martes 4 de marzo de 2008

Violenta realidad

VenEconomia OpinaVenEconomía Opina 03-03-2008
Violenta realidad


La relación estrecha del Gobierno de Chávez con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dejó de ser este fin de semana un secreto a voces para convertirse en una violenta realidad.

Nunca antes habían estado tan claros y visibles los vínculos de Hugo Chávez y su Gobierno con las FARC como ahora, a raíz de la muerte de Raúl Reyes y de otros 17 guerrilleros más, en manos de un grupo comando del Ejército colombiano en territorio ecuatoriano.

Las simpatías del mandatario venezolano con todo grupo insurgente, pero muy especialmente con las FARC, ha sido evidenciado en decenas de oportunidades.
Una de ellas, por ejemplo, es la sentencia firme que se ordenó contra el Comandante Humberto Quintero Aguilar, en castigo por haber arrestado, en cumplimiento de su deber, al guerrillero Rodrigo Granda, conocido como el Canciller de las FARC.
Más recientemente, durante todo el proceso de liberación de rehenes en manos de las FARC, se tiene el mensaje de solidaridad y amistad público que llevó su Ministro de Interior y Justicia del Gobierno venezolano a los guerrilleros que entregaron a las diputadas Clara Rojas y Consuelo González, en enero pasado. "¡Mantengan ese espíritu, mantengan esa fuerza! ¡Cuenten con nosotros!" Fue la promesa del ministro Ramón Rodríguez Chacín a los guerrilleros ese día.

Más grave aún fue la solicitud de Chávez para que se le diera a las FARC y al ELN el reconocimiento de beligerancia a nivel internacional como verdaderos ejércitos, que tienen "un proyecto político y bolivariano aquí respetado".

Otra evidencia de esta cercanía del Gobierno de Chávez con las FARC es la indiferencia con la que recibió Chávez de manos de Álvaro Uribe las pruebas de la existencia de campamentos guerrilleros en territorio venezolano, a pesar de habérsele entregado mapas y coordenadas de la ubicación de los mismos.
Ahora, Chávez con la movilización de 10 batallones y tanques a la frontera con Colombia, y el cierre de la Embajada en Bogotá se ha metido en un conflicto bi nacional entre Colombia y Ecuador donde, a primera vista, no tiene incumbencia Venezuela.

Es cierto que la acción del Ejército colombiano destruyó un campamento guerrillero en territorio ecuatoriano, lo que requiere de una explicación por parte del Gobierno de Colombia al de Ecuador.

Pero, también requiere de amplias explicaciones por parte del presidente Rafael Correa, el hecho de que haya permitido que ese campamento estuviera en el Ecuador. Esto es evidencia de la complacencia de su Gobierno con las FARC y su ingerencia en un conflicto interno de un país soberano.

Según las últimas informaciones, las cosas parece que se están complicando aún más. El Gobierno de Colombia recabó en la operación militar documentos que parecen involucrar más directamente a los Gobiernos de Correa y de Chávez con las FARC.
De corroborarse estas denuncias, quedarían develadas las verdaderas razones de la unilateral, emocional e irracional reacción de Hugo Chávez, que ponen en riesgo de entrar en un conflicto de proporciones incalculables a pueblos hermanos.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal