jueves 2 de agosto de 2007

RCTV al borde

Para los que no lo sabian RCTV volvió al aire por suscripción o cable pero el gobierno trató de quitarles la señal otra vez.

EL NACIONAL - Jueves 02 de Agosto de 2007 Opinión/14
Opinión
El Editorial
Venganza parte II
RCTV al borde


Hoy ya no nos vamos a despertar con la desgracia anunciada del segundo
cierre de Radio Caracas Televisión: la Sala Constitucional del TSJ dijo ser
"competente" para admitir la acción de amparo interpuesta por la Cámara
venezolana de Televisión por Suscripción y "declaró procedente la medida
cautelar solicitada", por lo que RCTV Internacional puede continuar sus
trasmisiones, de acuerdo con una ponencia de la magistrada Luisa Estella
Morales.

La nueva amenaza contra RCTV no estaba basada, en esta oportunidad, en el
falaz argumento oficialista de "haber apoyado el golpe", sino porque se
"resiste" a inscribirse como productor nacional, según sermoneó el ministro
Jesse Chacón en declaraciones a Unión Radio: "El Estado no los está
sacando... son ellos que no se quieren registrar". Este argumento tan
original y brillante, seguramente dejó exhaustas las meninges del
funcionario. A lo mejor si Radio Caracas Televisión se registra oficialmente
como lo exige el Gobierno, entonces lo cerrarán otra vez porque presentó un
programa que no le gustó al jefe del Gobierno, o a la embajada cubana o al
presidente iraní. Motivos sobran cuando la decisión es sola una: cerrar el
canal RCTV a como dé lugar, para que sirva de lección al resto de los
medios.

Ante una situación tan autoritaria como ésa, basada en el poder de la fuerza
y no de la argumentación razonada, no queda otra salida que establecer una
estrategia de resistencia continua, de largo aliento pero de inmediata y
persistente movilización tanto en las instancias del poder judicial,
gremial, universitario y popular, como ante los organismos internacionales,
para que no cese ni se diluya en el tiempo el reclamo de justicia ante este
inaceptable atropello.

Se trata de una larga batalla que puede y debe ser ganada, pues constituye
un asunto fundamental para la vigencia de la libertad de expresión y de la
democracia misma. No podemos ver este problema como un enfrentamiento entre
un empresario de oposición y el Gobierno: nada más falso. Pero esa es la
matriz de opinión que intentan hacer prevalecer los voceros y ministros del
Ejecutivo. Ojalá fuera eso. Con esa cortina de humo quieren evitar que se
vaya al fondo del problema y se analicen las motivaciones políticas,
ideológicas y militares, que impulsan a este régimen a cercar paulatinamente
a los medios de comunicación.

Lo fundamental y es a lo que apunta el régimen bolivariano, es a reducir
drásticamente la pluralidad de la información y a consolidar un sistema
paralelo que niegue o bloquee las alternativas críticas, o negativas, para
la buena imagen del Gobierno.

Ahora bien, ¿cómo piensa el Presidente de la República enterarse de lo que
ocurre a sobre los escándalos de corrupción, o los principales problemas de
los barrios, o las quejas de la clase media por la inseguridad y el mal
estado de los servicios, jamás llega sus oídos por las radios, periódicos y
televisoras oficiales? ¿Qué hará? ¿Se disfrazará como el gran Visir de las
Mil y una noches?

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal