martes 10 de noviembre de 2009

Ataque a la bloguera cubana

Ataque a bloguera cubana ¿cambio de política?
Fernando Ravsberg

La Habana

Para Sánchez, "fue como un viaje al terror, 25 minutos que a mí me parecieron una eternidad".
La bloguera Yoani Sánchez, aseguró a BBC Mundo que el pasado viernes fue arrestada durante 25 minutos por un grupo de hombres de civil, metida en un automóvil y golpeada para impedir que llegase a una manifestación pública.

No tiene hematomas, marcas o cicatrices a la vista pero afirmó que eso se debe a la habilidad de los captores para golpear, a los que describió como "gente entrenada en la violencia".

Es una de las blogueras con más reconocimiento internacional. Tiene, entre otros, el premio Ortega y Gasset, entregado por el periódico El País de España. Su blog, al que no se puede acceder desde Cuba por los filtros, mantiene una línea constante de crítica al gobierno cubano.

El ataque contra Yoani implicaría un cambio de política porque hasta ahora ella ha participado en actividades públicas, presentó colateralmente un libro en la Feria del Libro, reclamó con micrófonos mayor libertad en la bienal de artes plásticas y finalmente le dieron la palabra para que opine sobre internet en un debate de la revista cubana Temas.

Nos recibió en su casa del barrio de Nuevo Vedado, sentada en una silla y apoyada en una muleta.

¿Cuándo y cómo fue detenida?

Tengo varias marcas, en las nalgas sobre todo, lamentablemente no puedo mostrarlas. Durante todo el fin de semana tuve inflamado el pómulo y la ceja. Y sobre todo tengo mucho dolor en la zona lumbar

Fue a las 1745 (hora local) en el centro de La Habana cuando nos dirigíamos hacia una pequeña marcha contra la violencia, organizada por un grupo de artistas. Éramos tres blogueros y una amiga y fuimos interceptados por un carro de civiles, tres hombres fornidos que nos dijeron que teníamos que subir al auto. Nos resistimos porque no mostraron nada que los identificasen como una autoridad, me hubiera comportado diferente si hubiera sido un uniformado. Les pedí que trajeran un policía, llamaron y llegó una patrulla de policía que se llevó a las otras dos muchachas y nos dejó a Orlando y a mí en manos de los otros.

¿Fue a plena luz del día, frente a una parada de autobús llena de gente, pidió auxilio?

Sí, grité "auxilio son unos secuestradores, avisen a la policía". Las personas estaban inmovilizadas, primero por el terror, no es una escena muy común en las calles habaneras ver secuestrar a cuatro jóvenes. Y además uno de los secuestradores los paralizó con una frase, les dijo "no se metan que estos son unos contrarrevolucionarios". A partir de ahí la gente seguía con curiosidad pero sin ninguna intención de intervenir.

¿Qué pasó dentro del automóvil?

Creo que esto fue una acción aleccionadora, es darte un susto

Yo me resistí todo el tiempo, no creo haberles podido hacer mucho daño porque son personas entrenadas pero mordí, arañé e incluso le apreté los testículos a uno de ellos. Me metieron dentro del carro cabeza abajo, me golpearon en la cabeza y me pusieron una rodilla en el pecho. Decían frases violentas como "Yoani hasta aquí llegaste", "se acabaron las payasadas", "no vas a poder seguir con tu jueguito". Todo con mucha violencia, empujones y gritos.

¿Le dejaron alguna marca en el cuerpo?

Tengo varias marcas, en las nalgas sobre todo, lamentablemente no puedo mostrarlas. Durante todo el fin de semana tuve inflamado el pómulo y la ceja. Y sobre todo tengo mucho dolor en la zona lumbar. Perdí mucho pelo pero en esta abundante cabellera no se nota.

¿Cuánto tiempo los tuvieron detenidos?

Fue como un viaje al terror, 25 minutos que a mí me parecieron una eternidad.

¿Qué pasó, qué cambió para que le hicieran eso cuando nunca la habían tocado?

No he pasado yo la línea roja sino ellos, están temiendo. Ven que el tema de la blogósfera se extiende como un virus. Creo que esto fue una acción aleccionadora, es darte un susto y decirte "hasta aquí". Yo vi en la mirada de esos hombres la del perro que ha querido durante mucho tiempo comer determinada carne y el dueño le dice "No". Ahora les dijeron puedes morder.

¿No cree que tiene que ver con vuestra creciente actividad en la calle?

En el futuro muchos blogueros van a evolucionar hacia el activismo cívico, otros hacia el periodismo, algunos a una corriente mas artística, otros seguirán el camino de la catarsis y algunos un camino político. Pero vamos en aumento, ya yo no doy para la cantidad de gente que quiere que la ayude a abrir un blog

Sí, ellos tienen un tipo de respuesta cuando uno hace una labor virtual y otra cuando hace una real. Lo que pasa es que la elección que hicieron fue muy desafortunada y con un alto costo político. Hubiera sido mejor dejarme participar y tratar de ridiculizarme.

¿Cuánto cambió su vida con el premio Ortega y Gasset?

Mi vida cambió mucho en algunos aspectos y en otros se mantuvo igual. No tengo equipo de trabajo ni secretaria ni auto. Sin embargo, el nivel de agresión estatal aumentó con una andanada de difamaciones, incluso el propio ataque de Fidel Castro en el libro. Aumentó el cerco policial, yo y mi familia hemos recibido intimidaciones.

¿Le afectan o le benefician estos ataques?

Es que quieren aplicar los viejos métodos de difamación sin comprender el fenómeno bloguer. Esos ataques lo único que hacen es generar más entradas en Google con mi nombre, más solidaridad de la comunidad bloguer internacional.

Esos ataques lo único que hacen es generar más entradas en Google con mi nombre, más solidaridad de la comunidad bloguer internacional

El problema es que no tienen las nuevas armas, no tienen la creatividad ni la libertad. Para combatir este fenómeno hay que ser libre. Pero ellos todo lo que hacen deber ser "autorizado" por sus superiores.

El gobierno acaba de legalizar el acceso de los cubanos a internet en los hoteles, ¿cómo los beneficia eso a ustedes?

La prohibición está levantada desde junio pero en agosto se bloquea la plataforma de blogs Voces cubanas. Nos dicen sí, ahora pueden entrar pero vamos a cerrar unas cuantas puertas. Es un toma y daca muy peligroso para ellos porque en eso aparecen las pértigas que no pasan por su control.

¿Cómo ve el futuro como blogueros?

Es difícil ver el futuro de algo que no constituye un bloque, algo que no tiene una cabeza, aunque muchas personas quieran focalizarlo en Yoani. Eso es lo que hace más difícil combatir el fenómeno. En el futuro muchos blogueros van a evolucionar hacia el activismo cívico, otros hacia el periodismo, algunos a una corriente mas artística, otros seguirán el camino de la catarsis y algunos un camino político. Pero vamos en aumento, ya yo no doy para la cantidad de gente que quiere que la ayude a abrir un blog.

Etiquetas: , , ,

sábado 25 de julio de 2009

La BBC retrata la vida de los iranies en la Venezuela Bolivariana

La BBC retrata la vida de los iraníes en la Venezuela bolivariana

ND (25/07/09-9:50am).- La BBC de Londres publica este sábado un trabajo sobre la presencia iraní en Venezuela. Según el gobierno nacional, viven en el país cerca de un millar de iraníes, presencia que, de acuerdo con la periodista Sandra Colmenares, ha sido satanizada "porque ahora están llegando en grandes números".

A continuación el trabajo de Anahí Aradas para la BBC de Londres:

Cinco iraníes disfrutan un té de sobremesa a resguardo de la lluvia tropical que azota estos días la ciudad de Caracas.

Más allá y cubierta con un pálido chador una mujer estudia la carta del menú del Persépolis, el único restaurante iraní de la ciudad.

"Abrí este local hace cinco años porque ahora hay muchos hombres de negocios iraníes en Caracas y necesitan comida halal (hecha con carne de animal sacrificado según los ritos que dicta el Islam), ya que muchos lo único que pueden comer en los restaurantes venezolanos es pescado", explica Essy Nohreh.

Nohreh es iraní y conoció Venezuela durante el gobierno militar de Pérez Jiménez en los años 50, se casó con una venezolana, emigró a Estados Unidos y hace unos años decidió regresar al Caribe con su familia.

"Gente trabajadora y pacífica"

Durante el almuerzo, Nohreh supervisa este local de atmósfera íntima atendiendo personalmente a sus compatriotas, entre ellos -señala con la mirada- al embajador iraní.

Habla de la buena relación que mantiene con los venezolanos, con los que encuentra similitudes en muchos aspectos, sobre todo en su "orientación familiar". Pero difiere con ellos en "su afición por las discotecas y las bebidas alcohólicas" y en que "nosotros estamos controlados por la religión".

"Somos gente trabajando junta. Quizás a los ricos en Venezuela no les gusta Chávez y no les gusta Irán porque no quieren que negociemos, pero los iraníes son pacíficos y grandes trabajadores".

Pequeña, dispersa y fluctuante

Fuentes oficiales afirman que en Venezuela residen cerca de un millar de iraníes, aunque esta cifra se dobla cuando se pregunta a miembros de la comunidad.

En lo que todos coinciden es en que se trata de un colectivo pequeño, fluctuante y disperso, mayormente compuesto por gente que trabaja en proyectos conjuntos, tales como fábricas de automóviles en Apure, tractores en Bolívar, constructoras de viviendas en Guárico y plantas de procesado de alimentos en Barquisimeto.

Tampoco se trata de una comunidad homogénea, sino dividida entre los recién llegados –generalmente afines a las líneas del gobierno bolivariano que les da empleo- y aquellos que desde hace décadas regentan negocios y sufren los embates de la falta de divisas para la importación.

Pero es difícil retratar fielmente a esta comunidad, ya que la embajada de Irán no aporta datos y muchos iraníes prefieren no hablar.

Venezuela, un mundo "mejor"

"Tienen miedo a perder sus trabajos y sus comercios", explica Jahan, de 26 años. "En Irán la situación es muy delicada, hay un paro enorme, los sueldos son muy bajos y esto es como una puerta para los iraníes".

Jahán, hijo de un iraní y una venezolana, ha vivido en Irán casi toda su vida, pero hace un año decidió venir a Caracas en busca de trabajo. "Aún dependo de ayuda de mis abuelos pero voy haciendo".

"Muchos de los que venimos pensamos en trabajar un tiempo aquí e ir a Estados Unidos. Aquí tenemos más ingresos y nos sentimos más libres y felices que en Irán, a pesar de que es mucho más inseguro".

En cuanto a la religión, dice que "las nuevas generaciones no quieren saber nada de la religión y los que la practican lo hacen por complacer a la sociedad y no perder el trabajo".

Presencia satanizada

Para Sandra Colmenares, periodista venezolana vinculada a la comunidad iraní, no se ha sabido acoger correctamente a esta comunidad.
Mujer iraní


"Se ha satanizado la presencia de los iraníes porque ahora están llegando en grandes números, pero ellos vienen porque son gente trabajadora y se les está ofreciendo una posibilidad de negocio".

"No se valora que están llevando a cabo un gran esfuerzo de adaptación. Muchos pierden peso al llegar por lo difícil que es encontrar carne halal y otros, que en toda su vida no han visto ni un codo en público y de repente tienen que ver los pechos operados de todo el mundo, es chocante, no es fácil", apuntó.

Relación polémica

Pese a evidentes diferencias culturales y religiosas, la comunión de intereses de grandes naciones petroleras da lugar a cierta comprensión mutua entre venezolanos e iraníes.

Los que defienden esta relación afirman que Venezuela ofrece excelentes oportunidades de negocio y una entrada comercial a Centroamérica, mientras Irán pone de su parte aportando expertos y tecnología.

Los que la critican seguirán emitiendo acusaciones mientras los polémicos presidentes de las dos naciones, Hugo Chávez y Mahmoud Ahmadinejad, sigan impulsando una relación envuelta en un aura de misterio.

Pero al margen de este teatro político, los iraníes de a pie en Venezuela parecen reclamar entre susurros su derecho a ser vistos como un colectivo inmigrante más, en busca de un mejor destino.

Etiquetas: , , ,