viernes 27 de marzo de 2009

La degradacion de poderes en Venezuela

Me uno al sentimiento de esta desgarradora carta, de Isa Dobles.
vdebate reporter
Fiscalía en vez de fiscales
Isa Dobles
Hay cosas en este momento que vivimos, esas que no le “paramos” porque estamos tan inmersos en la angustia, en esta expectativa siempre tormentosa, que pocas veces damos importancia a los sentimientos y lo que hacen a las personas. Eso intangible pero devastador que nos va matando por dentro, o nos va convirtiendo en lo que no somos, degradandonos inmisericordemente. Los que lo hacen son, de otra forma, asesinos. Porque esa forma de violentar el espíritu del otro es tan eficaz, y mucho más depurado, como una bala en el corazón. Y eso es lo que está haciendo Hugo Chávez y lo que nunca, ni en la más obscura, estrecha y mal oliente prisión podrá pagar.
Venezuela no está sólo sucia, dividida, corrupta, insegura e indefensa. Está fea. Porque se le vé en la cara a su gente la degradación y el tormento. Durante mas de sesenta años de esta larga vida he crecido, madurado y envejecido al lado de políticos y venezolanos de todas las tendencias y todas las debilidades y virtudes. Pero nunca he visto esta indiferencia, esta maldad hacia otro venezolano y esta cobardía.Y menos en una mujer.
Eso hace que uno no pueda negarle a este enloquecido hombre en el poder la capacidad y el talento para penetrar los sentimientos mas valiosos del venezolano. Y de manera tan intensa y cruel en las mujeres. Algunos dicen que el género no lo impide, que hombre o mujer son vulnerables a hechizos, intereses, gustos y vicios. Tal vez si. Pero uno como mujer espera siempre de otra algo de lo que uno tiene.
Y a la mujer y muy especialmente a la madre, es imposible negarles ese instinto maternal que las hace mas cercana y comprensiva ante el dolor de otra madre o el vacío de un niño. No quiero hacerlo. No quiero achacarle al hombre que lastima, que miente, que violenta, que manipula, que divide, que odia y engaña nada que no se atreva a hacer también.
Pero las mujeres de Chávez dejan pocas razones para no acusarlo. Allí estan. En cargos que debían ser ejercidos por venezolanos de comprobada autonomía personal, de valores intocables, de sentimientos virtuosos, de sentimientos hidalgos, de instinto generoso y libre, de bondad y ternura. Todo eso que hace a la mujer como lo define Serrat: “ ella está en el mundo para darle sentido a la vida”.
Castradas, omnipotentes, llenas de odio, contaminadas de rencor y venganza, apoyadas por un hombre fuera de si que teme hasta a su propia sombra , una las ve prepotentes, apoyadas por una órden militar que algun día se dará en el aire y se callará por el grito de un hombre libre o el llanto de una niña abrazando al padre que el pueblo saca de una cárcel donde una mujer pretendía tenerlo hasta el fin de sus días obedeciendo, sin interrogarse ella misma sobre la crueldad de su servilismo, la tenebrosa orden de un todopoderoso sin alma.Y ojalá esta columna llegue a una de esas mujeres que se atrevió a salirse de esa red lacaya y lucha por su vida contra una suerte traidora y hechizos obscenos.
En estos días se decide la suerte de los comisarios y ya la ambigüedad y la sin razón de la fiscalía tomaron la palabra. Tras esta maraña que pasará a la historia en las páginas mas obscuras de la justicia, hay una mujer. Las esposas y los hijos de esos condenados a los que este Estado debe tiempo y honor …cómo pueden esperar ya que recuerden cuando nacieron sus hijos, cuando les dan la bendicion, cuando extrañan el beso o la mano segura? Hay que seguir luchando para desterrar
De Venezuela la desesperanza, para alejar de nuestras cabezas esa ala negra que hoy obscurece el claro cielo de la libertad.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal