jueves 13 de noviembre de 2008

Comportamiento rufian del gobierno de Hugo Chavez

Ahora ya vemos como es que Argentina "nunca" dice ni "pio" en contra del corrupto de Chavez.
vdebate reporter

“Chávez distribuye el botín”
“Maletín Volador” gana a las Laptops de Reyes
El comportamiento rufián de Hugo Chávez es ya suficientemente vergonzoso. Pero aún peor es que había otros US$4,2 millones en el mismo avión
Publicado el 11/11/08. a las 7:39 am
La alfombra está perdiendo su magia: los $$$ petroleros, aderezados por la corrupción de la Camorra local y difundida ya por el mundo. Fotocrédito: www.arqueometro.info
( Mary Anastasia O'Grady- WSJ)
El empresario venezolano Franklin Durán se mantuvo quieto y mirando al frente mientras un jurado de Miami lo declaró culpable la semana pasada de ser un agente ilegal de Venezuela en territorio estadounidense. Podría ser sentenciado a 15 años de cárcel.
Pero mientras Durán no mostraba emoción alguna en los juzgados, en Venezuela el autor intelectual de su delito, el presidente Hugo Chávez, se salía de sus casillas.
El problema para Chávez es que durante casi una década, los demócratas latinoamericanos han acusado a Venezuela de vulnerar la soberanía de sus vecinos al apoyar a la izquierda radical con dinero y armas. Chávez lo ha negado.
Ahora llega la condena de Durán, que ha revelado que se canalizaron considerables contribuciones financieras del gobierno de Chávez a la candidata peronista Cristina Kirchner en la contienda presidencial de Argentina en 2007. Para Chávez, quien parece estar trabajando en varios proyectos similares en la región, la publicidad negativa es demoledora.
El problema de Chávez en Argentina empezó el 4 de agosto de 2007, cuando un pequeño avión proveniente de Caracas aterrizó en Buenos Aires. A bordo viajaban dos funcionarios del gobierno argentino y tres ejecutivos de la compañía petrolera estatal de Venezuela PdVSA. Otro pasajero era el empresario venezolano Guido Alejandro Antonini.
Los agentes de aduanas descubrieron US$800.000 en el maletín de Antonini que no habían sido declarados. Le dejaron marcharse y este volvió a casa en Miami, donde fue a visitar a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y acordó cooperar en una investigación.
Chávez desconocía este acuerdo cuando conminó a su jefe de inteligencia a hallar una manera de acallar al hombre del maletín. Durán y otro venezolano llamado Carlos Kauffman — ambos amasaron fortunas en acuerdos con el gobierno chavista — fueron enviados a Florida para advertirle a Antonini que guardara silencio. No sabían que este había acordado llevar un micrófono a su reunión. Las grabaciones de Durán y Kauffman — ofreciendo dinero a Antonini si no decía nada y sugiriendo que sus hijos corrían peligro si no lo hacía ayudaron a condenar a Durán. Kauffman se declaró culpable y testificó contra Durán.
La revelación de este comportamiento rufián por parte del gobierno venezolano es ya suficientemente vergonzoso. Pero aún pero para Chávez es el testimonio de Antonini de que un ejecutivo de PdVSA le dijo que había otros US$4,2 millones en el mismo avión y que habían habido otras operaciones para introducir dinero en Argentina ilícitamente para propósitos políticos.
Kauffman testificó además que el embajador venezolano en Bolivia le había dicho que tenía "US100 millones para gastar en Bolivia". Kauffman dijo que había estado negociando la venta de US$12 millones en equipos antidisturbios para Bolivia, a ser pagados por Venezuela.
Ese testimonio concuerda con reportes desde Bolivia que aseguran que el embajador de Venezuela viaja por el país entregando cheques a los alcaldes que apoyan al presidente Evo Morales.
Mientras, en Colombia, la senadora pro-Chávez Piedad Córdoba recientemente admitió que una subsidiaria de PdVSA le entregó US$135.000.
Uno de los ejemplos más flagrantes de la influencia de Venezuela en la política interna de sus vecinos es Nicaragua, donde el antiguo sandinista Daniel Ortega es ahora presidente. Venezuela está suministrando entre 60% y 70% del crudo que consume Nicaragua anualmente a través de un programa que permite a Ortega pagar sólo la mitad de la cuenta.
La otra mitad es un préstamo a 25 años. Después de eso el entramado sin duda se complica.La petrolera estatal nicaragüense, Petro-Nic, vende el petróleo a compañías privadas y recauda su valor total. El 25% por ciento de esas ganancias se destina a un fondo de inversión social llamado Albanisa y el 25% restante a algo llamado Albacaruna. El director de Petronic y Albanisa es también el tesorero del Partido Sandinista.
Con sus "ingresos petroleros", Albanisa pasó el mes pasado entregando regalos como cocinas y casas en anticipación a las elecciones municipales de ayer. Lo que hace Albacaruna con la otra mitad del crédito venezolano no está claro.Los críticos del gobierno dicen que es un fondo ilícito para Ortega y que ha sido usado para financiar campañas sandinistas. Los nicaragüenses están preocupados por los préstamos, que implican una mayor deuda nacional.
En El Salvador, donde el ex grupo guerrillero FMLN espera hacerse con la presidencia en marzo, los alcaldes del FMLN tienen una empresa llamada Alba Petróleos. Recibe gasolina y diésel en términos favorables de Venezuela, lo vende a un ligero descuento en el mercado en las gasolineras y capta una ganancia suculenta. Esto le permite dominar el mercado minorista y podría explicar porqué el partido está nadando en fondos de campaña — algunos especulan que alcanzan más de US$60 millones.
El caso Durán ha destapado las actividades encubiertas de Chávez en Argentina. Pero sus ambiciones imperialistas van mucho más allá de ese país. Podría salirse con la suya pero nadie debería asumir de los éxitos de sus protegidos que su popularidad se está expandiendo. Es el dinero de Venezuela el que lo está consiguiendo. Con los precios del petróleo en caída, uno se pregunta cuánto durará el dinero.

Etiquetas: , , , ,

domingo 9 de noviembre de 2008

Los heroes de la Revolucion Bolivariana de Chavez

Bueno, en verdad no son heroes, son la peor corrupción que ha existido en Venezuela en los ultimos 20 años.
vdebate reporter

Los 21 venezolanos del caso del maletín
Noviembre 9, 2008
El periodista Gerardo Reyes hace este domingo un detallado análisis de la conexión venezolana del caso del maletín. Lo hace basado en toda la información que surgió durante el juicio en contra de Franklin Durán, incluyendo las 13 denuncias de corrupción y pago de sobornos a altos funcionarios del gobierno venezolana que dio a conocer Carlos Kauffmann bajo juramento y que explicarían que haya podido amasar una fortuna superior a los 100 millones de dólares.

Dice Reyes que “pocas veces en la historia de los escándalos de corrupción de América Latina se habían conocido tantos detalles de una presunta operación de sobornos, comisiones y tráfico de influencias contados por los protagonistas bajo juramento, con nombres y apellidos.”
La conexión venezolana la forman 20 venezolanos quienes habrían recibido sobornos y/o habrían participado en la operación para acallar el origen y destino de los casi 800 mil dólares que le fueron incautados a Alejandro Antonini la madrugada del 4 de agosto de 2007.
Ellos son:
Tobias Nóbrega (ex ministro de Finanzas),
Jesús Bermúdez (ex Viceministro de Finanzas),
Lenín Aguilera (ex asesor del ministro),
Alejandro Dopazo (Director de Crédito Público del Ministerio de Finanzas),
Víctor José Medina, Orestes Arellano y Oscar Silva (hombres cables de la GN),
Julio Rivas (Funcionario de la sección de finanzas del Ministerio de Educación, fallecido),
Johnny Yánez Rangel (gobernador de Cojedes),
Felipe Rodríguez (segundo al mando de la gobernación de Cojedes),
Antonio Rodríguez San Juan (gobernador del estado Vargas),
el presidente Hugo Chávez (al tanto de la operación de encubrimiento),
Moisés Maionica (preso en Miami),
Rafael Ramírez (ministro de energía y presidente de PDVSA),
ex vicepresidente Jorge Rodríguez (seguía de cerca la conducta de Antonini),
Tarek El Aissami (uno de los funcionarios venezolanos más mencionados en el juicio),
Henry Rangel Silva (Director de la DISIP),
Nicolás Rossini (abogado contratado por el gobierno venezolano),
José Bracamonte (su participación fue fundamental para lograr que Maionica se reuniese en Miami con Antonini);
Antonio José Canchica Gómez (Militar de los servicios de inteligencia de Venezuela especializado en comunicaciones. Tiene orden de captura en Miami) y
Pedro Durán (hermano de Franklin, considerado un contacto del gobierno de Estados Unidos con el de Venezuela).
Lea a continuación el trabajo de Gerardo Reyes

El Valijagate: la conexión venezolana
09 de noviembre de 2008
GERARDO REYES
El Nuevo Herald
Pocas veces en la historia de los escándalos de corrupción de América Latina se habían conocido tantos detalles de una presunta operación de sobornos, comisiones y tráfico de influencias contados por los protagonistas bajo juramento, con nombres y apellidos.
El juicio al empresario Franklin Durán, condenado el pasado lunes por un jurado federal de Miami, fue una de esas raras oportunidades de conocer las intimidades de una empresa de amigos y socios cuyo éxito dependía principalmente de una eficiente maquinaria de corrupción a todos los niveles dentro del gobierno de Venezuela.
Durán fue hallado culpable de actuar ilegalmente como agente del gobierno de Venezuela y de conspirar para mantener en silencio al empresario venezolano e estadounidense Alejandro Antonini en torno al origen y el destino de $800,000 que le fueron confiscados a éste en Argentina en agosto del año pasado.
Su nombre es Carlos Kauffmann, testigo del gobierno de Estados Unidos en el juicio a Durán. Kaufffmann, un empresario de 37 años, fanático de los aviones y los carros, relató sin pudor cómo amasó una fortuna de más de $100 millones en negociaciones ilícitas con entidades del gobierno.
En una sociedad con Durán que invertía y distribuía los ingresos por mitades a través de empresas de nombres lácteos (Leche Inc. Milk, Klim, etc), los socios se conviertieron en la pareja de empresario “boliburgueses” más prospera de la sociedad venezolana.
“Es algo común en mi país”, afirmó el empresario cuando explicó que pagaba sobornos a funcionarios de la estatal petrolera PDVSA a fin de que le dieran prioridad en la venta de materia prima para su empresa de lubricantes Venoco.
Las maniobras descritas por Kauffmann no son exclusivas del gobierno del presidente Chávez y tampoco es la primera vez que Miami está en el mapa de los escándalos de corrupción de Venezuela.
Kauffmann y Durán sacaron provecho de esta crisis. Se la ingeniaron para que los directivos del Fondo de Garantías de Depósitos (FOGADE) institución gubernamental que se creó para administrar los bancos en quiebra, confiaran en ellos para que depositaran en bancos comerciales los dineros que se recaudaban y los remanentes de la crisis. Por esta operación los empresarios recibían una comisión de los bancos que luego compartían, en forma de soborno, con funcionarios de FOGADE, según declaró Kauffmann.
La credibilidad de Kauffmann fue atacada varias veces por el abogado de Durán, Ed Shohat. Según el abogado, Kauffmann declaró lo que la fiscalía quizo escuchar y así cumplió con dos objetivos de Estados Unidos que podrían atenuar su pena: enlodar al gobierno del presidente Chávez y demostrar que Durán actuó como agente de Venezuela para continuar disfrutando de ese paraíso de poder y contratos millonarios.
Kauffmann afrontaba los mismos cargos de Durán, pero en marzo de este año se declaró culpable y decidió cooperar con el fiscal Tom Mulvihill. La decisión se produjo luego de que el FBI descubrió que el empresario estaba fraguando una falsedad documental para que su esposa obtuviera una visa de trabajo en Estados Unidos.
Abogados y fiscales aportaron al proceso cientos de estados de cuentas de Kauffmann y Durán en bancos de Estados Unidos, pero éstos no fueron usados como pruebas durante el juicio lo que impidió que los medios conocieran sus movimientos y los nombres de los beneficiarios.
De revelarse el contenido de esos documentos sería posible precisar las dimensiones de los alegatos de corrupción.
Kauffmann explicó que en la sociedad con su amigo Durán, él respondía por los asuntos financieros y Durán por las contrataciones con el gobierno
Los personajes aparecen con los cargos que ocupaban al momento de los hechos.
Estos son:
Tobías Nóbrega- Ministro de finanzas. Kauffmann dijo que inicialmente él y Durán le pagaron $1 millón por haber aprobado la compra de un edificio para el ministerio a un precio ($9.5 millones) que doblaba el valor por el que ambos empresarios lo compraron. Funcionarios del ministerio ayudaron a los empresarios a restructurar un paquete de bonos de deuda pública que recibieron como parte de pago del edificio que anteriormente pertenecía al Citibank. Con esa operación el valor de los bonos se multiplicó. Kauffmann explicó que gran parte de las ganancias de esta compraventa se invirtieron en el pago de sobornos por $4.5 millones al “equipo del ministerio”, incluido Nóbrega. Pero no lo consideró una pérdida porque ese negocio fue el preámbulo de otra operación mucha más lucrativa relacionada con la reestructuración de bonos. En esta segunda operación obtuvieron $100 millones de ganancias, suma de la cual pagaron sobornos por $25 millones a Tobías y los demás miembros del equipo entre los años 2002 y 2005.
Jesús Bermúdez- Viceministro de Finanzas. En febrero de 2005, después de dejar su cargo, fue condenado en la corte federal por estructurar una operación ilegal de introducción de dinero en efectivo a Estados Unidos. Cumplió una condena y firmó un acuerdo de cooperación con la fiscalía. Los bonos restructurados a favor de los Kauffmann y Durán fueron bautizados con su apellido “Los bonos Bermúdez”, según Kauffmann. Recibió sobornos por su participación en esa operación, agregó el empresario.
Lenín Aguilera- Asesor del ministro. Fue parte del equipo del ministerio que trabajó con los empresarios y recibió también sobornos por su participación en la reestructuración de los bonos. Cuando Shohat le preguntó a Kauffmann en una audiencia del juicio cómo se deletreaba el nombre de Aguilera, le respondió: “Franklin lo sabe perfectamente, pregúnteselo a él que está ahí”.
Alejandro Dopazo- Director de Crédito Público del Ministerio de Finanzas. Dopazo también participó en la operación de la reestructuración de bonos que se derivó del negocio del edificio del Citibank y por ello recibió sobornos, aseguro Kauffmann. A diferencia de los otros tres funcionarios (Nóbrega, Bermúdez y Aguilera), que aceptaron $1 millón cada uno, Dopazo exigió $1.5 millones. ‘‘El pidió un poquito más, si no le pagábamos el negocio no se podía hacer”, explicó Kauffmann
Víctor José Medina, Orestes Arellano y Oscar Silva- Kauffmann identificó a estos oficiales de la Guardia Nacional (GN) como sus hombres claves en los negocios que mantuvieron con esa entidad entre 1998 y 2001. “Ellos eran los encargados de las compras y la finanzas”, declaró Kauffmann. La GN se convirtió en la puerta de entrada de Kauffmann y Durán al sector oficial de Venezuela. En esta entidad la confianza llegó a tal nivel que los oficiales les confiaron a los empresarios los dineros que recibían de sobornos para que los invirtieran en lo que consideraran más rentable o conveniente, explicó Kauffmann. Por el manejo de las inversiones cobraban 10 por ciento del monto confiado a ellos.

Etiquetas: , ,

sábado 10 de mayo de 2008

Y ahora Chavez quiere expropiar las clinicas en Venezuela

Que desastre........ hasta cuando los venezolanos nos calamos a este loco.
vdebate reporter
ALTO
MÁ$ MALETA$.
Los tres detenidos en Miami que se han declarado culpables en el caso de “la maleta de Antonini” han seguido contando -”cantando” - muchos detalles de movilización de dinero, cuentas cifradas, contactos de personeros del gobierno más corrupto de la historia venezolana y exageradas colocaciones en países poco citados para diluir así el dinero mal habido.
La justicia estadounidense ha designado a sus 150 investigadores más importantes en lavado de dinero para hacerle seguimiento a varias cuentas en entidades bancarias europeas y del Caribe que podrían ayudar a deshilvanar las redes de corrupción de la “verdadera robolución bolivariana”. Los detectives “peinaron” decenas de cuentas.

Los nombres de tres bancos en Suiza afloraron en las primeras diligencias comenzadas por la colaboración de autoridades policiales de la Unión Europea y los Estados Unidos. Es así que en el Bank Julius Baer (BJB) de Zurich y el Banque Safdie y el Vontobel Bank de Ginebra solicitarán información de cuentas cifradas en las que aparecen -tras la fachada urdida- los nombres de importantes personeros del régimen chavista.
La primera ronda de la pesquisa habría comenzado por estas iniciales supuestamente muy ligadas al área petrolera y financiera: C,E; R,R; V.L; V.L; S.H; S.B; M.K; Ch.A ; I..A; M.M; A.A; I.R y T.P, entre otros presuntos titulares. Una discusión por unas comisiones a repartir colocadas en una cuenta de uno de esos bancos movilizó la semana pasada a París a un directivo de Pdvsa que se alojó en el hotel Marriott Champs-Elysees. Le hicieron seguimiento.
Uno de los bancos en los que se centra la averiguación tendría una oficina clandestina en Caracas desde donde se harían las colocaciones a los demás institutos financieros. Siempre hay sorpresas. Pueden venir varios “indictments” - acusaciones- no sólo en el territorio ameri- cano…

MÁ$ BOLIVIA. Chávez creyó que desde Caracas podía controlar tanto al gobierno de Evo Morales como al proceso de la constituyente impuesto a la fuerza por el partido de Evo. No escuchó las advertencias que hasta de su propio embajador le vienen haciendo desde hace meses. Creyó que con repartir el dinero de los venezolanos entre los militares y dirigentes políticos bolivianos, en vergonzosos cheques dolarizados, tenía la batalla ganada.
Al comprobar el deterioro avanzado del gobierno de Morales y las respuestas de las poblaciones de las diferentes provincias que ya comenzaron sus referendos entró en cólera y por eso lució tan desencajado en el último show dominical. La rabieta ha sido de pronóstico y a eso se debió que no asistiera a la reunión sobre alimentación en Managua.
También ha sido ese el motivo por el que varios dirigentes del chavismo -hasta los que a veces lucen como más serios y moderados- se hayan agarrado el referendo de Santa Cruz con más ahínco y devoción que ningún patético caso de los que por centenares tenemos en el país comenzando, por ejemplo, por la delincuencia, la pobreza o el hambre de la gente. Han dado vergüenza en su injerencia en los asuntos bolivianos. La presencia de políticos, militares y corresponsales rojos rojitos en La Paz, así como las sesgadas transmisiones de VTV y Telesur le hicieron un flaco favor a la causa de Morales. ¡Medio Evo! quedó hecho…

MEDIO
¿MA$ E$TATIZACIONE$?
Hay que estar pendientes de una decisión que está por tomar el caudillo comandante en materia de salud. Lleno de billetes verdes y con las ansias de ganar puntos entre el electorado rojo, que ya lo rechaza abiertamente, tiene en su escritorio los decretos para apropiarse de varias clínicas privadas en diferentes ciudades. En las apetencias rojas estarían las clínicas El Ávila y La Floresta, el Centro Médico Docente La Trinidad y el Hospital de Clínicas Caracas.
En Lara, una policlínica situada en la avenida Lara con nombre de felinos también estaría en la primera lista. Este deseo presidencial se viene cocinando desde hace algún tiempo ante el fracaso de la red hospitalaria gubernamental. El año pasado, el ex ministro Jorge Giordani tuvo hospitalizada a su fallecida esposa en el Instituto Urológico San Román y ante la excelente atención que le dispensaron entabló buena amistad con los médicos tratantes.
En esa oportunidad uno de los directivos de la clínica le contó de los proyectos de expansión que tenían en mente y hasta le mostró los planos del proyecto. Giordani pidió le permitieran darles un consejo: “Ni se les ocurra ampliar el instituto, pues si es así Chávez se lo expropia. Está buscando instalaciones hospitalarias ya que no se ha construido nada. Únicamente el cardiológico infantil”. A buena hora lo escucharon…

BAJO
Má$ APAGONE$.
Tras la desinversión acumulada desde los años ochenta, donde no se construyeron más plantas termoeléctricas, se siguió en la construcción de plantas hidroeléctricas a través de Edelca, aumentando la dependencia de la región de Guayana mientras se triplicaba la demanda de energía y aumentaba la vulnerabilidad. Con la sequía prolongada de 2001, 2002 y 2003, que obligó al racionamiento de energía hasta por 8 horas diarias, el Gobierno aprobó invertir más de US$ 1.500 millones en proyectos de generación y transmisión de energía.
Se iniciaron, pero la incompetencia de los funcionarios encargados los paralizó casi en su totalidad. Tras el último apagón estarían obligados a revisar el avance (?) de esos planes. Habría que preguntarle a la viceministra de Energía, María Gabriela González Urbaneja, hasta hace un mes presidenta de Cadafe, qué hizo en su gestión. Su nombramiento obedeció a que es hija de la ex ministra de Salud María Urbaneja, sobrina del ex ministro Merentes y fue “room mate” de una de las hijas de Chávez.
Su incompetencia paralizó el avance de las plantas termoeléctricas mientras no hizo ningún nuevo proyecto. Pregúntenle cuál es el estado actual de la planta Pedro Camejo, en Valencia, inaugurada hace año y medio -con bombos y platillos en un Aló Presidente- con una inversión de más de US$ 100 millones. No digan ahora que es por falta de recursos o vayan a hacer alarde de nuevos proyectos que ahora son vitales pero tienen años paralizados. No sigan buscando culpables en “el Imperio” o en “la CIA”. Véanse el ombligo en las filas del gobierno más ineficaz, ineficiente y corrupto de nuestra Historia…

MÁ$ DóLARES. Las investigaciones confirmarían la noticia que publicó el semanario La Razón hace tres semanas. La persona que dentro de Pdvsa, y desde el punto de vista contable, firmó la orden para los dólares entregados a Diego Uzcátegui habría sido supuestamente la funcionaria Mirna Rondón, esposa de un chavista radical de apellido Carballo. Ella trabaja para el ejecutivo Arcadio Rosas en la División de Manufactura y Mercadeo de Pdvsa…

Etiquetas: , , , , , ,