miércoles 14 de noviembre de 2007

Pistoleros de la UCV continúan en libertad‏

Autoridades de la universidad y heridos protestan
Pistoleros de la UCV continúan en libertad


ANA MARIA LOPEZ

Una semana después de los deplorables sucesos en instalaciones de la UCV, en que la acción de grupos violentos dejara un saldo de nueve estudiantes heridos —uno de ellos con un tiro al pecho— aún se desconocen acciones efectivas por parte de los organismos competentes, como son el Ministerio Público y la policía científica (Cicpc).

Como se recordará en esa oportunidad una marcha estudiantil, permisada por el Ministerio de Interior y Justicia y la Alcaldía de Libertador, llegó en jornada cívica hasta la sede del Tribunal Supremo de Justicia, donde una comisión, encabezada por los bachilleres Stalin González y Freddy Guevara, fue recibida por la magistrada-presidenta Luisa Estella Morales de Lamuño.


Los estudiantes entregaron un documento en el que efectuaron amplias consideraciones sobre el proyecto de reforma constitucional, presentada por el presidente Hugo Chávez y sancionada por la Asamblea Nacional. En el mismo se asentaron argumentos que alertan sobre peligros para los derechos humanos y libertades ciudadanas, como por ejemplo los derechos a la libre expresión y de información.

Pidiendo además que la convocatoria a referendo aprobatorio, sea diferida por estimar que su fijación para el 2 de diciembre, no brinda el tiempo suficiente y necesario para que todos los sectores nacionales puedan leer y debatir los términos propuestos que tendrán incidencia determinante en el futuro de los ciudadanos.

LA VIOLENCIA AGAZAPADA

Cumplido el trámite la marcha retornó igualmente en forma pacífica a los espacios de la UCV, pero los estudiantes se encontraron con situaciones anómalas y extrañas, como el que grupos exaltados los despojaran de franelas y pancartas.


Un autobús incendiado, en el que se habían movilizado un grupo de estudiantes de la Universidad Rómulo Gallegos en Guárico, marcó el hito de inicio de la violencia. Posteriormente se sabría que en relación al hecho, el personal de vigilancia de la UCV había retenido a tres elementos, uno de ellos sindicado como el incendiario.

Conducidos al despacho correspondiente, otros sujetos con armas de fuego irrumpieron en la oficina para “rescatar” al presunto indiciado. Los violentos se retiraron y habrían de refugiarse en las instalaciones de la Escuela de Trabajo Social de la UCV, donde causarían pánico entre estudiantes ajenos a lo que pasaba.


La situación fue tornándose cada vez más crítica y se registraron violentos enfrentamientos, en medio de los cuales se produjeron detonaciones de armas de fuego, más allá de las piedras y las bombas incendiarias.

FUEGO, PIEDRAS Y BALAS

El conflicto se expandió hasta la zona conocida como “tierra de nadie”, colindante con las instalaciones del estadio Universitario.

Las detonaciones se escuchaban a través de los reportes de los medios audiovisuales, los que con frecuencia se veían interrumpidos. Ya pasadas las 4:00 de la tarde se daban los primeros boletines sobre estudiantes heridos. Uno de ellos de bala.


Heridos y lesionados fueron movilizados en primera instancia hacia el Hospital Clínico Universitario, así como a otros centros asistenciales. En el HCU la labor de los periodistas se vio obstaculizada, pues los funcionarios de la emergencia instaban a los familiares a mantenerse alejados de la prensa y a no suministrar declaraciones. El balance final sería de nueve estudiantes heridos y lesionados.

La violencia se mantuvo toda la tarde, e incluso se volcó hacia varios equipos reporteriles tanto de televisión como de medios impresos, por parte de los agresores que de esa manera querían impedir que trascendieran imágenes de lo ocurrido.

Pero se sabía ya —y así lo corroborarían las imágenes— en las acciones de violencia tuvieron actuación protagónica grupos de motorizados encapuchados y portando armas de fuego. Otros elementos aún a pie, accionaron sus armas a rostro descubierto o apenas con lentes oscuros.

AGRESIÓN PLANIFICADA

Para el viernes ya en medios investigativos trascendía que la policía científica tenía grabaciones fílmicas de elementos irregulares, recibiendo armas de fuego que eran sacadas de colchonetas, en un edificio en San Bernardino, pocas horas antes que se iniciaran los disturbios.

Del mismo modo los cuerpos policiales tenían informaciones sobre un sujeto al que llamaban “Alexis”, como quien comandaba al grupo de motorizados armados.

También el fiscal general, Isaías Rodríguez, declaró sobre el caso y agradeció a varios medios tanto audiovisuales como impresos el que le hubiesen facilitado materiales para agilizar las tareas de identificación de las personas que protagonizaron los hechos violentos.

SIETE VIDEOS

El pasado viernes 9 del presente el Fiscal Rodríguez, ya había anunciado que el MP tenía en su poder siete videos sobre los sucesos ocurridos en la UCV. Esto después de que se designara el mismo miércoles, día del caos en el recinto universitario, a los fiscales Didier Rojas, 24 Nacional; Cristian Quijada, 41 Nacional; Daniel Guédez, 60 Nacional; y Jimmy Hernández, 24 Nacional, respectivamente y que desde las cinco de la tarde ya estuvieran en la sede de Trabajo Social junto con Joel Espinoza, subdirector de Delitos Comunes realizando las primeras actuaciones de la investigación.

El titular señaló el viernes pasado que a través de experticias se va a constatar si los videos suministrados a la Fiscalía han sido editados o no, además de que se han entrevistado a algunas víctimas, autoridades universitarias, y testigos del hecho.

Pero ese mismo viernes luego de salir de la reunión en donde se encontraban ministros, rectores de universidades e integrantes del poder ciudadano, el fiscal Isaías Rodríguez dio unas declaraciones a la prensa diciendo que los “jóvenes quieren ser héroes ante las muchachas”, entonces nos preguntamos: ¿la Fiscalía actuará de manera transparente antes los hechos? pues recordemos que tanto los estudiantes opositores como oficialistas ya han consignado videos, fotos y algunos recortes de periódicos nacionales e internacionales en donde se observa claramente los rostros de los pistoleros.

Y aunque han transcurrido siete días de los sucesos, la Fiscalía no se ha pronunciado para decir si los pistoleros que se encontraban en motos de la Policía Metropolitana serán citados ante la sede judicial. Sin embargo podemos finalizar citando las palabras del fiscal Rodríguez, quien la semana pasada dijo hay que “tratar con cuidado” los hechos ocurridos y no establecer a prioridad las culpabilidades.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal