viernes 13 de febrero de 2009

Represion en lugar de solucion - Elie Habalian

“El plan B de Chávez para la crisis depende de factores que él no controla”

Elie Habalian, ex embajador por Venezuela ante la OPEP, realiza hoy un extenso y detallado análisis del mercado petrolero internacional así como las repercusiones de la llegada al poder de Barack Obama en EEUU, y cómo evolucionará su política energética hacia Venezuela.

Este es el texto completo de su columna:

Cuando el precio del petróleo empezó a caer después de haber alcanzado su máximo histórico de $147,27 el 11 de julio del 2008, el presidente Chávez no le concedió mucha importancia al fenómeno. Es más, trató de ignorarlo. Luego dijo, como si fuera todo un experto petrolero, que el precio se estabilizaría alrededor de los $100 el barril. No obstante, el petróleo desafió sus deseos y prosiguió su desplome.

Sumamente sorprendido por la desobediencia a su revolución del precio del crudo, desplegó una aproximación tan errática al tema que, en lugar de despejar la preocupación y la incertidumbre del pueblo venezolano sobre el porvenir del país, terminó por acrecentarlas. Mientras el precio se acercaba en su apresurado descenso a los $50, el presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad, harto de la insistencia sobre tan “desagradable” tema, pretendió ponerle un punto final al asegurar que a su país no le afectaría incluso si bajaba a $5.

Al ver que sus alegatos petroleros no han convencido al país e imitando a su amigo y aliado Ahmadinejad, el presidente Chávez dijo en un acto de la campaña por su reelección indefinida que, así el precio del petróleo llegue a cero, su revolución no se detendría.

EL “SOCIALISMO PETROLERO”
El agotamiento en pleno desarrollo del denominado socialismo petrolero es lo que el presidente Chávez se resiste a aceptar, y mucho menos logra asimilar.

Desde que en el 2003 se apoderó de PDVSA -él y no el pueblo- dicho “socialismo petrolero” ha sido prácticamente su única estrategia: en lo social (misiones,… y de paso millardos de dólares en subsidios a Cuba, Bolivia,…), en lo económico (estatizaciones, cooperativas y empresas de producción social, casi todas subsidiadas,…), en lo financiero (reservas internacionales “excedentarias”, tributos a las ganancias súbitas,….), en lo político (Referéndum Revocatorio Presidencial, el control de todos los poderes públicos,…), en lo geopolítico (Petrocaribe, ALBA,….) y en lo internacional (la alianza con Irán y Rusia, el distanciamiento de Arabia Saudita y de otros países árabes,…).

Esta estrategia de lo que el presidente Chávez ha dado en llamar socialismo petrolero, ha sido financiada en su totalidad por los ingresos petroleros que provienen del principal cliente y también proveedor de Venezuela. Esto es: nada menos que lo que él llama el imperio.

APOSTANDO A LA SUERTE
Ante la catástrofe que experimentaría el pueblo de Venezuela junto a otros pueblos de América Latina & el Caribe (Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua,…), de prolongarse la crisis económica mundial que por cierto no termina de tocar fondo todavía, el presidente Chávez sigue apostando al rescate del “socialismo petrolero” para volver a nadar como pez en el agua.

Su único argumento para sostener esta posición es que dispone de “inagotables” reservas y fondos que pueden sostener el actual estado de cosas hasta que el precio del petróleo vuelva a tener un piso de $100. En otras palabras, su único plan B depende de factores y condiciones globales que él no controla, y por lo visto, la OPEP tampoco.

En otras palabras, su único plan B depende de factores y condiciones globales que él no controla, y por lo visto, la OPEP tampoco.
En el ínterin cuya duración se desconoce, se recurre a prácticas como la arremetida contra cientos de miles de tarjetahabientes, recortándoles un cupo de apenas 5000 dólares a la mitad, y descalificando a decenas de miles de ciudadanos al exigirles moral y ética en el uso de sus tarjetas, como si estos valores abundaran en la nomenclatura chavista que se autodenomina socialista.

A diferencia de otros países productores-exportadores de petróleo como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, entre otros, los cuales parecen estar mentalizados a aceptar una lenta recuperación del mercado petrolero que podría tomar entre 18 y 24 meses para estabilizarse en la franja de los $70 el barril; Chávez junto a Putin y Ahmadinejad, entre otros, apuestan al rescate de los precios hacia el rango de los $90 como mínimo, para el segundo semestre del 2009 a más tardar. Éstos creen y quieren seguir creyendo que se trata de una situación pasajera que pronto cambiará, y que todo va a volver a ser lindo y bello como antes.

REPASANDO LA HISTORIA PETROLERA INTERNACIONAL
Al parecer ni Putin ni Ahmadinejad ni Chávez conocen en profundidad la historia petrolera internacional de las cuatro últimas décadas. Tampoco han dado señales de haber asimilado lo trascendental de la estrategia tecnológico-ecológica para la energía del presidente Barack Obama.

La historia petrolera internacional de las últimas décadas cuenta que, en respuesta a la revolución de la OPEP a finales de 1973, producto de la cual el precio del petróleo se incrementó más de cinco veces en unos pocos meses, los principales países consumidores de petróleo para entonces (EEUU, Europa Occidental y Japón) fueron implementando a partir de 1974, con la tecnología como su principal herramienta, una estrategia energética en el largo plazo.

Esto es: Inversiones petroleras fuera de los países de la OPEP, la diversificación de la matriz energética primaria global con la finalidad de disminuir el rol del petróleo como el combustible dominante e incrementar la eficiencia en el uso de la energía.

Esto es: Inversiones petroleras fuera de los países de la OPEP, la diversificación de la matriz energética primaria global con la finalidad de disminuir el rol del petróleo como el combustible dominante e incrementar la eficiencia en el uso de la energía.
A pesar de la resistencia de la OPEP manifiesta a través de fuertes recortes en la producción de petróleo a partir de 1982, la estrategia de Occidente y Japón terminó dando sus frutos en enero de 1986 cuando el precio de la OPEP colapsó hacia un solo dígito inicialmente, para luego estabilizarse alrededor de una media de $20 durante un largo período de 15 años.

El bajo precio del petróleo relativamente hablando, la irrupción de las llamadas economías emergentes particularmente China e India en la economía mundial y el retorno del paradigma petrolero-automovilístico cargado de prioridad sobre el paradigma tecnológico-ecológico de los liberales, un retorno potenciado por la llegada del conservador George W Bush a la Casa Blanca, todos estos poderosos factores, entre otros, fueron presionando cada día más una demanda no habitual del petróleo. En sólo cinco años la media del precio del crudo se triplicó para ubicarse en los $75 en el 2007. Entre mediados del 2007 y finales del 2008 el comportamiento del precio del petróleo fue sumamente errático.

Entre mediados del 2007 y finales del 2008 el comportamiento del precio del petróleo fue sumamente errático.
En medio de una gigantesca tormenta hipotecaria, financiera y económica el petróleo llegó a rozar los $150 en julio del 2008 para luego desplomarse a casi $30 en menos de seis meses.

OBAMA IRRUMPE EN LA ESCENA
La conquista de la Casa Blanca por parte de un demócrata el 4 de noviembre del 2008 parece haber marcado el fin de la falta de liderazgo global que George W. Bush había extraviado durante su segundo período presidencial. Del discurso de toma de posesión de Barack Obama como presidente, se desprende su clara alusión a los gobernantes de algunos países productores-exportadores de petróleo que ponen en peligro la seguridad del planeta, cuando le asignan a una porción mayoritaria de la fabulosa renta petrolera de sus países un destino distinto al desarrollo de sus pueblos.

Asimismo, se desprende también su determinación en profundizar el aprovechamiento del extraordinario rol de la ciencia y la tecnología en el cambio de la matriz energética global, en la cual el petróleo estaría condenado a retroceder proporcionalmente frente al avance vigoroso de las energías renovables, la energía nuclear y el retorno del carbón con una combustión menos contaminante.

LA TECNOLOGÍA, LA ECOLOGÍA & EL PETRÓLEO
Se trata de la implementación de una estrategia tecnológico-ecológica para la energía, similar a aquella lanzada por Occidente y Japón en 1974, pero actualizada y adaptada a los nuevos tiempos. No obstante las similitudes, existen varias trascendentales diferencias que favorecen el éxito de la iniciativa del nuevo presidente de los Estados Unidos.

Junto al extraordinario nivel de legitimidad y de popularidad del liberal Barack Houssein Obama, no sólo en su propio país sino también en todo el planeta, él cuenta, entre otros factores, con los siguientes: la determinación del liderazgo de China e India en acompañar a los Estados Unidos hacia una matriz energética ecológica; la cooperación del resto de los países emergentes como Brasil, México, Sudáfrica y Turquía en el desarrollo de energías no contaminantes como la solar y la eólica, entre otras; y la cooperación, en lugar de la confrontación, de importantes países productores-exportadores de petróleo, particularmente Arabia Saudita.

De modo que, en medio de adecuadas políticas y estrategias encaminadas a rescatar a la economía mundial de una crisis nada convencional hacia lo que Obama llama una nueva era, una alianza tecnológica-energética-ecológica asumida a nivel global, con toda seguridad se propone mantener los precios del petróleo en niveles razonables, estables y previsibles.

IGNORANCIA, SOBERBIA & ADULANCIA: UNA MEZCLA PELIGROSA
Aterrizando de nuevo en Venezuela, las perspectivas de una recuperación de los precios del petróleo hacia aquellos niveles del denominado socialismo petrolero, o sea de los $100 en adelante, lucen ilusorias, no sólo en el corto y en el largo, sino también en el mediano plazo; lo cual constituye una tragedia para el presidente Chávez que podría significar el fin de su proyecto político y geopolítico. En lo económico el presidente Chávez carece de un plan B para hacerle frente a una crisis que se encuentra en plena gestación, y que amenaza con tragarse todos los fondos y las reservas que el régimen dice tener.

En lo económico el presidente Chávez carece de un plan B para hacerle frente a una crisis que se encuentra en plena gestación, y que amenaza con tragarse todos los fondos y las reservas que el régimen dice tener.
El presidente no tiene un plan de desarrollo para el país; tampoco tiene los conocimientos, la experiencia y el equipo adecuado para diseñar uno e implementarlo.

Adicionalmente, sus prejuicios para con los empresarios privados le impiden conciliar con ese sector tan indispensable en afrontar la crisis.

De manera que, en lugar de reconocer sus debilidades y carencias y llamar a un encuentro de todos los sectores del país nacional, prefiere huir hacia adelante utilizando atajos políticos y geopolíticos como siempre. Es por eso que, en vez de un plan B económico, precipitó su plan B político en noviembre del año 2008.

Dicho plan empezó con el aplastamiento de toda la disidencia chavista antes, durante y después de las elecciones regionales, utilizando para ello absolutamente todos los medios disponibles. Luego, se dedicó a promover entre sus seguidores la anarquización de los espacios institucionales en aquellos estados y municipios sobre todo urbanos donde el pueblo opuesto a Chávez lo había derrotado legítima y lícitamente.

Después, el presidente invocó de nuevo de la mal llamada reforma derrotada el 02 de diciembre del 2007 el artículo de la reelección indefinida para presentarlo como enmienda a la constitución. Todos los poderes públicos se han comportado en forma diligente para complacerlo a él sin importarles la Constitución, las leyes y los reglamentos.

Durante el desarrollo de la campaña para el referéndum de la mal llamada enmienda, el oficialismo ha recurrido al abuso de poder, al uso de los fondos públicos, al atropello, a la represión, a la manipulación de las encuestas y a la intervención en la campaña electoral de varios mandatarios del ALBA a favor de la “enmienda” violando la soberanía nacional.

REPRESIÓN EN LUGAR DE SOLUCIÓN
El presidente Chávez necesita ganar este referéndum a como diera lugar. De lograrlo, habrá relegitimado su mandato, al cual todavía le faltan cuatro años, frente al país y a la comunidad internacional. Así tendría la vía libre de obstáculos para oprimir y reprimir en nombre de su recién relegitimada revolución a todos aquellos factores políticos y sociales a los cuales se les ocurra protestar contra el gobierno por los estragos que causarían los demonios que se vayan desprendiendo de una colosal crisis. En ese caso, la protesta sería criminalizada.

UN ROTUNDO NO A LA INCOMPETENCIA Y AL FRACASO
El presidente Chávez dijo durante la campaña electoral de las elecciones regionales del 2008 que la crisis económica mundial alcanzaría a Venezuela sólo por la vía de los ingresos petroleros, pero que el pueblo puede estar tranquilo porque Chávez está al frente. Los venezolanos deben preocuparse precisamente porque Hugo Chávez todavía está, estará y quiere seguir estando al frente.

Los venezolanos deben preocuparse precisamente porque Hugo Chávez todavía está, estará y quiere seguir estando al frente.
Un hombre tan desactualizado que asume el incremento vertical de la renta petrolera hasta los $500 el barril como una fatalidad, frente a la cual la ciencia y la tecnología tendrán que permanecer perplejas para siempre, simple y llanamente porque “el incremento del consumo del petróleo es inevitable”.

Además, si durante una década y con la abundancia de los recursos financieros ha fracasado en diversificar la economía del país; con sobradas razones va a fracasar en el contexto de la escasez. Un hombre que por su incompetencia recurre a un plan B político para hacerle frente a una crisis económica con la finalidad de oprimir y reprimir al pueblo no merece la confianza de los venezolanos.

Ante los abusos del presidente, ante su fracaso por haber exasperado el modelo rentista a su máximo nivel, por haber dilapidado lo que podría ser para Venezuela los abundantes recursos del último boom petrolero, entre muchas otras razones, los venezolanos deben responder a su propuesta de “enmienda” con un rotundo y masivo NO.

Elie Habalian Dubat
Ex embajador por Venezuela ante la OPEP
“Petróleo a cero” & enmienda

Etiquetas: ,

1 comentarios:

Anonymous Pedro Lopez ha dicho...

El petróleo no es el futuro y Chavez s empeña a llevarnos a la miseria y a caminar hacia atrás...

Hugo Chavez y sus camaradas practican estos puntos:

Abolición de la monarquía y de todo gobierno organizado según el Antiguo Régimen.

Supresión de la propiedad privada de los medios de producción para individuos y sociedades, con la consecuente abolición de clases sociales.

Abolición de los derechos de herencia en cualquier caso.

Destrucción del concepto de patriotismo y nacionalismo y sustitución por un gobierno mundial y control internacional.

Abolición del concepto de la familia tradicional y clásica.

Prohibición de cualquier tipo de religión (sobre todo la destrucción de la Iglesia Católica Apostólica Romana) estableciendo un ateísmo oficial.

Tengo la solución pero no voy a ser escuchado sino sino cuando sea tarde...

Lo llevo hablando desde hace años...

Pedro Lopez
www.intercongreso.org
Escritor, Creador, Coordinador General.

4 de noviembre de 2009 15:44  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal