jueves 31 de enero de 2008

Chávez gasta millones para mejorar su imagen en EEUU

Claro, Hugo quiere aparecer como el salvador del mundo, cuando de verdad es un resentido social, totalmente incompetente, que lo mas importante es mantenerse en el poder a como de lugar.
Kenneth Roberts por lo visto no lee los periodicos venezolanos, ni saben de la realidad del daño de Chavez a la economia venezolana, al igual que Joseph Kennedy.
vdebate reporter
Hugo Chávez ha invertido más de 70 millones de US $ en una maquinaria publicitaria para mejorar su imagen en los EE.UU., según un revelador reportaje que publica hoy Pablo Bachelet en “The Miami Herald“.
Este es el reportaje:
Cuando la embajada venezolana en Estados Unidos y CITGO lanzaron recientemente un programa de suministro de combustóleo para calefacción con descuento para los pobres, la maquinaria publicitaria del presidente Hugo Chávez entró en acción.
El programa se lanzó en la modesta casa de Safronia Holland, una afroamericana que CITGO describió como ”una abuela de 67 años que batalla con precios cada vez más altos del petróleo”. Los niños agitaban banderas venezolanas y los diplomáticos venezolanos sonreían ampliamente. Había comida y muchos medios de prensa.
Aunque Chávez generalmente arremete contra ”el imperialismo” estadounidense, también invierte más de $70 millones en mejorar su imagen desde Washington a Alaska. Su embajada, una de las más activas de Washington, trabaja con docenas de grupos que favorecen su revolución izquierdista bolivariana. Y su programa de combustible para calefacción ha beneficiado a decenas de miles de pobres e indios norteamericanos.
Ciertamente, en la historia reciente no hay ningún país latinoamericano que haya invertido tanto dinero y esfuerzo por cambiar la percepción –mayormente negativa– de su gobierno como resultado de la retórica de Bush contra Chávez, su amistad con Cuba e Irán y las dudas sobre su compromiso con la democracia.
La llamada revolución de Chávez, impulsada por el petróleo, lo ha convertido en una figura tanto admirada como detestada en su propio país, ha hecho avanzar su posición como mentor izquierdista de líderes como el presidente boliviano Evo Morales y el primer mandatario nicaragüense Daniel Ortega– y ha ofrecido cuantiosos fondos para cabildear a nivel comunitario en EEUU.
”Yo no diría que es antinorteamericano. Sin embargo, está claramente contra la hegemonía de Estados Unidos”, dijo Kenneth Roberts, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Cornell. Tiene esta visión estratégica de redistribución de poder en asuntos globales, tiene una visión más fuerte que cualquier otro líder de su generación”.
Fiel a su política populista, Chávez ha tratado de llegar directamente al pueblo estadounidense, en lugar del método tradicional de cabildear a los congresistas.
Un borrador del presupuesto de la Cancillería venezolana para el 2008 contempla $193 millones para intensificar las actividades de Venezuela en todo el mundo. Es una suma grande que no incluye el sueldo de los diplomáticos y otros gastos de rutina.
El documento, obtenido por The Miami Herald , afirma que la Cancillería desea estimular en EEUU ”intercambios con movimientos sociales”, dar a conocer la posición de Venezuela a través de ”medios alternativos de comunicación”, aumentar su apoyo a ‘’sectores excluidos de la sociedad norteamericana” y promover “grupos solidarios con la revolución bolivariana”.
No obstante, esos grupos prochavistas son todavía pequeños. Una presentación privada de la Red de Solidaridad con Venezuela el primero de diciembre en Washington de un documental sobre la victoria de Chávez en un referendo revocatorio atrajo menos de una docena de personas.
Los primeros grupos prochavistas en EEUU surgieron en el 2002, cuando el gobierno del presidente Bush enfrentó acusaciones –rechazadas con fuerza– de que había respaldado un golpe contra Chávez ese año. Hoy, tres redes de solidaridad se mantienen activas, a veces dirigidas y apoyadas por estadounidenses que participan en una amplia gama de actividades izquierdistas.
Chuck Kaufman, veterano de la oposición a la política estadounidense en Nicaragua en los años 80, fundó Venezuela Solidarity Network, con sede en Washington, mientras que Alan Woods, editor de la publicación En Defensa del Marxismo, creó el grupo Hands Off Venezuela, con sede en Minneapolis.
Kaufman dice que tiene filiales en Filadelfia, Pittsburgh, San Francisco y Houston y 2,000 contactos por correo electrónico para su ”red de reacción de emergencia” que alerta a los activistas de posibles medidas del gobierno de Estados Unidos contra Chávez.
El coordinador de la región este de Venezuela Solidarity Network, Banbose Chango, dice que apoya varias causas cubanas, como Libertad para los Cinco, una campaña que busca la liberación de cinco espías cubanos que cumplen condenas en EEUU.
También están las versiones estadounidenses de los grupos de voluntarios prochavistas conocidos como Círculos Bolivarianos, poco coordinados entre sí, lo que dificulta determinar cuántos están activos. William Camacaro, que dirige uno en Nueva York, dice que éstos existen en muchos grandes centros urbanos, como Houston, Los Angeles, Boston y Chicago. También hay uno en Miami. ”Tratando de contrarrestar la propaganda en los principales medios de comunicación contra el gobierno venezolano”, dijo Camacaro.
El embajador venezolano en Estados Unidos, Bernardo Alvarez, que frecuentemente viaja por todo el país en defensa de las políticas de Chávez, también sostiene que el cabildeo es mayormente defensivo porque los enemigos de Chávez quieren que Washington imponga sanciones más fuertes, como las impuestas a Cuba.
El gobierno del presidente Bush canceló casi todos los programas de asistencia y venta de armas a Venezuela, alegando que Caracas se ha negado a cooperar en temas como el narcotráfico y el terrorismo.
”El nuestro tiene una visión alternativa que ha sido demonizada”, dijo Alvarez a The Miami Herald. “Lamentablemente, debemos coexistir con una administración –partes de una administración– que después de los hechos del 11 de septiembre del 2001 revivieron la Guerra Fría en su forma más brutal”.
Alvarez también ha promovido el programa subvencionado de combustible para calefacción que maneja la organización sin fines de lucro Citizens Energy, con sede en Boston, y CITGO, filial de la estatal Petróleos de Venezuela, que tiene varias refinerías y 8,000 gasolineras en franquicia en EEUU.
Calificándolo del mayor programa social en la historia de una empresa petrolera, CITGO distribuyó 66 millones de galones de combustóleo el invierno pasado y espera duplicar la cifra este invierno para llegar a 220,000 núcleos familiares en Estados Unidos. Citizens Energy calcula que cada vivienda pudiera ahorrar $320.
CITGO, que no opera en Alaska, también ha donado más de $5 millones a organizaciones de indios americanos de Alaska, el costo estimado de 100 galones de combustóleo para cada uno de 12,000 núcleos familiares. Además, la empresa donó $3.3 millones a grupos comunitarios en el Bronx, y Alvarez afirma que se estudian donaciones similares en otras zonas.
Todo esto le da a Chávez una fuerte presencia en Estados Unidos, donde su asistencia llega a 23 estados, además de 200 tribus de indios. El programa de combustóleo incluso recibió el aplauso del secretario de Energía, Samuel Bodman, quien le declaró a la agencia de noticias Reuters que quisiera que “más empresas hicieran lo mismo”.
Pero los vínculos de CITGO con Chávez también han provocado exhortaciones a boicotear sus gasolineras, como una valla de publicidad de un empresario de Alabama, en que se ve una foto de Chávez con el logotipo de CITGO y un texto que pide no comprar gasolina en CITGO. Algunos en Alaska han rechazado la asistencia de CITGO.
Joseph P. Kennedy, fundador de Citizens Energy e hijo del ex senador Robert Kennedy, no pidió disculpas por aliarse con Chávez durante el lanzamiento en la residencia de Holland el mes pasado. El gobierno estadounidense, dijo, mantiene relaciones con países acusados de abusos a los derechos humanos, como China y Arabia Saudita.
”No escucho que tome medidas contra estos países por sus políticas”, dijo. “Sólo les pido que sean justos y razonables”.
Chávez no ha dejado a un lado completamente el cabildeo tradicional. Hace cuatro años, la embajada venezolana contrató a Patton Boggs, un poderoso grupo de cabildeo de Washington, pero el acuerdo duró sólo unos pocos meses. Alvarez declinó ofrecer detalles sobre la separación.
Y según documentos presentados ante la unidad de Inscripción de Agentes Extranjeros del Departamento de Justicia, entre el 2004 y principios del 2007, la embajada venezolana pagó entre $3,000 y $15,000 mensuales a Segundo Mercado-Lloréns, miembro de los Carmelitas Descalzos convertido en cabildero, para mejorar sus capacidad interna de presión, como la capacitación de diplomáticos venezolanos.
Buena parte del trabajo de cabildeo depende de la Oficina de Información de Venezuela, creada en el 2004 en calidad de entidad semiautónoma de la embajada para labores de activismo. La embajada gastó poco más de $1 millón en esa oficina en los 12 meses que terminaron el 31 de agosto del 2007, según documentos presentados ante el Departamento de Estado. La Oficina emplea a un puñado de activistas que cobran de $30,000 a $60,000 al año.
Según los libros de la Oficina correspondientes a ese período, el grupo hizo 342 contactos con organizaciones no gubernamentales por teléfono, correo electrónico o en persona, con periodistas, funcionarios locales, académicos y estudiantes.
Muchos periodistas recibieron mensajes electrónicos ‘’sugiriendo ideas para un periodismo equilibrado”. La Oficina también pide a los activistas que se quejen de supuestos prejuicios en la prensa. Un mensaje del 2006 se quejaba de la ”extrema hostilidad hacia Venezuela” por parte de The Washington Post e incluía un enlace para ”hacer sentir su voz” en el periódico. También emitieron alertas dirigidas a The Miami Herald, The Denver Post y otros periódicos.
La Oficina contactó sólo a ocho oficinas en el Congreso federal, donde parece que el Chávez tiene nuevos amigos.
Durante una visita a Caracas la semana pasada, el representante William Delahunt, demócrata por Massachusetts, quien participó en un grupo de legisladores estadounidenses y venezolanos creado en el 2003 para aliviar las tensiones bilaterales, apoyó los esfuerzos de Chávez para liberar a rehenes de las FARC y dijo que las relaciones entre ambos países exigen “respeto mutuo”.
El representante José Serrano, demócrata por Nueva York, alabó a Chávez por la asistencia a los estadounidenses pobres después que Chávez visitó el Bronx y Harlem para lanzar su programa de combustóleo.
Pero la mayoría de los grupos liberales tradicionales, como MoveOn.org, ignoran a Chávez y una resolución aprobada por el Congreso el año pasado para condenar la decisión el año pasado de sacar del aire un canal de televisión de la oposición, fue respaldada por los senadores Hillary Clinton, Barack Obama y Christopher Dodd.
Pero el embajador Alvarez afirma que ha avanzado. ”Hemos podido contener gradualmente los elementos más derechistas, que salieron a buscar una condena en el Congreso”, afirmó.

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal