sábado 20 de junio de 2009

La mayoria de gobiernos de Oriente Medio callan ante la situacion en Iran

Esta protesta no solo le da idea a los otros paises arabes. Nos da idea a los venezolanos.
vdebate reporter
EL POLVORÍN IRANÍ
La mayoría de gobiernos de Oriente Medio callan ante la situación en Irán

La mayoría de gobiernos de Oriente Medio guarda silencio ante la situación de Irán Los regímenes de Arabia Saudí y Egipto temen que las protestas lleguen a sus calles
HENRIQUE CYMERMAN Jerusalén. Corresponsal 20/06/2009 Actualizada a las 00:44h Internacional
La calle del mundo árabe de Oriente Medio sigue minuto a minuto el tsunami verde de Teherán, pero la mayoría de los gobiernos prefiere mirar hacia otro lado. Sólo Siria, Qatar y el movimiento libanés apoyado por Irán Hizbulah felicitaron al presidente Mahmud Ahmadineyad y definieron los comicios como “democráticos”. Los principales gobiernos árabes de la región prefirieron guardar silencio.
Líderes árabes como el presidente egipcio, Hosni Mubarak, o el rey saudí, Abdulah, no se han expresado aún sobre la supuesta victoria de Ahmadineyad. La prensa de sus países, sobre todo la electrónica, no deja de contorsionarse cuando informa sobre las protestas de Irán.

Riad, El Cairo y Ammán se oponen al presidente iraní, pero no les es fácil declararlo abiertamente. El canal de televisión saudí Al Arabiya, igual que su gobierno, teme la hegemonía iraní en el mundo islámico. En sus noticias, empezó a informar cada vez más sobre el candidato reformista Mir Hosein Musavi, y sobre las protestas de sus seguidores. Su equipo fue expulsado de Teherán. La cadena qatarí Al Yazira, en cambio, muestra posiciones más cercanas a Ahmadineyad, por lo que sigue informando desde la capital iraní.

En algunas capitales árabes se teme que las protestas, con las que se exige democracia y limpieza en las urnas, se expandan por sus calles. Dentro de año y medio está previsto en Egipto un referéndum para elegir al sucesor de Mubarak. La pesadilla del gobierno es que las protestas de millones de personas lleguen a El Cairo o Alejandría, por ejemplo, ante el apoyo del presidente a su hijo Yamal.

Arabia Saudí, donde no hay elecciones, justifica su silencio con que “no suele intervenir en los temas internos de otros países”. Sin embargo, analistas saudíes como Dawud al Shirian creen que el movimiento masivo de protesta iraní puede “dar ideas” a cientos de miles de jóvenes saudíes, frustrados y desempleados. En el golfo Pérsico, que teme a la superpotencia militar iraní, no lamentan ver a ese país con las manos atadas ocupándose de los asuntos internos.

En Gaza y Cisjordania, los islamistas de Hamas también optan por el silencio. Cuando se les pregunta sobre los acontecimientos de Teherán, responden diplomáticamente que están muy ocupados con sus temas internos, especialmente el intento de crear un gobierno de unidad nacional con Al Fatah. “Ellos dan la espalda a Teherán y están concentrados en las conversaciones con nosotros”, afirma a este diario el jefe negociador de Al Fatah, Azam al Ahmad.

Los gobiernos autoritarios árabes llegan a la conclusión de que no pueden ignorar los deseos de su opinión pública. El comentarista palestino Yalal Bana explica el gran dilema de estos países: “Si permiten una democracia real, muchos líderes, quizá todos, serán reemplazados, y si no lo hacen, corren el riesgo de que las protestas de Irán se repitan en sus calles”.

El egipcio Luza, un pseudónimo que dirige un blog muy popular, publica una foto de una manifestación pro Musavi bajo el título: “Uf, ¿va el mundo árabe a seguir sus pasos?” Oficialistas.

Etiquetas: , ,