sábado 3 de noviembre de 2007

La pobreza se traga a Chavéz pese al despilfarro de los Petródolares

Este articulo es viejo......... pero ahora Venezuela esta peor.
vdebate

JOAQUIM IBARZ
La Vanguardia,
España. Viernes, 15 de abril de 2005
El presidente Hugo Chávez tiene cien ideas al día. Unas 97 son desechadas por inviables, pero las tres restantes pueden costar mucho dinero a Venezuela al buscar tan solo repercusión mediática y política en vez de rentabilidad económica."
Hugo Chávez financia la pobreza para que todos dependan de él". Un empresario venezolano de origen asturiano explica en pocas palabras la orientación del régimen revolucionario que en forma gradual se está mplantando en Venezuela. Financiar la pobreza, sin crear riqueza, le cuesta muy caro al Estado: en seis años no solo se han gastado los 200.000 millones de dólares ingresados con el alto precio del petróleo, sino que se aumentó la deuda externa (de 22.000 millones de dólares se pasó a 27.000) y se multiplicó la deuda pública interna (en seis años, de 1.069 millones de dólares se pasó a 13.500 millones).
Hay que añadir los mil millones de bonos en euros y una nueva emisión de otros 1.500 millones.Para evitar que el presidente de turno dilapidara los ingresos petroleros en tiempos de bonanza, se creó el Fondo de Estabilización Macroeconómica, destinado a generar ahorro cuando el precio del crudo superara el fijado en el presupuesto nacional.
El diferencial se reservaba para cuando la cotización fuera baja; era como un seguro para coyunturas de déficit fiscal. Chávez no solo eliminó el Fondo, sino que, como si se tratara de una caja chica, echó mano de los 7.000 millones de dólares que en 2002 ya estaban ahorrados.
El aumento de la deuda ha ocurrido en medio del auge petrolero.
Según el analista Gustavo García Osio, lo que ocurre con Chávez es igual a lo que pasó en la primera gestión de Carlos Andrés Pérez y en el gobierno de Luis Herrera, cuando la deuda pública se multiplicó en medio de una subida espectacular de los hidrocarburos, cuyas malas consecuencia el venezolano conoce muy bien. Cuando el precio del petróleo se moderó, la deuda se hizo impagable, lo que trajo devaluaciones sucesivas del bolívar y el deterioro del gasto público."Chávez repite los mismos errores que Pérez y Luis Herrera, Chávez es un buen exponente del pasado que tanto denigra", declara a "La Vanguardia" el economista Hugo Faria.
Según este profesor, Chávez muestra gran "irresponsabilidad fiscal" al financiar el incontenible gasto público no solo con petrodólares y aumento de la deuda, sino con sucesivas devaluaciones. Lo curioso es que Chávez devalúa mientras su mentor Fidel Castro, gracias a los mil millones de dólares que recibe de Venezuela en petróleo barato, que en parte revende, revalúa el peso.
En toda América se revalorizan las monedas locales frente al dólar menos en Venezuela.
"Ningún país ha logrado reducir la pobreza sin crecimiento económico sostenido", señala Faria.Gran parte de los ingresos actuales se dilapida en gasto corriente en busca de rentabilidad electoral. Chávez lo dijo en forma diáfana: el dinero hay que usarlo con criterio político y no económico. La compra de bonos argentinos por valor de 500 millones de dólares no es recomendable económicamente pero sí políticamente.
Las entregas de crudo a Cuba lo mismo.Aunque la entrada de petrodólares es cuantiosa, las salidas son superiores. El populismo resulta caro y hay muchos intereses internos y externos que cubrir. Solo parte del gasto pasa por el control oficial, el resto se va en caminos paralelos, sin mayor fiscalización. El presupuesto del Ministerio de Defensa, que supera al del Educación, se incrementó con la desaforada compra de material bélico. Los gastos militares se disparan con la creación de un cuerpo de reservistas que equivale a un Ejército paralelo, que debe estar integrado por cientos de miles de personas.
De igual forma, en los últimos meses ha creado cinco nuevos ministerios, con el consiguiente aumento de nómina. El Instituto Nacional de Estadística (INE) registra que entre febrero de 2004 y febrero de 2005 el sector público contrató a 227.201 trabajadores; en el mismo período, el sector privado sólo añadió a su plantilla 24.069 empleados.
Aunque Chávez destina buena parte del ingreso petrolero a planes asistenciales destinados a la gente más desfavorecida, durante su mandato la pobreza ha aumentado en 10'2 puntos porcentuales.
Según el presidente del INE, Elías Eljuri, cuando Chávez asumió la presidencia el índice de pobreza era de 42'8 %, mientras que a fines de 2004 había subido a 53% (organismos no oficiales lo elevan al 80 % , con un 50 % de la población en pobreza extrema). "La pobreza se traga a Chávez; pensó que la pobreza se reduce con subsidios y regalando dinero, pero solo creando riqueza se la combate en forma sostenible.A Chávez no le preocupa generar crecimiento. Como considera que la riqueza está mal repartida, busca eliminar las desigualdades empobreciendo a todos", nos comenta el empresario Gustavo Nahmens.
Crear riqueza no es la prioridad de Chávez. Al contrario, parece empeñarse en destruirla.
En vez de apoyar la iniciativa privada, hostiga al empresario, al que considera como enemigo por haber firmado a favor del referéndum revocatorio. La política populista del Gobierno, unido a la falta de confianza en el futuro del país y a una política tributaria que obliga a las empresas a pagar el IVA por adelantado en base a baremos que fija el Estado-, provocó la caída de la inversión y la quiebra de muchas firmas.
Según datos de Fedecámaras, en los últimos seis años han desaparecido la mitad de las empresas privadas, con el subsiguiente aumento del desempleo. El alto precio del petróleo, el endeudamiento, la mejora en la recaudación fiscal y los certificados de depósito emitidos por el Banco Central (por valor de unos 5.000 millones de dólares) resultan insuficientes para atender la carrera de gasto que impulsa Chávez. A pesar de que se ultiplican el ingreso, crece el déficit fiscal (9.000 millones de dólares).
El descontrol administrativo y la incompetencia facilita la corrupción. Ha surgido una nueva élite revolucionaria que del barrio pobre se traslada a vivir a mansiones de zonas exclusivas. Pese a la mala situación económica, en Venezuela hay lista de espera para comprar coches de gama alta, que solo chavistas enriquecidos están en disposición de adquirir.
El caos en la gestión del dinero público se acentuó con la creación de un sector financiero paralelo. Sin mayores infraestructuras y sin expertos de confianza, Chávez fundó ocho nuevos bancos -Banco de la Mujer, del Pueblo, de la Vivienda Popular, de las Fuerzas Armadas, etcétera- que otorgan créditos sin garantías y sin preocuparse del cobro.La morosidad en Venezuela se cifra entre un 8 y un 10 %, pero la de estos bancos llega al 53%; pese a su reciente creación, algunos ya han sido reflotados por el Estado hasta cuatro veces.
Los programas sociales de Chávez resultan doblemente costosos al duplicar actividades y funciones de instituciones ya existentes. En los barrios pobres creó centros de salud y clínicas populares con médicos cubanos, pero deja morir en lenta agonía al Seguro Social (hospitales públicos y ambulatorios) al recortar su presupuesto. Todo con finalidad política.
Para Chávez, no funciona lo que existía antes de su llegada al poder. Solo sirve lo que él crea. Una de las medidas que elevó más la popularidad del presidente venezolano antes del referéndum de agosto fue la creación de una red de supermercados populares conocidos como Mercal-, que ofrecen alimentos a precios subvencionados. En algunos productos, Mercal surte hasta el 40% de lo que consumen los 25 millones de venezolanos. Azúcar, harina, arroz, frijoles, leche, aceite, enlatados, alubias, pastas y otros productos gozan de un subsidio directo (diferencia entre el precio de compra y venta) y uno indirecto al no repercutir en el precio todos los gastos operativos y administrativos.
El programa se empieza a descoser por las costuras: un número creciente de alimentos son desviados a mercados paralelos a precio de "mercado libre". Los mismos beneficiarios los acaparan y venden. Mercal enfrenta crecientes dificultades por contradicciones gerenciales,comerciales y financieras. Chávez está imponiendo la economía del trueque. Entrega petróleo a cambio de apoyo político o de productos diversos.
Al régimen de Castro le facilita en condiciones ventajosas unos 80.000 barriles diarios de petróleo, que La Habana sufraga con el envío de 16.000 médicos, maestros, entrenadores deportivos, asesores y agentes de todo tipo.Dada la buena amistad que Chávez mantiene con el presidente Kirchner, compró 500 millones de dólares de deuda argentina y le envía crudo a cambio de vaquillas preñadas.
A China le cambia combustible por bicicletas y tractores.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal