lunes 7 de septiembre de 2009

Viaje al pasado en busca de justicia

Interesante articulo......... contra la injusicia
vdebate reporter

Viaje al pasado en busca de justicia
Publicado el 06.09.2009 10:29
Por Carlos Alberto Montaner

La oposición argentina se prepara para meter en la cárcel al matrimonio Kirchner cuando doña Cristina abandone la presidencia. Ambos serán acusados de apropiación indebida y malversación de fondos públicos. Dicen que no será difícil probarlo.

En Nicaragua, Daniel Ortega dirige un indecente acoso judicial contra el líder de la oposición Eduardo Montealegre para obligarlo a cambiar la Constitución, de manera que él pueda reelegirse permanentemente. En Panamá, organizan y recaban las pruebas necesarias para proceder contra Martín Torrijos por un caso de corrupción. Quienes con más saña lo quieren destruir son gentes de su propio partido.

En Perú, Fujimori está preso, pero si su hija Keiko gana la presidencia lo indultará y procederá judicialmente contra el actual gobernante Alan García y contra Alejandro Toledo, el anterior mandatario.

En el exilio norteamericano conviven el ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y el ecuatoriano Jamil Mahuad, ambos amenazados por los jueces de sus respectivos países como forma de mantenerlos alejados de casa.

La lista es mucho más larga, pero no es necesario mencionarlos a todos. Son pocos los países latinoamericanos a salvo de estas vendettas judiciales. El que triunfa, intenta liquidar al que ha salido. En estas naciones la ley no es un instrumento para reglamentar la convivencia civilizada, sino un mazo para aplastarle la cabeza al adversario, como hacían los soldados aztecas con quienes robaban frutas en el mercado: allí mismo lo descerebraban de un golpe certero y contundente en el parietal.

¿Qué hacer ante tanto despropósito judicial? La respuesta a esa pregunta contemporánea la dio, curiosamente, un guerrero feroz de la tribu de los isaurios a fines del siglo V de nuestra era cuando se convirtió en emperador de Bizancio y adoptó el nombre griego de Zenón. Inspirado en la idea católica del Juicio Final, y mortificado por el incumplimiento de los magistrados y la corrupción rampante de los funcionarios de la corte, Zenón emitió un edicto con el que instauró los “juicios de residencia” con carácter obligatorio para los funcionarios importantes del imperio.

¿Qué era eso? Durante cincuenta días, todo ciudadano convencido de que había sido víctima de una injusticia o de un atropello por parte de un juez o un funcionario, podía acusarlo ante un tribunal especialmente creado para ese fin, tan pronto éste terminara su mandato. Muy pronto, la medida se hizo tremendamente popular, pasó a la legislación medieval de otras regiones de Europa, y en el siglo XIII fue incorporada al derecho castellano en las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio, fundamento de la legislación hispana en territorio americano tras el descubrimiento de América.

Las ventajas del “juicio de residencia” eran muy notables. No se trataba de una venganza, sino de un procedimiento habitual. Todo virrey, juez o funcionario importante sabía que, tras ejercer su mando, obligatoriamente se le abriría una pesquisa judicial, sus actos de gobierno serían examinados, y sus víctimas, si las había, tendrían la oportunidad de reclamarle, así que trataba de ajustar sus actos a derecho para no convertirse él mismo en reo de delito. En el Archivo de Indias en Sevilla se conservan cientos de expedientes de estos fascinantes procesos legales que, sin duda, contribuyeron a fomentar el prestigio de la Corona española en las colonias. Lo que se esperaba del distante rey era, al menos, justicia.

Lamentablemente, los “juicios de residencia”, caracterizados por una gran complejidad burocrática, fueron asociados a las prácticas coloniales del gobierno español y no se incorporaron a los métodos de gobierno de las repúblicas latinoamericanas cuando éstas fueron creadas en el primer tercio del siglo XIX, pese a la inmensa popularidad del procedimiento entre la población.

Tal vez sería una magnífica idea retomar esa vieja tradición en nuestros días. Por una parte, serviría como freno y advertencia a cualquiera que acepte ocupar un puesto público; por la otra, le transmitiría a la sociedad una reconfortante sensación de justicia; por último, le pondría fin al uso discrecional de la ley con fines partidistas --todos estarían sujetos a esa auditoría final--, y se acabaría el espectáculo poco edificante del uso de los tribunales para machacar adversarios. A veces es posible aprender de la historia.

Etiquetas: ,

martes 25 de agosto de 2009

America Latina reacciona contra Chavez

Como luchar en contra de esto? sobre todo en Venezuela donde la corrupcion ha llegado a las instituciones que se suponian que defendian los derechos de los venezolanos: como la Asamblea Nacional, el Consejo Nacional Electoral, El Tribunal Supremo de Justicia, etc. Asi como ayer los venezolanos salimos a protestar en las calles, las leyes que Hugo Chavez y su corrupta Asamblea Nacional nos quiere imponer a la fuerza, asi tenemos que seguir actuando: protestando en las calles, en las oficinas publicas, en las instituciones privadas, etc. El tendra nuestro dinero para comprar conciencias, a paises y a politicos corruptos, pero nosotros tenemos la verdad, y nuestro derecho a ser libres y prosperos, sobre la base de una verdadera democracia, de justicia y de respeto mutuo.
vdebate reporter
EL NUEVO HERALD 23/08/2009

CARLOS ALBERTO MONTANER: América Latina reacciona contra Chávez
By CARLOS ALBERTO MONTANER
El Senado brasilero ha protestado contra el atropello de Hugo Chávez a la libertad de expresión. Hasta ahora, ese cuerpo legislativo no ha dado su conformidad al ingreso de Venezuela al MERCOSUR. El Senado paraguayo tampoco parece dispuesto a apoyar la solicitud ``bolivariana'' de acceso al organismo. El MERCOSUR tiene entre sus reglas de adhesión una ``cláusula democrática'' y el gobierno venezolano no cumple los requisitos. Los senadores sospechan de las intenciones del ``socialismo del siglo XXI'' y temen que el presidente Fernando Lugo, de la mano de Chávez, esté intentando arrastrarlos en esa dirección.
La reacción contra el chavismo, aunque demorada y todavía débil, era previsible. La vocación imperial de Chávez y su injerencismo son demasiado estridentes y oportunistas. Chávez le concede a cada aliado lo que necesita. A los candidatos de su vasta familia política les da dinero y asesoría para ganar elecciones y luego para mantenerse en el poder comprando voluntades. La maleta repleta de petrodólares descubierta en Buenos Aires con destino a los Kirchner, esa ``flor de pareja'', era sólo un botón de muestra. A las narcoguerrillas colombianas de las FARC les proporciona santuario, armas y dinero para sangrar al país vecino y al odiado gobierno de Uribe. A los terroristas de Hamás y Hezbolá y a Gadaffi los corteja con una permanente campaña antijudía y antiisraelí. En Jerusalén no olvidan que uno de los primeros actos de gobierno de Chávez fue el envío de una carta solidaria al terrorista Carlos Illich Ramírez, el Chacal, preso en una cárcel francesa por sus múltiples atentados y asesinatos contra el Estado judío. A Irán, además de antisemitismo, de acuerdo con las denuncias de la oposición, luego confirmadas por Israel, le entrega uranio para su desarrollo armamentista, le sirve de puente para la adquisición de equipos sofisticados que poseen uso bélico, mientras a los terroristas islamistas que lo requieran para sus actividades clandestinas les entrega pasaportes venezolanos que les permiten moverse con ciertas garantías de no ser detectados.
A los rusos los soborna y contenta con la compra millonaria de armas y aviones, los invita a maniobras navales conjuntas, y les ha dicho que el país examinaría de buen grado la presencia militar permanente de ese país o la instalación de una base de escucha como la de Lourdes, que existiera durante muchos años cerca de La Habana, cerrada en el 2001 por Vladimir Putin, y con la cual Moscú espiaba todas las comunicaciones norteamericanas de la costa atlántica. A los chinos, más pragmáticos, los complace comprometiendo las entregas de petróleo a un precio preferencial, para que puedan seguir creciendo al ritmo del 8 o 10% anual.
No hay la menor coherencia moral o ideológica en el sistema chavista de alianzas. A Hugo Chávez le da lo mismo el indigenismo colectivista y autoritario de Evo Morales, el islamismo fanático de Ahmadineyad, la cleptocracia kirchnerista, el estalinismo decrépito de los hermanos Castro, el capitalismo mafioso de Rusia o la versión salvaje y autoritaria que arraigó en China. Le tiene sin cuidado si sus aliados de Hamás y Hezbolá dinamitan autobuses escolares o instituciones de beneficencia, como ocurrió con la AMIA en Buenos Aires, o si secuestran ciudadanos indefensos, extorsionan y trafican en drogas, como sucede con las FARC colombianas. Todo lo que se les exige es que practiquen alguna suerte de antiamericanismo, le den respaldo político y diplomático a su proyecto de conquista planetaria y sean renuentes al mercado y a las libertades individuales.
En su gráfico lenguaje cuartelero, Chávez se refirió a uno de sus adversarios, al que obligó a abandonar el país para no acabar en la cárcel, como ``un loco con un cañón''. En realidad, el loco provisto de un cañón es él, y no deja de disparar constantemente contra cualquiera que se mueva, lo critique o le moleste. ¿En qué terminará su vertiginosa aventura? Obviamente, en el desastre. No se puede pelear en tantos frentes sin que en algún momento sobrevenga la derrota. La reacción de los senados de Brasil y Paraguay es todo un símbolo.
Después de escrito este artículo, hace unas horas, fue encausado en New York el oficial de inteligencia sirio Jamal Yousef, con pasaporte venezolano, acusado de de intentar venderles a las FARC un impresionante arsenal en el que había 18 misiles tierra-aire para derribar aviones. La transacción incluía el intercambio de una tonelada de cocaína. Yousef había vivido en Venezuela al amparo del gobierno de Hugo Chávez y se había trasladado a Honduras en época del gobierno de Zelaya. El actual gobierno hondureño lo entregó a las autoridades norteamericanas por medio de la DEA.
www.firmaspress.com
(C) Firmas Press

Etiquetas: , , , , ,

sábado 23 de mayo de 2009

La siniestra tecnologia de represion que Fidel Castro le pone a disposicion a Hugo Chavez

Carlos Montaner es un excelente periorista cubano y conoce muy bien lo que pasa en Venezuela. Me da esperanzas lo que dice de Venezuela, que es verdad: que no respetamos a Hugo Chavez, y que ve un final feliz en nuestro pais. Dios lo escuche.
vdebate reporter



Carlos Alberto Montaner le abrió las puertas de “Firmas Press” a Noticias24 en Miami, para contar las diferencias y similitudes que hoy en día, unen a la revolución cubana con la venezolana y aseguró que EE.UU no hará nada “para sacar a Hugo Chávez del poder”.

Iralyn Valera
Noticias24

Cientos de cubanos han huido buscando la libertad desde hace medio siglo. Uno de ellos fue el periodista y escritor Carlos Alberto Montaner. Comenzó una vida lejos de una revolución de la cual, no se ha podido desligar. Hasta hoy, le ha tocado seguirle los pasos a la misma dictadura que lo obligó a dejar Cuba sin tener permitido mirar hacia atrás.

Entre Noticias24 y Carlos Alberto Montaner se despertó de manera espontánea un debate que intentó dejar al descubierto si ciertamente, en el pasado de Cuba, está desdibujado una señal de alerta que podría estar reflejando el nacimiento de una nueva historia política en Venezuela.

Montaner confiesa tener la “peor” opinión del presidente Hugo Chávez. Asegura discrepar de aquellos que dicen que el jefe de Estado venezolano es “inteligente y astuto”.

“Yo ni siquiera pienso eso. Es un gran comunicador de sandeces, pero a mi me pasa lo mismo con Fidel Castro. Yo no soy quien para juzgar a Hugo Chávez y a Fidel Castro, porque son dos perfectos idiotas.”

“Fidel Castro ayuda a Chávez en la construcción de la jaula”
A pesar de la llegada de Raúl Castro al poder, Montaner asegura que su gestión presidencial no traerá entre sus pasos la libertad para la isla. El escritor cubano definió la palabra “libertad”: ‘como el derecho humano que permite la capacidad de tomar decisiones individuales sin coacción de los Poderes Públicos’. Esa definición en Cuba -según contó- sólo se ajusta a la cúpula dirigente del gobierno cubano y al propio caudillo.

“No sólo deciden lo que se puede leer, escribir y creer de la historia, sino todo lo que vas a comer y cuánto vas a ganar. Todas las decisiones de tu vida son secuestradas por un señor que cree tener tanta información y ser tan genial, que él puede decidir en nombre de todos de una manera mucho más benévola. Pero donde se llega al punto más cruel es cuando entran en el territorio afectivo y te dicen a quién puedes apreciar y a quién tienes que detestar. No se puede tratar afectuosamente a una persona que tiene ideas distintas a la revolución.”

El periodista cubano cree que Venezuela se caracterizaba por una “extrema cordialidad”, pero asegura que desde hace algunos años, se ha instalado “un clima de crispación” entre aquellos que tienen diferentes ideas políticas.

“Llegará un momento, en que se convertirá en delito el tener una carga afectiva positiva hacia alguien que tenga ideas políticas diferentes”, advirtió.

Se podría plantear que el interés del gobierno cubano se fundamenta en la riqueza petrolera del país, pero hay que preguntarse también:
¿Cuál es el interés del gobierno venezolano sobre Cuba?
Algunos sostienen que se trata del sólido sistema de seguridad que el líder cubano le proporciona actualmente al presidente venezolano, Hugo Chávez.

“Él (Chávez) no confía en la seguridad venezolana.
Cuba le proporciona seguridad e información. Todo el sistema de espionaje venezolano fue montado por Cuba y sigue siendo operado por cubanos. El castrismo le suministra a Chávez lo mismo que Rusia le suministro a la isla en los años sesenta: la construcción de la jaula.”

Montaner explicó que cuando comenzó la revolución cubana, el gobierno de Fidel Castro no sabía cómo hacer un Estado totalitario.“Podían tener la vocación, pero no sabían. Eso se trata de una técnica”, dijo.

“Esa siniestra tecnología es la que Fidel Castro le pone a disposición a Hugo Chávez. ”

Carlos Alberto Montaner cree que es “viable” instaurar un proyecto político como el cubano sobre Venezuela. Una parte importante de los venezolanos sostienen que esto no sería posible porque la sociedad cubana y la venezolana, fueron construidas en tiempos y circunstancias diferentes.

“Es parte de la ingenuidad que uno oye. Todos los pueblos dicen cosas parecidas. Los cubanos tenían la superstición de ser un pueblo que se había revelado contra todas las tiranías y hoy, es el pueblo más dócil del mundo”.

El escritor cubano asegura que en Venezuela -bajo el gobierno del presidente Hugo Chávez- se está repitiendo la historia que llegó a Cuba en 1959 y de la cual, no se han podido separar.

“Hugo Chávez no tiene la prisa que tenía Fidel Castro para apoderarse del aparato productivo, esto es porque Chávez tiene el 80 por ciento del aparato productivo cuando controla el petróleo. El caso de Cuba era diferente. Él (Chávez) sabe que esa estructura de poder que tiene es muy ineficaz para manejar la pequeña y media empresa venezolana y por ello, prefiere controlarla desde arriba.”

Montaner sostiene que si el costo para oponerse al proyecto político del mandatario venezolano es muy “alto”, es probable que algunos sectores del país prefieran “acomodarse”.

“El bravo pueblo venezolano era como el bravo pueblo húngaro y éste también acabó dominado. Hay una cosa terrible de estas dictaduras y es que llega un punto, en que la rebelión es tan costosa y tan difícil que lo único que queda es escapar. Por eso, el comunismo no terminó con la gente luchando contra los comunistas, sino escapando de ellos.”

El escritor cree que no queda mucho tiempo para que poco a poco, el Gobierno Nacional “cierre el círculo” y aseguró que llegará el momento en el que los venezolanos no podrán viajar al exterior por la falta de divisas.

“Llegará el momento en la que la represión aumentará. Tienen el control de los tribunales y pronto, tendrán el control de los medios de comunicación. No hay límites en su autoridad. Una de las próximas cosas será la adquisición de los medios de comunicación que no controla. Las presiones económicas también llegarán.”

Asimismo, asegura que el presidente Hugo Chávez acusará a los medios de comunicación “por cualquier cosa”, con el fin de lograr el control absoluto de aquello que hasta hoy, no ha podido “someter”.

“La democracia se convierte en una burla. Todo lo que Chávez no controle lo destruirá o lo sustituirá”.

“Estados Unidos no va a hacer nada para sacar a Chávez del poder.”
Carlos Alberto Montaner cree que el presidente Hugo Chávez mantiene un lazo afectivo con las zonas rurales del país, un terrero que hasta el momento, no ha podido ser reconquistado por el sector opositor.

Sin embargo, asegura que el problema no nace sólo de la dirigencia opositora, sino de la propia sociedad civil que parece “estar acostumbrándose”.

“El problema no es el sector opositor. El sector opositor es la expresión de una parte de la sociedad venezolana.”

Por otro lado, descartó que el gobierno de Estados Unidos vaya a hacer algo para desplazar al presidente Hugo Chávez del poder. Sin embargo, aseguró que para el jefe de Estado venezolano, el presidente Barack Obama será una figura “muy difícil” de manejar.

“Obama se convierte en una persona mucho más difícil de atacar. Para Chávez es un problema más serio. Yo creo que los americanos no tendrán una actitud de enfrentamiento verbal con Chávez. Le van a seguir comprando el petróleo, pero intentarán disminuir su dependencia. Estados Unidos no va a hacer nada para sacar a Chávez del poder.”

Montaner sostuvo que para los Estados Unidos, Venezuela es sólo un suministrador de petróleo ¿En qué momento se pueden complicar las relaciones? “Si la seguridad norteamericana siente que la alianza con Irán y las relaciones con el islamismo terrorista, se convierten en algo muy peligroso”, dijo el escritor cubano.

Pese a los escenarios políticos que parecieran encapotar el cielo de Venezuela, Carlos Alberto Montaner asegura que sí existe una salida eventual para esta nación suramericana que desde 1999, decidió aportar por la revolución del entonces teniente coronel Hugo Chávez Frías.

“Se resquebrajará la estructura de poder. En algún momento, el disparate económico será muy grande. Los conflictos interpersonales son muy grandes. Uno sabe que hay mucha gente cercana a Hugo Chávez que no siente respeto por él.”

Montaner cree que a diferencia de Fidel Castro, a Chávez ni le temen ni le respetan. “La cúpula dirigente teme y respeta a Fidel (…) a Hugo Chávez ni le temen ni le respetan las clases dirigentes del chavismo, lo ven como un instrumento para enriquecerse en el poder.”

Este escritor cubano, abandonó Cuba cuando tenía tan sólo 18 años. Estuvo en prisión bajo el régimen del líder Fidel Castro y hoy, cuenta que con el apoyo de un grupo de venezolanos, logró huir y pedir asilo en una embajada. Su experiencia con la política cubana y las huellas que en él dejó la revolución, no le permiten dejar de creer que pronto, “más temprano que tarde, existirá una salida para Venezuela”, aunque asegura que las consecuencias del chavismo para el país “serán nefastas”.

Carlos Alberto Montaner escribió un libro que llamó: “Viaje al corazón de Cuba” y en una copia escribió para Noticias24: “Cuento con que la historia de Venezuela tenga un final feliz” (…) el mismo anhelo que una parte de los venezolanos desea para el pueblo cubano y para toda América Latina.

Etiquetas: , , ,

lunes 28 de enero de 2008

Chavez contra Uribe en el hemisferio

Donde esta la OEA para que diga algo..... Sinceramente estas instituciones son buenas para casi nada.....
vdebate reporter
Chávez contra Uribe en el hemisferio
CARLOS ALBERTO MONTANER

Después de todo, tal vez el rey Juan Carlos no tenía razón. A Chávez no hay que callarlo, sino dejarlo hablar. El es su peor enemigo. El gobierno colombiano no tiene que defenderse de los ataques de Hugo Chávez. Lo que debe hacer es divulgarlos. El espectáculo de ese pintoresco personaje vestido de rojo profiriendo los peores insultos contra el presidente Alvaro Uribe es el mejor argumento en contra del desquiciado venezolano. Quien vea y escuche esas groseras ofensas sólo puede pensar que está ante un matón de quinta categoría al que urgentemente hay que colocarle una camisa de fuerza.
Pero hay algo más que locura y violencia verbal. El espionaje venezolano está interesado en el funcionamiento de los cuarteles del país vecino: mientras se desarrollaba este grotesco episodio, la revista Cambio de Bogotá revelaba que la inteligencia colombiana había descubierto la intensa penetración del aparato subversivo chavista en las instituciones militares nacionales, incluida la deserción del coronel Carlos Alberto García, quien se habría pasado a Venezuela con importantísimas informaciones sobre las operaciones secretas de la lucha antiterrorista. Simultáneamente, El Nuevo Herald, en un artículo firmado por Gonzalo Guillén, contaba cómo millares de balas compradas o producidas para las fuerzas armadas de Venezuela habían ido a parar a manos de las narcoguerrillas comunistas de las FARC y del ELN, dos organizaciones calificadas como terroristas por la Unión Europea y por cualquier persona que no tenga las entendedoras atontadas por el fanatismo ideológico.
Parece evidente, pues, que los dos países, como resultado de las injerencias de Hugo Chávez, van camino de una confrontación, lo que no quiere decir que el conflicto evolucionará hacia una guerra abierta y declarada. Sin embargo, inevitablemente todo el hemisferio se verá obligado a tomar posiciones. Estados Unidos y Canadá, que son dos democracias maduras a las que el venezolano no tiene forma de amedrentar, apoyarán a Colombia y a su presidente Uribe, que hoy cuenta con el 80% del respaldo popular en su patria de acuerdo con una encuesta reciente de Gallup.
El México de Felipe Calderón, empeñado en apaciguar a la izquierda doméstica y acosado por su lucha contra el narcotráfico, ha vuelto a refugiarse en la indiferente hipocresía de la doctrina Estrada --no injerencia en los asuntos internos de otra nación aunque se violen todos los derechos humanos-- y ha optado por una diplomacia vergonzante y blandengue, alejada de la que desplegaran Ernesto Zedillo y Vicente Fox, aunque bajo cuerda y en silencio intentará ayudar a los colombianos.
Los países centroamericanos y del Caribe tratarán de ignorar el problema (Panamá, Guatemala, Honduras, Belice, República Dominicana y los cayos e islas con bandera e himno regados por el Caribe) para no perder las ventajas de los acuerdos petroleros con Caracas, aun cuando sus secretas simpatías estén con Uribe. Las excepciones serán Costa Rica, cuyo presidente, don Oscar Arias, no teme colocarse paladinamente junto a quienes defienden la libertad y la democracia, y El Salvador, donde Tony Saca no se oculta para denunciar la complicidad creciente entre la oposición del Frente Farabundo Martí y las redes subversivas bolivarianas. La Nicaragua de Daniel Ortega, sin embargo, con la oposición de la mayoría parlamentaria, se colocará francamente en el campo chavista. Para Daniel Ortega, las narcoguerrillas terroristas de las FARC y del ELN son sus hermanas ideológicas y Hugo Chávez el nuevo adalid revolucionario.
La región andina es otro cantar. Rafael Correa, el presidente ecuatoriano, es profundamente antiuribista y ya su cancillería comenzó a jugar maquiavélicamente con el lenguaje diplomático. Para Correa, quien no considera a Fidel Castro un dictador, mientras sostiene que Chávez es el único presidente latinoamericano al que le ha oído decir cosas inteligentes, de manera muy coherente con esa retorcida manera de percibir la realidad opina que las FARC de los secuestros, los asesinatos y el narcotráfico no son fuerzas terroristas, sino irregulares. Alan García, en cambio, que siente un profundo desprecio intelectual por Chávez, y que tiene en su casa peruana al chavista Humala haciendo de las suyas y dirigiendo a una buena parte de la oposición, respaldará sin miedo a Uribe.
En el sur, Chile es el único país que decidida aunque discretamente se colocará junto a Colombia. La Argentina de la señora Kirchner, comprometida con los maletazos llenos de petrodólares, el Brasil de Lula da Silva --demócrata y prudente dentro de sus fronteras, pero irresponsable y prodictadura en el exterior--, la Bolivia de Evo Morales (discípulo amado de Hugo Chávez), el Uruguay de Tabaré Vázquez, con cierta repugnancia antropológica, pero atado al lenguaje de la izquierda, militarán de una u otra manera en el bando de Chávez. Paraguay, que pesa poco en el terreno internacional, no entrará en la contienda, aunque la mayoría colorada no tiene la menor simpatía por el venezolano.
Con este panorama, el otoño próximo va ser para alquilar balcones. Este año la Cumbre Iberoamericana será en El Salvador y todos los protagonistas de la presente trifulca se sentarán en la misma mesa. Tal vez el rey Juan Carlos deba modificar sus instrucciones a Hugo Chávez. En vez del legendario ''¿Por qué no te callas?'' lo más sensato acaso sea decirle: ``Hable, presidente, para que se hunda. Hable mucho''.
www.firmaspress.com
© Firmas Press

Etiquetas: , ,