martes 27 de noviembre de 2007

El momento de los estudiantes‏

Día a Día
Lunes 26 de Noviembre de 2007 | 4
TalCual
----------------------------------------------------------

El momento de los estudiantes

La irrupción del movimiento estudiantil terminó de desplazar a las fuerzas
de oposición, que optan por mantenerse al margen para no lastimar la nueva
unidad. Los muchachos, sin embargo, piden que no los dejen solos

David Ludovic Jorge


----------------------------------------------------------
Saúl Uzcátegui/ TalCual

" No es momento de partidos políticos", dijo el gobernador del Zulia, Manuel Rosales, el pasado 11 de noviembre en una concentración en la avenida México contra la reforma constitucional. Más aún, días antes, durante una reunión preparatoria de los partidos del Bloque del NO para convocar a esa misma manifestación, los asistentes reconocieron tajantemente: "Es el momento de los estudiantes".

Las dos frases son las que mejor resumen lo que ocurre hoy en la oposición. Tras una década de declive y errores, los partidos prácticamente desaparecieron del mapa político y se han replegado para entregar el testigo al movimiento estudiantil.

Los universitarios, que llevaban casi una década sin hacer ruido, tomaron las calles en mayo pasado para protestar contra el cierre de RCTV. Pronto la consigna mutó para exigir su derecho a defender y vivir en democracia, y casi sin percatarse los jóvenes se convirtieron en el nuevo y más sólido referente de quienes adversan al presidente Hugo Chávez, desde que éste asumió al poder en 1998.

Los propios dirigentes universitarios lo reconocen: se han quedado solos. Pero como advirtió el Freddy Guevara de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) durante la marcha del día del Estudiante el miércoles pasado, ellos no pueden emprender la lucha política sin apoyo de otros sectores.

"(La lucha) va a requerir de los esfuerzos de todos los venezolanos, antes, durante y después del 2 de diciembre", dijo Guevara.

Su preocupación la comparte el coordinador nacional de Primero Justicia, Julio Borges, quien alerta sobre la actitud del Bloque del No frente a los estudiantes, a quienes parecen querer endosarle el peso de dirigir la oposición.

PERJUICIO ANTIPOLÍTICO

El dirigente aurinegro reconoce que existe una permanente guerra de autodestrucción en contra de los partidos, originada en la sociedad misma, donde la llamada "partidocracia" perjudicó a las organizaciones políticas, al restarles credibilidad de manera drástica.

Herbert Koeneke, politólogo y profesor de la Universidad Simón Bolívar (USB), coincide con Borges en achacar parte de la culpa de la crisis partidista a la llamada "antipolítica", cuyo mayor auge se dio a finales de los años noventa.

Sin embargo, se distancia de la interpretación de algunos políticos y académicos, según la cual tal fenómeno provino de una conspiración de sectores que, como el empresarial, buscaban un mayor poderío en el país.

"El discurso antipolítico fue manejado por sectores de la derecha venezolana, que creyeron que sacando a los partidos del medio iban a ejercer el poder", aseguró el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, en una entrevista publicada por El Universal el pasado viernes 16 de noviembre.

Para Koeneke, por el contrario, la antipolítica consiste más bien en una
decadencia progresiva de la credibilidad de los políticos tradicionales,
cuyos orígenes en Venezuela pueden remontarse a las últimas décadas del
siglo XX.

"Ya para 1973 –recuerda el politólogo– un estudio sobre las actitudes políticas del venezolano reflejó que 69% del país no creía que en los últimos quince años los partidos hubieran hecho bien las cosas".

La situación se agravó, asegura, con el paso del tiempo y el descubrimiento de casos de corrupción que nunca fueron investigados y terminaron socavando las bases Partidistas, hasta restarles toda credibilidad.

FE EN LOS ESTUDIANTES

Para David Smolansky, otro dirigente de la UCAB, la responsabilidad política que ha recaído sobre el movimiento estudiantil es producto, precisamente, de esa falta de credibilidad de los partidos tradicionales, que ha hecho girar la veleta del apoyo popular a otros sectores como el universitario.

"Ningún factor nos ha dicho `Tú eres el elegido’. Más bien, creo que generamos tanta confianza, por tener ideas frescas y nuevos mensajes, la gente se entusiasmó y ganamos tribuna política", dice Smolansky.

Sin embargo, coincide con Guevara en que cada factor de la sociedad debe asumir su rol de lucha política y, aunque reivindica la labor de los partidos políticos, también advierte que la voz estudiantil es prácticamente la única que se ha alzado contra el gobierno en los últimos seis meses.

"Estamos errados si somos los únicos visibles que damos la cara y levantamos nuestra voz –sostiene Smolansky–, porque el país no es solamente de los estudiantes".

NECESARIA RESURRECCIÓN

La capacidad de movilización de los partidos políticos se ha vuelto prácticamente nula en comparación con la estudiantil. Si bien es cierto que en las últimas dos semanas se han definido electoralmente –al llamar al voto por el No en el referendo del próximo 2 de diciembre– no han tomado la iniciativa de las movilizaciones opositoras, que ha recaído en los dirigentes universitarios Según Smolansky, tal situación se deriva de la misma crisis de las diferentes toldas políticas, que ya no cuentan con los militantes que tenían antes de 1998.

A juicio de Koeneke, los propios partidos están intentando corregir esa crisis de credibilidad y militancia. "Creo que los partidos han recapacitado y hacen un esfuerzo por enmendar sus errores, lo que es positivo", dice Koeneke quien reconoce que "a pesar de que tienen poco arrastre, también tienen la posibilidad potencial de resucitar".

El politólogo también enfatiza que el rol de los partidos no puede ser jugado por los estudiantes, y mucho menos por la democracia participativa establecida en la Constitución de 1999.

"En el marco de la democracia participativa y protagónica, es posible realizar algunos procesos de consulta popular para determinados aspectos: Pero el tiempo completo de dedicación que requiere la política sólo puede llevarse a cabo a través de los partidos", recuerda, Koeneke.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal