viernes 3 de octubre de 2008

El Magnisimio

"pero con las capitalista arma del capital venezolano, nos ha costado hasta el momento casi 33.000 millones de dólares, cantidad suficiente para haber construido el más de un millón de viviendas que requieren familias venezolanas que andan pasando trabajo bajo un techo de zinc o bajo un puente".
Para el gobierno venezolano el enemigo somos los venezolanos.
vdebate reporter
El "Magnisimio"
Charito Rojas¿Por qué será que medio mundo se burla del show del magnicidio? ¿Por qué creen además que es un cuento reciclado para distraer la atención del país de temas realmente graves como el maletín de Antonini que pone en claro el grado de corrupción de la revolución o la irresponsabilidad con que se maneja el ingreso petrolero del país a favor de un proyecto internacional personal? Pues para que no hablemos, por ejemplo, de que este régimen ha endeudado a Venezuela cuatro veces más de lo que hicieran los gobiernos democráticos de los 40 años anteriores, con un ingreso 90 veces superior.
Caldera en su última Presidencia, tuvo un barril petrolero en 9 dólares, mientras que Chávez ha llegado a tenerlo hasta en 123 dólares. Ese gigantesco ingreso no se invierte en obras de infraestructura, en planes de seguridad, en óptimos servicios públicos, en inversiones que garanticen el futuro del país, sino en comprar con la petrochequera venezolana una red internacional de apoyos a su personalísimo proyecto del "socialismo del siglo XXI", un injerto de aguacate con chancleta que ningún sesudo ideólogo ha logrado descifrar ni extraer en su dimensión planetaria de la cabeza del dueño de tal revolución. No la entendemos, pero cuánto nos cuesta. Por ejemplo, para tener a Evo cuadrado, el Presidente venezolano ha regalado a Bolivia (que se pueda contabilizar) casi 8.000 millones de dólares, desde helicópteros y aviones hasta donaciones en efectivo que el presupuesto nacional boliviano no contabiliza, porque son hechas en forma directa de pana a pana.
El ALBA, invento para combatir ideológicamente a Estados Unidos, pero con las capitalista arma del capital venezolano, nos ha costado hasta el momento casi 33.000 millones de dólares, cantidad suficiente para haber construido el más de un millón de viviendas que requieren familias venezolanas que andan pasando trabajo bajo un techo de zinc o bajo un puente. Petrocaribe le da petróleo casi regalado a países que jamás van a cancelar esta factura con intereses de apenas 1%, dos años muertos y 15 años para pagar. Esta generosidad con nuestro petróleo nos cuesta casi un 25% de la renta petrolera.
Cretinismo o ignorancia, no sabemos qué priva más en la actitud alborozada ante la caída del sistema financiero norteamericano y por lo tanto mundial. Después de haber afirmado con seria cara que Venezuela estaba aislada de esta crisis, el presunto magnificado ha tenido que reconocer que sí nos puede afectar. Y cómo no, si ese es el primer socio comercial de Venezuela, primer importador y primer exportador desde y hacia el país. Atando el rabo con las pestañas, cual es su costumbre, el hombre ha celebrado la caída del capitalismo y anuncia la llegada de un nuevo sistema marxista, ignorando que eso murió y fue sepultado por los mismos países que él busca de socios antiyanquis. China es el ejemplo más brutal de capitalismo: es el segundo gran receptor mundial de inversiones extranjeras, con 63.000 empresas transnacionales (la mayoría de ellas norteamericanas) operando allá. En contraste, Venezuela perdió en 10 años el 95% de las inversiones extranjeras que aportaban capitales y empleos al país. Rusia, otro icono para esta pacotillera revolución, hace negocios con quien sea para salir del hueco negro económico en que la dejó el comunismo. Vender juguetitos bélicos al latinoamericano de cartera buchona es un aporte a la capitalista economía rusa.
Venezuela perdió (que se sepa) 300 millones de dólares con la quiebra de Lehmann Brothers y el Ministro de Finanzas dice algo como "eso es una concha de ajo para nosotros que somos millonarios". Lo cierto es que regalos y donaciones a países que sonríen al bolsillo de quien dilapida lo que no es suyo, comienzan a molestar realmente a un pueblo que aunque tenga la franela roja puesta, está pasando trabajo mientras otros países disfrutan de lo que le pertenece. Los 800.000 dólares del maletín hubieran servido para construir y dotar al menos 20 escuelas. La pésima administración de los dineros públicos que son utilizados descaradamente con fines políticos, puede influir en el ánimo de los votantes, que ya comienzan a intuir las graves consecuencias a futuro del derroche chavista. Si calculamos la deuda pública de Venezuela y los irresponsables compromisos contraídos, cada uno de nosotros está en estos momentos endeudado con casi 300.000 dólares. Esto no es un mono, es un simio. Y todavía no hemos visto sino las peladuras de esta debacle económica que nos amenaza mientras el tipo sigue hablando de revoluciones y golpes.
Muertos de miedo, porque el que la debe la teme, enseñan el cascarón de un mini cañón, unas municiones vencidas y vociferan que con eso quieren tumbar al chupadólares (¿no habíamos escuchado ese cuento antes?). Tienen 10 años echándole vaina a este país y ahora quieren batalla floral. Isea denuncia que quisieron matar a Bolívar, que mataron a Lincoln y a Sucre, que mataron a Allende y que ahora, quieren matar nada menos que a este magno revolucionario. Yo diría que más bien queremos matar al simio. Al de la deuda, al de la inseguridad, al de la desinversión, al de la falta de educación, al de la ignorancia, al de la ineficiencia, al de la mentira, al de la corrupción. A todos esos gorilas revolucionarios que pasan por diligentes diputados les aconsejamos que investiguen no un magnicidio sino un "magnisimio" que cometeremos los venezolanos el 23 de noviembre a punta de votos, inspirados por el temor de vivir hasta el 2031 en el Planeta de los Simios.
aquí entre nos
Al Hospital Central de Valencia están ingresando esta semana como médicos especialistas un grupo de cubanos, la mayoría de ellos graduados en Medicina Social, una carrera de 3 años que imparte la Universidad de La Habana. Son del lote de los botados por Acosta Carlez de la Villa Olímpica y reubicados por el General Alcalá Cordones "en casas de familia". Un capítulo más de la guerra entre el Gobernador de Carabobo y su "padre pródigo", como él llama al Presidente ChávezÖ. En Bolivia afirman que 6 de los muertos de Pando son venezolanos, integrantes del Frente Francisco de Miranda, a cuyo "Estado Mayor" pertenece la Presidenta de Fondemi (Fondo de Desarrollo Microfinanciero), otorgante de créditos a los cocaleros bolivianos, adeptos de EvoÖ Hasta el próximo miércoles.
charito@movistar.net.ve

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal