jueves 4 de diciembre de 2008

Chavidad - No a la reeleccion de Chavez

De acuerdo con Charito Rojas....... No queremos mas a Chavez......
vdebate reporter


Agora
Chavidad
Charito Rojas"Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios". Abraham Lincoln (1808-1865) Presidente de Estados Unidos.

Ni que me lo jure por la cruz que hipócritamente levanta cuando quiere parecer inocente; ni que mencione a Cristo como su pana del alma, creo que este hombre sea católico.
No sabe que es Navidad? Tiempo de adviento, época de reconciliación, de recibir el nuevo año con propósitos de enmienda, de reencuentros con familiares y amigos. Es más, si no es católico, tal como lo demuestran los múltiples ritos a los cuales es afecto, deberá por lo menos ser venezolano, respetar las navidades como tiempo de descanso después de un largo año de trabajo y apuros. Navidad es sagrada para los venezolanos: desde el 1 de diciembre, ya el ambiente cambia, con la compra de los regalos, de los estrenos para el 24 y el 31, hacer las hallacas en familia, ir a todas las fiestas decembrinas.

Pero este año, una vez más, tendremos chavidades. El tipo metido hasta en la sopa, dos y tres cadenas diarias, una nueva misión que esta vez supera en ridículo a los apelativos anteriores. íUh, ah, no se va!, dice él, que al parecer no tiene amigos con quien echarse unos palitos navideños, que nadie lo invita a su casa a comerse una hallaca, que no cree en Niño Jesús, Santa ni en nada que sea ilusión, bondad o paz.
Con quien pasará el 31?
Quien lo abrazará diciéndole de corazón que lo ama a él no al Comandante todopoderoso? øQué hombro amigo lo recibe para desearle una Feliz Navidad de verdad, verdad?
En contraste, cuantos venezolanos estarán maldiciendo su nombre, odiando sus acciones, enfermándose de rabia ante su venenosa labia, pidiéndole al Niño Jesús que libere a Venezuela del autócrata? El año pasado a estas alturas estábamos comiendo dulcito de lechoza, después de decirle que NO a la reelección que pretendía a través de una reforma constitucional. Hoy, nuevamente insiste en lo mismo. No sólo no entiende, sino que no respeta la decisión popular manifestada en las urnas. Menos aún respeta la Constitución ésa que saca cuando le conviene y que señala expresamente que no se puede someter dos veces a referendo la misma reforma en el mismo período constitucional.
Qué lástima da ver a personas con un aparente nivel como Francisco Ameliach decir que es necesario reelegir al jefe, porque no hay en las filas revolucionarias nadie que lo sustituya. O sea que el PSUV tiene no cinco millones de militantes, sino cinco millones de nulidades. Ahí están, aplaudiendo cualquier cosa que diga, por bárbara que sea. Riendo chistes malos, usando blackberry para que no los graben, con miedo a perder los carguitos, los contratos, las prebendas. Miedo a caer en desgracia ante el amo.
La Asamblea Nacional es un circo de payasos que ni siquiera cumplen con el sagrado deber de hacer reír. Son patéticos. La interpelación a Rosales fue una radiografía de la pobreza humana que mora en el Capitolio. Los señores diputados cobran sueldo millonario más viáticos, por el arduo trabajo de refrendar todo lo que ordena el jefe, por abrir "averiguaciones" contra golpistas y magnicidas e interpelar gobernadores acusados de corrupción. Eso sí, de oposición, porque los rojo rojitos tienen permiso de robar siempre que sean unos artistas puliendo botas.
Venezuela jamás había presenciado tan infame espectáculo: la pala del poderoso revolvió el fondo de la letrina social, sacó a flote el detritus y lo puso a gobernar. Por eso vemos a este país saqueado, en manos de delincuentes que medran en despachos públicos, pisoteando la dignidad de venezolanos cuyo crimen es no ser chavistas. Un gobierno de hipócritas que hablan de inclusión cuando excluyen y condenan a la disidencia, a esa oposición al chavismo que hoy suma el 48 % del país.
Cuando escribo esto, el que quiere quedarse per secula en la Presidencia, porque no sabe hacer nada más, repite igualito el mismo discurso amenazante que pronunció contra el Gobernador de Carabobo, pero esta vez en Los Teques. Está feliz porque sus rojitos le están cantando que no se va. Amenaza con sacar a gobernadores legítimamente electos, que ni siquiera han comenzado a gobernar, por tanto no se sabe si ese gobierno será bueno o malo, pero hay que acabar con ellos. "Que digan lo que les de la real gana, oligarcas, a mi no me importa nada, sólo sé que vamos a enmendar la Constitución", repite obsesivamente.
Se nos fregaron las Navidades, porque desde ahora las fuerzas democráticas tenemos que declararnos en emergencia para impedir que la voluntad de un solo hombre prive sobre un país, sobre sus leyes y sobre sus ciudadanos.
Quien diga que esto es democracia que nos informe ante cual CNE vamos a acudir para decirles que no pueden realizar una consulta sobre algo que ya obtuvo un rotundo NO. Cual Asamblea Nacional se negará con dignidad y apego a la ley a reformar la Constitución para entregarle el país a un individuo; cuál Tribunal Supremo de Justicia dictaminará que es inconstitucional la pretensión de ese autócrata.
Los gobernadores y alcaldes de oposición, los líderes políticos y vecinales, las organizaciones civiles, los medios de comunicación, los gremios y hasta la Iglesia tienen que iniciar una campaña de evangelizació n democrática. Pidamos un referendo para prohibir que cualquier venezolano pretenda por medios viles hacerse con el poder para siempre.
Se acabó el tiempo de las discusiones mezquinas por los espacios políticos: Salas Feo tiene que oír al pueblo democrático de Carabobo y luchar hombro con hombro con él si no quiere ser revocado dentro de dos años; Rosales tiene que pelear a brazo partido para hacerle entender a los chavistas del Zulia que nos encaminamos a una dictadura populista; Capriles tiene que convencer a los mirandinos que la pobreza no se combate luchando contra los "ricos" sino estudiando y preparándose para la productividad. Todos ellos tienen la grave responsabilidad de conducir hacia la democracia a este descarriado pueblo venezolano, mareado por la cantaleta revolucionaria e ilusionado por las dádivas que tienen 10 años prometiéndoles.
El tipo declaró Chavidad y no es un trapo rojo: quiere morir en Miraflores. Su irresponsable ambición lleva al país hacia un grave enfrentamiento interno. Detengámoslo a tiempo.

Hasta el próximo miércoles.
charito@movistar. net.ve

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

charito eres una pobre estupida, frustrada por ser una gringa, todo lo que escribes es basura como tu, como me gustaria tener un rayo lazer via internet para desapareserte de la tierra, y que comunicadora.

12 de diciembre de 2008 13:50  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal