domingo 6 de enero de 2008

La importancia del 2 de Diciembre

De acuerdo con este articulo, el dos de Diciembre significara el desmonoramiento de Chavez......
vdebate reporter
Elías Pino Iturrieta //
El año terrible de Chávez
El 2D el pueblo no sólo rechazó el socialismo, sino que dispuso que el Presidente se fuera en el 2012
Para Chávez, 2007 debe ser un año digno del olvido.
¿No perdió entonces lo que había cosechado desde el inicio de su carrera política?
¿No sintió entonces cómo se convertían en arena soplada por el viento los desafíos que lo habían convertido en campeón del pasado reciente, en gladiador considerado imbatible por sus rivales y por los opinadores más escuchados?
Bastó un lapso de 365 días para que el campeador acostumbrado a los triunfos arrolladores tuviera que lamentar su fracaso en los rincones, buscando entre la rabia y el despecho a los culpables de su desventura.
Parece improbable que la historia registre el caso de un declive tan pronunciado en un período así de breve, no en balde apenas en diciembre de2006, después de su reelección en la primera magistratura, parecía un gigante aclamado por la sociedad. Bastó que el almanaque ajustara una sola de sus tuercas para que el liderazgo descendiera a las penumbras en las cuales se encuentra ahora, en la búsqueda de atajos hacia el extraviado pedestal mientras lidia con los cromosomas de un niño que llegó de pronto al hospital de San José de Guaviare.
La errancia que lo ha llevado a buscar salvación en las selvas colombianas comenzó en el anterior mes de mayo, cuando su medida contra RCTV despertó el sueño de un ejército de demonios que parecían expulsados del paraíso revolucionario. La arbitrariedad de la decisión no sólo provocó la repulsa de grandes sectores de la sociedad, sino especialmente el advenimiento de una vanguardia juvenil dotada suficientemente para convertirse en la referencia más exitosa de oposición que se establecía en el país después de una década de letargo y frustración.
El discurso de los estudiantes, orientado conscientemente a ignorar la presencia del mandón hasta convertirlo en una pieza más del problema nacional, a golpear con lúcida mandarria los cimientos de un mito personal hasta convertirlo en remedo, sugirió caminos democráticos tan amplios como deseara la variedad de los descontentos en toda la geografía venezolana.
Sin armas sugestivas para detener al contendiente, el mandón se aferró a un prestigio sobre cuyos atractivos no dudaba para proponer el antídoto de un pensamiento y de un partido únicos gracias a los cuales pudiera establecer una hegemonía vitalicia.
Dependientes de un personalismo cada vez máschoteado por los universitarios y de unos operadores a quienes nadie felicitará por su talento, el pensamiento único se redujo a un auditorio menguado y el partido único se volvió fantasía, para que los elementos renovadores ocuparan espacios y sensibilidades impensables en la víspera.
Elresultado lo sabemos todos: el 2 de diciembre la voluntad popular no sólo rechazó la proposición socialista, sino que también dispuso que elPresidente terminara su mandato en 2012 y se fuera luego con su música aotra parte.
¿No fue lo peor que le pudo pasar a un individuo limitado de ideas cuya anhelada meta era una monarquía sin corona?
La catástrofe que padeció en Venezuela estuvo acompañada por desaires descomunales y problemas verdaderamente serios en la escena internacional. Todavía deben pesar en la vanidad del mandón las reconvenciones del rey deEspaña ante su impertinencia en la cumbre de Santiago de Chile, y el despido ordenado por Uribe desde el Palacio de Nariño ante sus desplantes de locuaz mediador con las guerrillas.
Menos evidentes, quizá no hayan dejado demolestar su sensible piel los ambiguos acercamientos del hermano Lula y las decorosas distancias de la camarada Bachelet, cuyo apoyo a las causas"bolivarianas" fue esquivo durante todo el año.
Pero, más allá de lasronchas que siente un ego desdeñado, la cosecha de 2007 le deja pendiente untrío de arduos enigmas: el caso del maletín trasladado a Buenos Aires en un viaje del oficialismo con una carga curiosa de 800.000 dólares, que ahora tratan los tribunales de Estados Unidos; la intromisión militar en la erizada política de Bolivia, maletín incluido; y, después de una desconsiderada alharaca, la culminación del asunto de los rehenes en poderde las FARC.
Los aspectos señalados, que son apenas unos pocos, dan cuenta de cómo menguóla influencia de Chávez en el reducido lapso de un año. Tal vez sean más cuantiosos los testimonios de la decadencia de su personalismo, pero el boceto parece suficiente para asegurar que estamos frente a un desmoronamiento tan vertiginoso que difícilmente encuentre comparación enotros sucesos de la historia, en sentido general. Conviene insistir en este punto primordial, porque tal vez la sociedad no haya captado aún la magnituddel acontecimiento y lo que falta para concederle mayor consistencia.
O por algo más alarmante: el mandón sigue como si cual cosa, ignorando los golpesde la realidad y la trascendencia de sus lecciones. ¿No es el motivo que lo lleva hoy por trochas selváticas a buscar la compañía de Manuel Marulanda?
eliaspinoitu@hotmail.com

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal