viernes 14 de marzo de 2008

Bush, Venezuela y LAS FARC

De acuerdo con Andress Oppenheimer..... Chavez caera por su propio peso, no necesita que se le califique de terrorista.
vdebate reporter
OPINION
Andrés Oppenheimer
Bush, Venezuela y las FARC
El Nuevo Herald, 14 de marzo de 2008

He aquí mi humilde consejo para el presidente George W. Bush sobre qué hacer con los explosivos documentos que demuestran el activo apoyo del presidente venezolano Hugo Chávez a la guerrilla de las FARC en Colombia: usted tiene en sus manos el arma más poderosa que haya tenido hasta ahora contra Chávez. ¡No la use! Si Estados Unidos pone a Venezuela en su lista de naciones ''terroristas'' --junto a Cuba, Corea del Norte e Irán-- y le impone sanciones económicas, Chávez obtendría un espaldarazo propagandístico en el momento en que más lo necesita. Chávez diría que las medidas de Estados Unidos probarían que es víctima de una conspiración internacional liderada por ''el imperio'', sacaría la carta nacionalista, y se recuperaría de su derrota electoral del 2 de diciembre. De hecho, Bush le haría un gran favor. Un alto funcionario estadounidense le confirmó esta semana al corresponsal del Miami Herald en Washington, Pablo Bachelet, que el gobierno de Bush está consultando con los abogados de la Casa Blanca la posiblidad de agregar a Venezuela a la lista del Departamento de Estado de países que apoyan al terrorismo.
A Bush no le resultará fácil resistir la tentación de poner a Venezuela en esa lista, especialmente en un año electoral, cuando su partido republicano necesita aparecer como el más duro en la guerra contra el terrorismo. Y hay tantas revelaciones sobre los nexos de Chávez con las FARC en las tres computadoras laptop Toshiba encontradas por el ejército colombiano tras su ataque del 1 de marzo al campamento de la FARC en Ecuador, que --si expertos forenses en computación internacionales confirman la autenticidad de los archivos, como es probable-- habrá pruebas de sobra contra Venezuela. Según los documentos encontrados en las computadoras, Chávez había acordado crear un fondo de $300 millones para las FARC, y recibió más de $100,000 del grupo guerrillero colombiano cuando estuvo en prisión tras su fallido golpe militar en Venezuela, en 1992. Además, los documentos demuestran una activa protección de Chávez a campamentos de la FARC en Venezuela.
Chávez y el presidente ecuatoriano Rafael Correa, un seguidor de Chávez que también aparece prominentemente en los archivos de las tres computadoras, han negado las acusaciones. Funcionarios venezolanos y ecuatorianos aducen que los documentos son falsos. Sin embargo, Colombia afirma tener la absoluta certeza que las tres laptops pertenecían al líder de las FARC Raúl Reyes y a sus asistentes, muertos durante el ataque al campamento guerrillero, y ha invitado a un equipo de expertos forenses de la sede de Interpol en Francia a que examinen las computadoras con toda libertad. El equipo de Interpol, según se informó, ya está en Colombia. Los encuestadores coinciden en que Chávez se beneficiaría desde un punto de vista propagandístico si Estados Unidos agrega a Venezuela a su lista de países que apoyan al terrorismo. Según afirman, Chávez aún no se ha recobrado de su derrota electoral del 2 de diciembre, y su popularidad ha caído a menos del 50 por ciento.
Cuando le pregunte a Luis Vicente León, director de Datanalisis, una de las principales encuestadoras de Venezuela, cuál sería el impacto en ese país si Estados Unidos lo califica como aliado del terrorismo, repondió que Chávez le sacaría un enorme rédito propagandístico a la medida. ''Por supuesto que eso lo ayudaría'', dijo León. ``Todos los eventos que permitan a Chávez defender la tesis de que hay una conspiración contra Venezuela, o que sean leídos por la población como actos hostiles contra Venezuela, juegan a su favor''. Según León, el discurso izquierdista radical de Chávez no ha calado para nada en Venezuela, pero el nacionalismo sí. Las encuestas muestran que el 86 por ciento de los venezolanos rechazan la idea de que Venezuela siga el modelo cubano, pero las mismas encuestas demuestran que la gente apoya la defensa que dice hacer Chávez de la soberanía venezolana. Mi opinión: la medida de Estados Unidos sería contraproducente.
El presidente Bush debería respirar hondo y abstenerse de seguir los consejos de la línea dura de su partido de que designe a Venezuela como país terrorista, y le imponga sanciones económicas. En cambio, lo mejor que podría hacer Estados Unidos es quedarse quieto por ahora, esperar que el equipo de expertos de Interpol certifiquen la autenticidad de los documentos de la FARC, y permitir que el pueblo venezolano pueda contrastar por sí mismo lo que dicen esos documentos con los discursos de Chávez en que afirma que ''juro por Dios y mi madre santa'' que ''nunca, jamás'' apoyó o dio protección a la FARC. Esa flagrante mentira --que cualquier venezolano puede ver en You Tube-- haría más daño a la credibilidad de Chávez en Venezuela que cualquier cosa que pueda decir o hacer Bush.

Etiquetas: , , ,

jueves 28 de febrero de 2008

La estrategia de Bush y Condoleezza: a Hugo Chávez “ni pararle y ni nombrarlo”

Me parece una estrategia muy acertada...

La estrategia de Bush y Condoleezza: a Hugo Chávez “ni pararle y ni nombrarlo”
28 Feb 2008
AP


En las altas esferas del gobierno de los EE.UU., incluído el propio Presidente Bush, se ha decidido no sólo ignorar la retórica del presidente venezolano Hugo Chávez sino ni siquiera pronunciar su nombre,según declaró hoy a la AP el subsecretario de Estado Nicholas Burns.

Burns hizo notar que Bush no pronuncia el nombre de Chávez por lo menos desde marzo del año pasado en que emprendió una gira por Latinoamérica y tampoco lo ha hecho la secretaria de Estado Condoleezza Rice desde hace ya meses.

“Lo que (Chávez) busca es atención“, dijo Burns en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros antes de dejar el cargo el marzo para dedicarse a la actividad privada. “Le estamos dejando decir lo que quiera… y eso parece incomodar al presidente Chávez“.

Burns formuló el comentario ante una pregunta sobre la declaración del director de la Inteligencia Nacional, J. Michael McConnell, el miércoles en una vista al Senado, de que Venezuela había comprado hasta cuatro veces más armas de lo que necesita y sobre si creía que Colombia pudiera ser agredida con esas armas.
“Nunca comento sobre los asuntos de inteligencia”, contestó. “Y hoy no haré la excepción”.

Empero, dijo que hablando “en términos generales” sobre Venezuela, el gobierno entendía que la polémica con Chávez estaba limitada “al gobierno de Venezuela, no al pueblo de Venezuela” y que el gobierno de Caracas “ha perdido el paso con el resto del hemisferio”.

Los comentarios corroboran las apreciaciones de analistas de que en los más altos niveles del gobierno estadounidense el nombre del gobernante venezolano ha dejado de ser pronunciado hace ya un tiempo.

La muestra más evidente que confirma la aseveración de Burns la dio Rice en enero en su visita a Medellín, Colombia, cuando en una conferencia de prensa la secretaria hizo todo lo posible para mantener a raya el tema de los insultos que Chávez había dicho en esos días contra el presidente colombiano Alvaro Uribe, un aliado de Estados Unidos.

Rice dijo que las relaciones de Colombia con Venezuela “deben ser dejadas a Colombia” y cuando abordó el tema de los insultos habló más bien de las buenas relaciones de Estados Unidos con los gobiernos centroizquierdistas de Brasil, Chile y Uruguay, ignorando completamente al gobernante venezolano.
Burns hizo lo propio en su rueda de prensa.

“Estados Unidos ha forjado una relación estrecha con casi todos en el hemisferio, con la excepción del trato gobierno-gobierno con Venezuela y el otro caso famoso de Cuba, el del gobierno de los hermanos Castro“, dijo.

Burns invitó a mirar las relaciones entre Brasil y Estados Unidos, del presidente Luiz Inacio Lula da Silva y Bush, para ver que “hemos desarrollado una estrecha asociación”.

Indicó que temprano en el día sostuvo una reunión con emisarios de la Cancillería brasileña en el Departamento de Estado para hablar de biocombustibles, Haití, el Medio Oriente y otros temas.

“Lo mismo ocurre con Chile, Panamá, Ecuador, México“, comentó. “Creo que sólo dos países que están más allá de la extrema izquierda y realmente se han aislado de la gran corriente de todas las Américas, desde Canadá a Chile y Argentina”.

Etiquetas: , , ,