martes 25 de agosto de 2009

America Latina reacciona contra Chavez

Como luchar en contra de esto? sobre todo en Venezuela donde la corrupcion ha llegado a las instituciones que se suponian que defendian los derechos de los venezolanos: como la Asamblea Nacional, el Consejo Nacional Electoral, El Tribunal Supremo de Justicia, etc. Asi como ayer los venezolanos salimos a protestar en las calles, las leyes que Hugo Chavez y su corrupta Asamblea Nacional nos quiere imponer a la fuerza, asi tenemos que seguir actuando: protestando en las calles, en las oficinas publicas, en las instituciones privadas, etc. El tendra nuestro dinero para comprar conciencias, a paises y a politicos corruptos, pero nosotros tenemos la verdad, y nuestro derecho a ser libres y prosperos, sobre la base de una verdadera democracia, de justicia y de respeto mutuo.
vdebate reporter
EL NUEVO HERALD 23/08/2009

CARLOS ALBERTO MONTANER: América Latina reacciona contra Chávez
By CARLOS ALBERTO MONTANER
El Senado brasilero ha protestado contra el atropello de Hugo Chávez a la libertad de expresión. Hasta ahora, ese cuerpo legislativo no ha dado su conformidad al ingreso de Venezuela al MERCOSUR. El Senado paraguayo tampoco parece dispuesto a apoyar la solicitud ``bolivariana'' de acceso al organismo. El MERCOSUR tiene entre sus reglas de adhesión una ``cláusula democrática'' y el gobierno venezolano no cumple los requisitos. Los senadores sospechan de las intenciones del ``socialismo del siglo XXI'' y temen que el presidente Fernando Lugo, de la mano de Chávez, esté intentando arrastrarlos en esa dirección.
La reacción contra el chavismo, aunque demorada y todavía débil, era previsible. La vocación imperial de Chávez y su injerencismo son demasiado estridentes y oportunistas. Chávez le concede a cada aliado lo que necesita. A los candidatos de su vasta familia política les da dinero y asesoría para ganar elecciones y luego para mantenerse en el poder comprando voluntades. La maleta repleta de petrodólares descubierta en Buenos Aires con destino a los Kirchner, esa ``flor de pareja'', era sólo un botón de muestra. A las narcoguerrillas colombianas de las FARC les proporciona santuario, armas y dinero para sangrar al país vecino y al odiado gobierno de Uribe. A los terroristas de Hamás y Hezbolá y a Gadaffi los corteja con una permanente campaña antijudía y antiisraelí. En Jerusalén no olvidan que uno de los primeros actos de gobierno de Chávez fue el envío de una carta solidaria al terrorista Carlos Illich Ramírez, el Chacal, preso en una cárcel francesa por sus múltiples atentados y asesinatos contra el Estado judío. A Irán, además de antisemitismo, de acuerdo con las denuncias de la oposición, luego confirmadas por Israel, le entrega uranio para su desarrollo armamentista, le sirve de puente para la adquisición de equipos sofisticados que poseen uso bélico, mientras a los terroristas islamistas que lo requieran para sus actividades clandestinas les entrega pasaportes venezolanos que les permiten moverse con ciertas garantías de no ser detectados.
A los rusos los soborna y contenta con la compra millonaria de armas y aviones, los invita a maniobras navales conjuntas, y les ha dicho que el país examinaría de buen grado la presencia militar permanente de ese país o la instalación de una base de escucha como la de Lourdes, que existiera durante muchos años cerca de La Habana, cerrada en el 2001 por Vladimir Putin, y con la cual Moscú espiaba todas las comunicaciones norteamericanas de la costa atlántica. A los chinos, más pragmáticos, los complace comprometiendo las entregas de petróleo a un precio preferencial, para que puedan seguir creciendo al ritmo del 8 o 10% anual.
No hay la menor coherencia moral o ideológica en el sistema chavista de alianzas. A Hugo Chávez le da lo mismo el indigenismo colectivista y autoritario de Evo Morales, el islamismo fanático de Ahmadineyad, la cleptocracia kirchnerista, el estalinismo decrépito de los hermanos Castro, el capitalismo mafioso de Rusia o la versión salvaje y autoritaria que arraigó en China. Le tiene sin cuidado si sus aliados de Hamás y Hezbolá dinamitan autobuses escolares o instituciones de beneficencia, como ocurrió con la AMIA en Buenos Aires, o si secuestran ciudadanos indefensos, extorsionan y trafican en drogas, como sucede con las FARC colombianas. Todo lo que se les exige es que practiquen alguna suerte de antiamericanismo, le den respaldo político y diplomático a su proyecto de conquista planetaria y sean renuentes al mercado y a las libertades individuales.
En su gráfico lenguaje cuartelero, Chávez se refirió a uno de sus adversarios, al que obligó a abandonar el país para no acabar en la cárcel, como ``un loco con un cañón''. En realidad, el loco provisto de un cañón es él, y no deja de disparar constantemente contra cualquiera que se mueva, lo critique o le moleste. ¿En qué terminará su vertiginosa aventura? Obviamente, en el desastre. No se puede pelear en tantos frentes sin que en algún momento sobrevenga la derrota. La reacción de los senados de Brasil y Paraguay es todo un símbolo.
Después de escrito este artículo, hace unas horas, fue encausado en New York el oficial de inteligencia sirio Jamal Yousef, con pasaporte venezolano, acusado de de intentar venderles a las FARC un impresionante arsenal en el que había 18 misiles tierra-aire para derribar aviones. La transacción incluía el intercambio de una tonelada de cocaína. Yousef había vivido en Venezuela al amparo del gobierno de Hugo Chávez y se había trasladado a Honduras en época del gobierno de Zelaya. El actual gobierno hondureño lo entregó a las autoridades norteamericanas por medio de la DEA.
www.firmaspress.com
(C) Firmas Press

Etiquetas: , , , , ,

domingo 17 de agosto de 2008

Inflacion y Populismo pone en riesgo avances para combatir la pobreza en Latinoamerica

De acuerdo, los paises latinoamericanos tienen que trabajar mas para combatir la pobreza. La inflacion mundial es una de sus primeras causa, pero como???
vdebate reporter
EL TIEMPO-COLOMBIA 12/08/2008
Inflación y populismo ponen en riesgo avances para combatir la pobreza en Latinoamérica
Foto: GDA - El Mercurio
Chile Barrio es el programa insignia del país austral para mejorar las condiciones de barrios pobres.
A estos factores se suma que algunos de los programas antipobreza, que junto con el crecimiento económico han sido la clave para paliar esta situación, se están quedando en el asistencialismo.
Por eso, corren el riesgo de ser insostenibles al no ofrecer alternativas de empleo o de productividad.La situación amenaza diez años de una lenta pero continua disminución de la pobreza en América Latina, que ha permitido que 47 millones de personas salgan de esa condición.De acuerdo con las estadísticas de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), tras el éxito chileno, Costa Rica es el país con el menor índice de pobreza en América Latina.En contraste, los peores resultados los muestra Nicaragua. En el registro de la Cepal no está Haití, del que el organismo no reporta estadísticas, pero se sabe que es de lejos el último.Desde México y hasta Argentina, la región ha visto cómo los programas de 'transferencia condicionada de recursos', a través de los que los cuales se entrega dinero en efectivo o soluciones inmediatas a los más pobres, han registrado resultados que en general han sido favorables, pero que en el caso chileno y brasileño son catalogados como exitosos. En Colombia esta estrategia se usa en el programa Familias en Acción.Hasta antes de la década de los 90, los programas contra la pobreza que se aplicaban en la región eran de corta duración y para muchas necesidades, aunque sin una planeación y unos objetivos bien definidos.Así mismo, hacían parte de un plan de gobierno que en muchos casos se comenzaban a aplicar cuando el período del mandatario de turno ya estaba adelantado. Y en aras de mostrar resultados, gran parte de su ejecución se hacía cuando el Presidente estaba próximo a salir.De esta manera, no se podían adelantar verdaderos progresos en materia de disminución de la pobreza y mejoramiento de las condiciones sociales de la población.
Se cambia el modeloSin embargo, el cambio en las estrategias para combatir la pobreza comenzó en Chile, país que se convirtió en un modelo de desarrollo en la región antes de finalizar la década de los 80. "Allí las políticas que se pusieron en marcha desde el comienzo no eran de Gobierno sino de Estado, por lo que su continuidad ha llevado a que en el índice de pobreza chileno sea del 13,7 por ciento al cierre del 2006, el más bajo de la región, e incluso comparable con naciones de alto desarrollo", dijo a EL TIEMPO María Teresa Lafaurie, consultora y asesora en programas sociales.Los cálculos de la Cepal indican que en el 2007 el 35,1 por ciento de los latinoamericanos era considerado pobre, esa cifra es menor al 42,5 por ciento registrado en el 2000 y mucho menos del 45,7 por ciento que había en 1994.El estudio Dinámica demográfica y políticas para aliviar la pobreza de la Cepal explica que una de las trabas para combatir la pobreza está en que pese a que en la región existe un importante número de programas para atender a los menos favorecidos, muchos de ellos están desarticulados, persiguen idénticos objetivos y son gestionados por entidades diferentes.Además, Lafaurie considera que otro riesgo está en la apertura de muchos programas simultáneamente y en el uso político que algunas veces se les da. Mencionó el caso de Venezuela, donde muchas estrategias contra la miseria están dirigidas a lograr apoyos para el Gobierno.Cifras sesgadasPero quizás lo más grave es que en algunos países las cifras de pobreza pueden estar sesgadas por ajustes metodológicos en la forma de medir el fenómeno o por una manipulación oficial de los gobiernos con el fin de mostrar una realidad diferente a la que viven.Pese a los cuestionamientos, el secretario general Iberoamericano y ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, le dijo a EL TIEMPO que "en conjunto, los planes antipobreza han dado resultados positivos en México, Brasil y Colombia, por solo mencionar tres casos, aunque en unos países más que en otros".Iglesias dijo que el crecimiento económico hace bajar la pobreza y eso se ha evidenciado en los últimos cinco años en la región. Sin embargo, agregó que hay un núcleo de los "más pobres de los pobres con los que se requiere algo más que crecimiento, y son los planes y políticas públicas de largo plazo, en los que debe estar incluida la educación, pues la idea es romper el círculo vicioso de la pobreza, que se reproduce a sí misma".En el caso colombiano, además hay otra amenaza que incrementa la pobreza y es el desplazamiento forzado.La carestía, un desafío al alza
La reducción del poder adquisitivo de los latinoamericanos por causa de una inflación que crece en todo el planeta, no solo tiene efectos económicos, sino que además podría frenar los programas contra la pobreza.
En diálogo con EL TIEMPO, José Juan Ruiz, director del área de Estrategia y Análisis para América del Grupo Santander de España, sostuvo que la inflación podría hacer que buena parte de quienes han dejado de ser pobres en los últimos cinco años vuelvan a esa condición. En días pasados durante un seminario, Ruiz agregó que con mayores precios sube la pobreza y retrocede la equidad.Las estadísticas de la agencia Bloomberg muestran que a julio Venezuela se mantiene como el país de la región con más inflación (33,70 por ciento), seguido de Costa Rica, con 14,20 por ciento. Si bien Colombia está más abajo (7,52 por ciento), la tendencia acá es la misma, pues el dato es mucho mayor a las metas establecidas.El riesgo de que la inflación siga subiendo, afecta más a los pobres, pues son ellos quienes destinan más parte de sus ingresos al pago de gastos básicos.Estos son algunos de los programas para combatir la pobreza en Latinoamérica
- Colombia: familias en acción
Nació en el 2001, tiene un cubrimiento en 1,5 millones de familias con subsidios para alimentación y educación, entregados en su mayoría a las madres. Registra un alto impacto en zonas apartadas y que han sido afectadas por la violencia armada. El año pasado se continuó hacia una nueva fase denominada Juntos en la que se ha brindado acompañamiento a 76.000 familias, de las cuales 6.903 son desplazadas. En este programa participan 14 entidades del Estado.
- Chile solidario y Chile barrio
Chile es el país con el mejor avance en políticas antipobreza en la región. Su programa bandera es Chile Solidario a través del que 225.000 familias, de las que 15.000 están compuestas por mayores de 65 años que viven solos, mejoran sus condiciones de vida. Se busca que todos los niños asistan a la escuela y tengan controles periódicos de salud, al igual que mujeres y los mayores de 65 años. También desarrollan Chile Barrio, para mejorar las condiciones de las casas de los menos favorecidos.
- Brasil: bolsa escola
Fue puesto en marcha en 1995 y tiene una cobertura de 11 millones de niños. Es un programa de garantía de renta mínima condicionado a la asistencia escolar. Los hijos entre 6 y 15 años de las familias pobres deben ir a la escuela regularmente, con una frecuencia mayor o igual al 85 por ciento.
- Venezuela: barrio adentro
Este es uno de los más de 40 programas sociales que tiene el gobierno chavista y su objetivo es garantizar el acceso a los servicios de salud de la población excluida. Se han creado consultorios y clínicas populares, además de los hospitales del pueblo. Hay muchos médicos cubanos trabajando en las nuevas instalaciones.- México: programa oportunidadesSe inició en el 2002, con un potencial cubrimiento de 25 millones de personas en unas 92.000 localidades. Otorga subsidios para madres de familia. Tiene un plan de becas para niños y jóvenes y también ofrece complementos alimenticios a menores, mujeres embarazadas o en período de lactancia.
HOLMAN RODRÍGUEZ M.
REDACCIÓN INTERNACIONAL

Etiquetas: , , , , ,

viernes 23 de noviembre de 2007

Un socio cada vez mas incomodo

La política exterior de Chávez
Un socio cada vez más incómodo
Los excesos del presidente venezolano empiezan a cansar en América Latina
FERNANDO GUALDONI - Madrid - 23/11/2007

Nadie quiere hablar ya del "¿por qué no te callas?" que le espetó el rey Juan Carlos al presidente venezolano, Hugo Chávez, en la reciente Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile. Hay un cierto tedio en las delegaciones que ven cómo cada año, de cumbre en cumbre, lo que le llega a la opinión pública no es lo que se debate ni lo que se decide, sino lo que va a decir o no Chávez, o con quién se va a meter esta vez. Y todo espectáculo que se repite acaba cansando.
El rifirrafe de la cumbre de Santiago dejó especialmente molestos a la mayoría de los presidentes latinoamericanos. "Fue la reunión que dio los mejores resultados y en la que éstos quedaron más ocultos", dice con tristeza el ministro de Exteriores peruano, José Antonio García Belaúnde. Se refería, sobre todo, al convenio iberoamericano de la Seguridad Social, que permitirá a más de cinco millones de emigrantes jubilarse en el país firmante del convenio que deseen. También a la constitución del Fondo del Agua, dotado con más de 1.000 millones de euros para los primeros cuatro años. Todo esto acabó en segundo plano tras la intervención de Chávez y la respuesta del Rey. El hartazgo se empieza a notar hasta en los aliados de Chávez en la región. Evo Morales sigue siendo muy cercano a Chávez, todavía recibe los cheques del Tesoro venezolano que reparte entre los alcaldes acólitos, al igual que el nicaragüense Daniel Ortega. Sin embargo, en la imagen de la cumbre en la que se ve al Rey saliéndose de sus casillas, Morales aparece al fondo petrificado, como ajeno a todo.
Más evidente fue el desmarque del presidente de Ecuador, Rafael Correa, que no sólo no hizo ningún comentario a favor de su homólogo venezolano, sino que tampoco se dejó ver en la cumbre paralela orquestada por Chávez en la capital chilena. "No me sorprende", explica un importante empresario ecuatoriano. "Hace un tiempo, cuando me reuní con él, le pregunté: presidente, ¿por qué Chávez ha venido tantas veces a Ecuador? Correa me respondió: 'Yo sólo lo invité una vez'". El presidente ecuatoriano es realista y se precia de ello: "En mi Gobierno hay gente muy preparada y somos muy pragmáticos, no se confundan", dijo recientemente refiriéndose a cómo conjugará el creciente poder del Estado en la economía con la participación de las empresas privadas, nacionales o extranjeras.
Correa, sin embargo, es un aprendiz de adaptación política si se le compara con el de la presidenta electa argentina, la peronista Cristina Fernández de Kirchner. "Chávez es tan necesario para Suramérica como Putin para Europa" y "Argentina y Venezuela no tienen por qué compartir los mismos amigos" son dos frases clave de Fernández. La primera cita implica que si Venezuela tiene petróleo y dinero para comprar deuda pública argentina, por qué no estar a bien con ese país. La segunda frase alude a que Argentina está, por un lado, dispuesta a impulsar la entrada de Caracas al Mercosur. Pero, por el otro, ataca a Irán, un íntimo aliado venezolano, para contentar a EE UU. La candidatura de Venezuela al Mercosur suscita también controversia en Brasil, por la posibilidad de pérdida de protagonismo regional.
"Las relaciones diplomáticas de Venezuela son cualquier cosa excepto respetuosas con las normas internacionales", ha escrito el ex presidente boliviano Jorge Quiroga. "Chávez habla de imperialismo, pero busca coparnos a todos". Las acusaciones de injerencia brotan en todos los procesos electorales del continente, desde México a Perú pasando por El Salvador o Nicaragua y los enfrentamientos verbales se suceden. El más reciente lo ha sostenido el ministro de Exteriores chileno, Alejandro Foxley. Cansado de las críticas de Chávez, el canciller desafiaba el pasado domingo al líder venezolano a comparar los procesos en Chile en Venezuela. "Hemos construido", dijo Foxley, "una sociedad más solidaria, con medios de comunicación y con una oposición fuerte que pueden decir lo que piensan".
© Diario EL PAÍS S.L.

Etiquetas: ,