domingo 21 de octubre de 2007

Denuncia internacional contra el gobierno de Hugo Chavez

GONZALO MARROQUÍN Opina que los venezolanos no han comprendido la magnitud de los cambios "Los autócratas manipulan los estados de excepción"
El editor guatemalteco se opone a la reforma constitucional y promueve la denuncia internacional contra el gobierno de Hugo Chávez, por presunta violación de principios democráticos. Sin embargo, considera que es un problema de los venezolanos que deben resolver los venezolanos, como lo habría dicho David Natera, durante la reciente reunión de la SIP en Miami
EDGAR LÓPEZ
GONZALO MARROQUIN:
FICHA PERSONAL -DIRECTOR DE PRENSA LIBRE -PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE LIBERTAD DE PRENSA E INFORMACIÓN DE LA SIP
PRENSA LIBRE CORTESÍA DIARIO
Los directivos y propietarios de medios de comunicación privados agremiados en la Sociedad Interamericana de Prensa y reunidos el pasado fin de semana en Miami han manifestado alarma, pero no extrañeza, frente a la posibilidad de que la reforma constitucional permita la restricción de la garantía al derecho a la información durante los estados de excepción.
Gonzalo Marroquín, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, aborda el tema en retrospectiva: "Creemos que en Venezuela ha surgido una legislación dirigida a eliminar paulatinamente las libertades y, principalmente, la libertad de expresión, lo cual no sólo afecta a los periodistas y a los editores sino a todos los venezolanos.
Con la reforma constitucional se dan otros graves pasos: la penetración estatal en la comunicación social por suscripción y una mayor discrecionalidad del Presidente de la República para utilizar la figura de los estados de excepción contra la prensa".
"En un gobierno autoritario, no extraña que esto se imponga a convenienciadel gobernante –dijo en conversación telefónica–, pues los autócratas manipulan los estados de excepción.
Esto lo vivimos en muchos países deLatinoamérica, donde el estado de excepción era la forma, casi permanente, para limitar el derecho de los periodistas a informar y del pueblo a ser informado.
Ha sucedido en las dictaduras militares, como las de Argentina y Chile, pero también en regímenes que surgieron del voto popular, como el caso de Fujimori en Perú.
Por lo general, el pretexto de la seguridad nacional se utiliza para procurar estados de excepción que limiten el derecho a la información.
Hay que recordar que esto no tiene que ver con ideologías, con derecha o izquierda. Cuando los gobiernos son autoritarios, cuando los gobernantes se quieren perpetuar en el poder, lo primero que intentan es controlar a los medios de comunicación.
–¿Qué diría la SIP si, a pesar de todos los cuestionamientos, la reformaconst i t u c i o n a l e s a probada mayoritariamente mediante referéndum?
–El que va a votar es un pueblo que realmente no tuvo acceso a la información. Además, hay que recordar que aunque el presidente Chávez ha ganado con bastante solvencia las últimas consultas electorales, siempre ha habido dudas del manejo de los resultados en el tribunal electoral. El panorama para el Gobierno es totalmente halagüeño y yo creo que las posibilidades de que esta reforma sea aprobada son muy grandes. Y eso no signifi cará necesariamente que el pueblo haya comprendido la magnitud de la reforma. Se está preparando a la opinión pública para que, simplemente,responda a los intereses del Gobierno.
–¿El trabajo de divulgación y análisis del contenido de la reforma por parte de los medios de comunicación privados no habría sido suficiente para que el electorado disponga de la información que necesita y, en definitiva, su voto sea consciente y razonado?
–Lo que está sucediendo en Venezuela es que se está perdiendo el equilibrio. Por un lado, se ha ido reduciendo el espacio de los medios independientes; y, por otro lado, los medios gubernamentales se han duplicado o triplicado en los últimos cinco años.
–¿Se justifica que los medios de comunicación privados asuman papeles de oposición al gobierno de Chávez?
–Lo importante es que no haya un engaño ala opinión pública. Por ejemplo, en el caso de RCTV la teleaudiencia sabía el énfasis del canal en las críticas al Gobierno. Los medios de comunicación muchas veces terminamos desempeñando el papel de oposición porque los partidos políticos dejan de hacerlo. Y hay que recordar que en Venezuela, prácticamente, los partidos políticos han dejado de existir. Sin embargo, laprensa no existe para hacer oposición; la prensa existe para informar.
–¿Qué deben hacer los medios de comunicación privados ante la intoleranciade la crítica por parte del Gobierno venezolano?
–Lo que deben hacer los medios es no claudicar en cuanto a sus principios y valores democráticos, lo cual muchas veces tiene un precio demasiado alto. Y no cabe duda de que en Venezuela el precio puede ser mayor, dado el poder y el control que el Gobierno está ejerciendo en este momento. No estamos hablando de un Gobierno de corte democrático, no estamos hablando de un Presidente tolerante que está abierto a la discusión, sino que estamos hablando de un Gobierno y de un gobernante que prácticamente tienen el control de todo el país y que pueden perseguir y acosar a los medios de comunicación, incluso al margen de principios legales.
–Frente al que niegue la efectividad de la libertad de expresión y el derecho a la información en Venezuela, el Gobierno repite que en los medios privados se difunden las críticas más acérrimas a la gestión de Chávez, incluso los cuestionamientos de la SIP.
–Nosotros no hemos dicho que se ha borrado por completo la libertad de prensa; lo que estamos señalando es que se están restringiendo cada vez más los espacios para la libertad de prensa. Hemos denunciado que la publicidad oficial se ha utilizado como premio o castigo, las restricciones al acceso a la información pública, el hostigamiento judicial, la persecución , la amenaza, los insultos contra la prensa. En Venezuela aumenta un control informativo por parte de un gobierno autoritario que podría compararse con la maquinaria de comunicación nazi, o con lo que ocurre en Cuba, donde los ciudadanos sólo conocen la información que se transmite a través de los medios gubernamentales.
–El Gobierno argumenta que todas sus iniciativas se fundamentan en la idea de democratizar la comunicación social.
–En ningún caso, la concentración de medios es buena. En Venezuela, los medios progubernamentales no están surgiendo como parte de un ejercicio de libertad de prensa; están surgiendo como una estrategia política para ir manejando a las masas.
–¿Qué le responde a los que aseguran que la SIP sólo defiende los intereses de los dueños de los medios de comunicación privados?
–Yo creo que ésa es la cantaleta que utilizan los que no tienen argumentos reales para debatir sobre los temas de libertad de prensa. El principio fundamental de la SIP es la defensa de la libertad de prensa. No tenemos asociados a los canales de televisión y ello no impidió que condenáramos el cierre de RCTV. Igual vamos a protestar a Washington cuando los periodistas son citados por jueces y fiscales que pretenden que revelen las fuentes de información.
No priva lo ideológico, ni lo empresarial. Defendemos los mismos principios, de la misma forma y por igual en La Habana, en Washington y en Caracas.
–Sectores afectos al gobierno de Chávez objetan el silencio de la SIP sobre cosas como la censura a las transmisiones de Al-Jazeera en Estados Unidos; y en Venezuela, sobre el ataque reciente a las instalaciones de Panorama, un periódico que no es miembro de la SIP. ¿Cómo lo explica?
–Nosotros emitimos un comunicado, el 26 de septiembre, mediante el cual nos manifestamos en contra del ataque ocurrido el 17 de septiembre y solicitamos a las autoridades que indagaran hasta dar con los responsables de la agresión y que resguardaran la seguridad de los trabajadores y de la empresa. En cuanto a Al-Jazeera no hemos tenido resolución, pero sí respecto de otros casos que comprometen al Gobierno de EE UU. Por ejemplo, hemos protestado que no haya libre acceso a los procesos judiciales seguidos contra los procesados por terrorismo y detenidos en Guantánamo. Nos preocupa mucho que lo que está ocurriendo en Venezuela se pueda trasladar a las reformas que están en marcha en Bolivia y Ecuador, gobernantes populistas que llegan al poder por medios democráticos, pero que utilizan éstos para restringir principios democráticos. En todos los países latinoamericanos se requieren profundas reformas sociales para terminar con la pobreza.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal