martes 24 de febrero de 2009

Grupo La Colina reitera que el voto el 15 de febrero es secreto

No le creo nada a este Grupo La Colina. Estoy de acuerdo con Alfredo Weil, el sistema de votacion venezolano es una caja negra, corrupta como el gobierno de Chavez. El sistema de votacion venezolano no refleja el sentimiento de la mayoria venezolana. Creere en ese sistema de votacion hasta que exista de verdad una auditoria.
vdebate repoter
Garantizan que los resultados del referendo no se pueden cambiar
Grupo La Colina reitera que el voto el 15 de febrero es secreto.

El Universal, 14/02/09

El voto es secreto y la sala de totalización del CNE no es "una caja negra". Esta fue la respuesta enfática de los integrantes del Grupo de Soporte Técnico que asesora a la oposición, miembros del grupo La Colina, técnicos de los partidos políticos y técnicos de la Junta Nacional Electoral a las denuncias de Alfredo Weil, ex miembro del Consejo Supremo Electoral (CSE) e integrante de la organización Esdata, quien aseguró que sólo Tibisay Lucena tiene acceso a la Sala de Totalización, lo que provoca que el resto de los rectores "convaliden algo que no han visto y la oposición acepte algo que no le consta".

Los integrantes del grupo de auditores de la oposición recuerdan que, aunque reiteradamente han invitado a Weil y a los integrantes de Esdata a participar de las auditorías para que puedan demostrar sus denuncias, sistemáticamente se han negado a participar.

En relación con la crítica de Weil sobre la forma en que el CNE "esconde" los cuadernos de votación, técnicos de los partidos de oposición recordaron que para este proceso se realizará una auditoría posterior a los cuadernos.

Por su parte, los integrantes del grupo La Colina (que auditan y revisan el sistema electoral desde el año 2005) aseguran que el Sistema de Votación Automatizado "deja una traza de papel, consistente en pruebas impresas en papel, que contrastadas adecuadamente con los archivos digitales permiten comprobar que en efecto no haya habido ninguna alteración de la voluntad del elector".

En su análisis de la plataforma diseñada por el CNE destacan que es imposible que las máquinas puedan cambiar el voto.

"Las auditorías técnicas al sistema automatizado y la experiencia en procesos electorales recientes demuestran que la papeleta refleja la voluntad del elector -se aclara en el documento de análisis del Grupo La Colina-. Han ocurrido excepciones debidas a errores de los propios electores involucrados. Así lo reflejan las auditorías realizadas en los últimos procesos, cuando se han comparado las papeletas depositadas con las actas de escrutinio emitidas por la máquina de votación".

Además desmienten que las máquinas tengan "votos pre-cargados", tal y como se demuestra cuando se imprime, antes del inicio de la votación, el acta de inicialización en cero a la que tienen acceso los testigos de cada bloque.

También desmienten que se puedan alterar los resultados en la Sala de Totalización del CNE porque "toda la información que se transmite desde las máquinas está resguardada por un sistema de encriptación que ha sido auditado".

Sobre el procedimiento de totalización, los técnicos del grupo La Colina indican: "En cada mesa se imprimirá el acta antes de conectar la máquina para la transmisión, acta que es firmada por los miembros de mesa y los testigos. Esa acta tiene un número de identificación, único para cada mesa de cada centro de votación. Los comandos de campaña recibirán de sus testigos la copia del acta con los resultados. El boletín del CNE con los resultados indicará los números de actas comprendidas y los votos de ellas. Los comandos pueden así contrastar estos resultados oficiales contra sus propias actas. En suma, no pueden alterar los resultados sin que nos demos cuenta".

Eugenio G. Martínez
EL UNIVERSAL.

Etiquetas: , , , ,