, durante las reuniones, los acusados le dijeron a Antonini Wilson que "varios funcionarios venezolanos de alto rango de la Oficina de la Vicepresidencia, la DISIP (servicios de inteligencia) y el ministerio de Justicia de Venezuela sabían de este asunto".
También se indica que la acusación describe "una supuesta trama por parte de agentes del gobierno venezolano para manipular a un ciudadano estadounidense en Miami, en un esfuerzo por tapar un escándalo internacional creciente". "Estos arrestos", recalca la acusación, "deben servir como advertencia a otros agentes que operan ilegalmente en Estados Unidos en representación de potencias extranjeras".
Fricciones
El "escándalo del maletín" causó fricciones en las estrechas relaciones de Buenos Aires y Caracas, y terminó provocando dos renuncias. En Argentina dimitió Claudio Uberti, funcionario del ministerio de Planificación, a quien el gobierno del entonces presidente Néstor Kirchner responsabilizó de permitir que Antonini Wilson abordara el avión fletado por el Estado.
Como en la aeronave también viajaban ejecutivos de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Kirchner reclamó a Caracas que asumiera su cuota de responsabilidad en el incidente.
Pero el gobierno del presidente Hugo Chávez dijo que se trataba de un asunto penal que implicaba a un individuo y no al Estado venezolano.
Posteriormente, la justicia argentina solicitó a EE.UU. la extradición de Antonini Wilson, sin embargo en el comunicado del departamento de Justicia no se indica que éste sea uno de los detenidos. A las elecciones presidenciales argentinas, realizadas el domingo 28 de octubre, se presentaron 14 candidatos y 16 listas. Los principales candidatos eran Cristina Fernández (Frente para la Victoria, quien finalmente ganó, y esta semana tomó posesión de la presidencia), Elisa Carrió (Coalición Cívica), Roberto Lavagna (coalición Una Nación Avanzada) y Ricardo López Murphy (Recrear para el Crecimiento).

Etiquetas: , , , , , ,

domingo 29 de julio de 2007

Adivinen el personaje.......

Este artículo salió en un diario de Buenos Aires .... Bueno esto ya lo sabemos, pero que bueno es leerlo de alguien de otro pais.
Idiota no es cualquiera Sr. Director:
Se necesita vocación y entrenamiento. Sea cual sea el empaque. Porque hay varias clases de idiotas: los invisibles y los que encandilan. Los inoloros y los que apestan. Los insípidos y los que empalagan. Hay idiotas con toga e idiotas con botas. Hay idiotas de reciente cosecha y los hay añejados. Hay idiotas por conveniencia y hay idiotas por convicción. Todo idiota, sin embargo, tiene su equipamiento básico: una serie de rasgos peculiares que lo definen y lo separan del resto de la especie.
El idiota típico, por ejemplo, no distingue colores ni matices. Ve el mundo en blanco y negro. Alimenta su discurso con dicotomías. Pobres y ricos. Patriotas y lacayos del imperio. Buenos y malos. Capitalismo y socialismo. Bush y el otro.
El idiota practica el autoengaño. Cree que maneja a los demás... y los demás lo usan. Lo ponen, verbigracia, a dar insultos a un gringo en tierra ajena, mientras el anfitrión voltea su estrabismo para desentenderse. O algún analfabeto presidente, embutido en un poncho, le organiza un acto de adulación para vaciarle la bolsa mientras habla.
El idiota no sabe lo que dice. Usa la lengua pero no el cerebro. Le rinde culto a la consigna. Llama a formar 'uno, dos, tres Vietnam', sin recordar el sufrimiento que un solo Vietnam le causó al mundo. O grita a todo gañote 'Patria, socialismo o muerte', como opciones alternativas de futuro.
Como una amenaza enarbolada a los cuatro vientos, que deja sin espacio a quienes creen en la humanidad, la libertad y la vida. El idiota no sabe sacar cuentas. Se mira en el espejo y grita '¡Somos dos!'. El idiota, en efecto, asocia a su país con tres países pobres y pequeños... y cree que el imperio está temblando.
Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua se embarcaron en esa aventurilla que es ALBA. Unidos suman unos 50 millones de habitantes. La mitad de los que tiene México. La cuarta parte de los de Brasil. La sexta parte de la población del imperio.
Bush no se ha dado ni cuenta de que el ALBA respira. El idiota no sabe que los demás lo ven. Persigue al hombre de su vida (si no existiera Bush lo inventaría) por toda América Latina, y luego dice que aquél lo anda buscando. Monta un show de bostezos y de insultos en un pequeño estadio de un barrio bonaerense y luego va a dormir en el Sheraton Hotel. Prédica y conducta por distintos rumbos.
El idiota no tiene identidad política. En Argentina se proclamó hijo de Bolívar, de San Martín, de Tupac Amaru, del Ché Guevara y de Perón. Cuando visita Cuba es hijo de Martí. En Nicaragua es hijo de Sandino. En Perú, de Velasco. En la China, de Mao.
Esa mezcla de padres tan disímiles tal vez sea responsable del desorden ideológico que el pobre idiota carga entre verruga y ceja.
El idiota prefiere lo parejo. Le tiene miedo a la diversidad. Por eso quiere un partido único donde todos complazcan sus caprichos. Y un pensamiento único que evite la comezón de la disidencia. Y un líder único y eterno, cuyo dedo decida el rumbo el país.
El idiota no asume responsabilidades. La culpa es siempre de otro. Del neoliberalismo. Del imperialismo. De la oligarquía. De los medios de comunicación. De sus ministros, incluso. Es un experto en el arte de lavarse las manos. El idiota se cree grande porque hay otros idiotas que lo aplauden.
El idiota se cree tigre de acero. El idiota no sabe que el acero también se derrite. Buenos Aires

Etiquetas: ,